miércoles, 3 de enero de 2018

Los científicos rusos predicen un enfriamiento drástico del planeta

Apoyándose en las fotografías de las manchas solares tomadas en noviembre, los científicos del Instituto de Física Lebedev de Moscú predicen una nueva época glacial en la Tierra, en contradicción aboluta con las opiniones que aquí son corrientes sobre el calentamiento planetario.

Las imágenes muestran que las manchas solares han desaparecido casi completamente de la superficie del Sol. En un plazo de dos o tres meses las manchas desaparecerán por completo, un indicativo de una etapa de caída de las temperaturas en este planeta.

Poco antes, en setiembre, la NASA anunció la mayor erupción solar en 12 años, algo sorprendente si la actividad solar en la superfcie está iniciando un mínimo.

Con observaciones de otras estrellas similares desde el telescopio espacial Kepler, en 2016 los científicos de Estados Unidos anunciaron que el Sol entraba en una fase especial de su actividad magnética, aportando los primeros indicios de que los ciclos de 11 años de manchas solares desaparecían por completo.

Si esa conclusión se confirma, el Sol tendrá menos manchas que en el pasado, lo cual es sinónimo de temperaturas muy frías en la Tierra.

Hasta ahora se suponía que ese tipo de fenómenos se producían muy lentamente, pero según los científicos rusos, el proceso ya se ha iniciado y las manchas solares desaparecerán por completo a finales de este año.

Sin embargo, es sólo la primera fase del proceso, ya que la energía magnética desaparecerá casi completamente, las regiones de plasma caliente también van a desaparecer de manera y la radiación solar alcanzará un mínimo.

Esta fase durará varios meses o un año como máximo, según los investigadores del Instituto Levedev, hasta que emerjan nuevos flujos de campo magnético de las profundidas del Sol, creando nuevas manchas solares. Será la señal del inicio de un ciclo solar de 11 años con las repercusiones características sobre la temperatura terrestre.

Este año se va a caracterizar por grandes nevadas y oleadas de frío polar. Hace dos días, como consecuencia de la caída de las temperaturas en Canadá, los cuidadores de un zoo tuvieron que trasladar a los pingüinos a un lugar más abrigado, algo sin precedentes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario