viernes, 5 de enero de 2018

La violencia crece en Alemania por culpa de los fascistas, no de los inmigrantes

Un estudio encargado por el gobierno muestra que los delitos violentos en Alemania aumentaron en un 10 por ciento en los últimos dos años.

Otro estudio diferente publicado recientemente negó que el aumento de delitos fuera obra de los inmigrantes o refugiados, un argumento recurrente que suele ser utilizado por los fascistas en sus campañas políticas.

Lo que las estadísticas reflejan es más bien lo contrario: que los inmigrantes y los refugiados son cada vez más las victimas de agresiones en su contra.

Según la Oficina de Investigación Criminal, en la inmensa mayoría de los delitos contra los inmigrantes, los autores son los fascistas, que son los mismos que protestan por el aumento de las agresiones.

Aunque el año pasado los ataques contra hogares de refugiados en Alemania disminuyeron 75 por ciento, las agresiones personales contra los solicitantes de asilo se incrementaron.

Datos oficiales del gobierno revelan que en los tres primeros meses de 2017 hubo 54 personas lesionadas, como resultado de 318 ataques contra refugiados, mientras en el tercer trimestre del año la cantidad de incidentes aumentó a 425, con 76 heridos.

La Oficina de la Policía Criminal Federal contabilizó 264 ataques, entre ellos incendios y asaltos contra hogares de refugiados, la mayoría perpetrados por fascistas.

Entre enero y septiembre la policía alemana registró un total de 211 ataques contra centros de refugiados, casi uno al día. No obstante esta cifra evidencia un descenso con respecto a incidentes de los dos años anteriores.

A finales de diciembre el Ministro de Justicia, Heiko Maas, declaró que el alcance de la hostilidad en Alemania hacia los extranjeros es vergonzosa y que los culpables debían comparecer ante los tribunales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario