domingo, 21 de enero de 2018

La nueva estrategia de ‘guerra fría’ del Pentágono

Trump está preparando al Pentágono para una lucha estratégica a largo plazo con las principales potencias mundiales que coloca al ejército estadounidense en una posición de Guerra Fría con Rusia y China en el futuro previsible, dijo el viernes un portavoz de la Casa Blanca.

La Estrategia de Defensa Nacional que lanzará el Secretario de Defensa James Mattis en la Escuela de Estudios Internacionales Avanzados de John Hopkins en Washington, ordena al gobierno de Estados Unidos una acumulación plurianual del ejército que involucra más tropas, más armas y alianzas exteriores más fuertes.

Una copia anticipada del documento, que sirve como hoja de ruta del gobierno para mantener la supremacía mundial, dice que China y Rusia pretenden marginar la hegemonía mundial sobre la que Estados Unidos se ha asentado desde la Segunda Guerra Mundial.

Se remonta a la era de la Guerra Fría, en la que Estados Unidos proyectaba el poderío militar en todo el mundo. Se han elaborado dos versiones de la estrategia: una secreta y otra pública. “Si bien esta estrategia requerirá una inversión sostenida por parte del pueblo estadounidense, recordamos que las generaciones pasadas que hicieron sacrificios más duros para que podamos disfrutar de nuestra forma de vida hoy”, escribe Mattis al final del documento.

Si bien gran parte de la estrategia se centra en Rusia y China, el otro desafío para Estados Unidos es superar los “regímenes deshonestos”, como Irán y Corea del norte, y los “actores no estatales”, que es una jerga militar para los grupos militantes.

Aplastar tales amenazas solo se puede hacer con inversiones en tecnología e inteligencia de armas, alianzas y diplomacia, dice el documento, sin reconocer los planes para compensar los recortes de alrededor del 30 por ciento del presupuesto del Departamento de Estado.

Elbridge Colby, vicesecretario adjunto de Defensa para la estrategia y el desarrollo de la fuerza, dijo a un grupo de informadores que Rusia y China habían forjado nuevas alianzas y expandido su presencia militar a nuevos rincones del mundo.

Posicionar a los militares de Estados Unidos en el mundo posterior al 11 de septiembre de 2001 para centrarse en los desafíos más allá de Oriente Medio no es una idea nueva. Obama dejó la Casa Blanca con los militares combatiendo en Yemen, Somalia, Libia, Pakistán, así como en Irak y Afganistán.

La Estrategia de Defensa Nacional es, en muchos sentidos, una reiteración de los temas que Trump esbozó en diciembre con su primera estrategia de seguridad nacional que entregó un mensaje con su consigna “América Primero”.

Los gobiernos anteriores también publicaron estrategias de defensa nacional cada cuatro años en documentos de políticas extensos conocidos como “Revisión Cuatrienal de Defensa” ordenada por el Congreso. El último fue el de 2014.

http://time.com/5109551/donald-trump-military-defense-strategy/

1 comentario:

  1. Hay un reparto del mundo de 1945 que está obsoleto, pues el poder industrial se ha ido desplazando a Asia, y está menguando en occidente.
    Parece que hay:
    por un lado un poder militar que garantiza un determinado orden
    por otro lado un poder industrial, que precisa de esa organización militar
    ¿ hay alguien que sepa cómo se denomina esta contradicción y si realmente lo es ?
    ¿ hay algún texto clásico de los líderes obreros respecto a este tema, tal vez de Lenin o Stalin ?

    ResponderEliminar