lunes, 8 de enero de 2018

La cantante Lorde ha tenido lo que Serrat y Sabina juntos no tuvieron

La cantante y compositora neozelandesa Lorde tenía previsto cantar en Israel. Pero finalmente canceló su espectáculo. El motivo de la cancelación fue que dos seguidores de su música le escribieron una carta abierta pidiéndole que no actuara en Israel porque eso sería visto como apoyo a las políticas abusivas y a la ocupación de Israel en Palestina.

Obsérvese que sólo fueron dos las personas que le pidieron la cancelación del concierto. En cambio, en 2012, a Joan Manuel Serrat y a Joaquín Sabina se les pidió que cancelaran el que tenían previsto ofrecer en Tel-Aviv, e hicieron caso omiso. Eso que la petición les llegaba desde numerosas personas y movimientos sociales, entre los que destacaban los de apoyo al pueblo palestino.

No cabe duda, el apego al dinero les llevó a declinar la petición a estos dos individuos deshumanizados e insolidarios con el dolor ajeno.

Como cabía esperar, la valiente actitud de Lorde no le salió gratuita. Cuando se difundió que cancelaba su actuación comenzaron los ataque. Así, el rabino estadounidense Shmuley Boteach escribió sobre ella en el periódico The Washington Post.

Sobra decir que el mencionado individuo apoya abiertamente los asentamientos ilegales, por usurpados, en Palestina. Boteach tachó de fanática, pro palestina e hipócrita a la cantante. Y dicho esto, el rabino le lamió el culo al presidente imperialista, Donald Trump, por reconocer a Jerusalén como capital de Israel.

Los ataques dirigidos contra la cantante provocó una oleada de solidaridad por parte de actores, compositores y cantantes. Estos escribieron una carta en la que, refiriéndose al rabino, dicen que “No tiene nada que enseñar a los artistas sobre derechos humanos. Repudiamos las tácticas abusivas para defender la injusticia contra Palestina y para suprimir la libertad de conciencia de los artistas. Apoyamos el derecho de Lorde sobre su decisión”.

Los artistas denunciaron el hecho de que Boteach apoye los asentamientos ilegales de Israel, así como su apoyo a las estrategias políticas de Trump sobre el Medio Oriente.

También criticaron el ataque del rabino hacia la decisión de Lorde de presentarse en Rusia con su espectáculo, país que según Boteach, por supuesto que mintiendo, “apoyó el genocidio de Assad en Siria”, refiriéndose al presidente sirio Bashar al- Assad.

El movimiento Boicot, Desinversiones y Sanciones (BDS) celebró la decisión de Lorde, este grupo de activistas pro-palestina inició en 2005 una acción pacífica en todo el mundo para finalizar los abusos de Israel contra el pueblo palestino, cortando los lazos culturales, académicos y económicos con el estado.

“La decisión de Lorde y las reacciones que recibió son un indicativo de que el boicot cultural funciona”, dijo el profesor de la Universidad de Exeter y agregó: “Lorde no tiene antecedentes políticos, no tiene antecedentes como activista. Fue una reacción pura de una mujer concienzuda cuya decencia básica la llevó a su acción”.

Actitud muy diferente a la de los “rebeldes” burgueses Joan Manuel Serrat y Joaquín Sabina, a pesar de que siempre se las han dado de “luchar” contra el franquismo y de defender los derechos humanos. ¿Los de quién?, cabría preguntarse.

http://insurgente.org/la-cantante-lorde-ha-tenido-lo-que-serrat-y-sabina-juntos-no-tuvieron/

No hay comentarios:

Publicar un comentario