martes, 30 de enero de 2018

El Caso ‘Jimmy’: la maquinaria de manipulación ideológica alcanza una de sus mayores cotas

‘Jimmy’ Romero Taboada
En el caso de Rodrigo Lanza, hemos vuelto a comprobar recientemente los efectos de la trituradora ideológica, con la diferencia de que ahora en las redes sociales los peleles, esas pequeñas hormigas gregarias del fascismo, se dedican a repetir una y mil veces un mensaje absolutamente falso y descabellado.

En el caso de Lanza las hormiguitas esconden su adscripción al fascismo puro y duro recordando a quienes le defendemos la existencia de un cadáver, lo cual no deja lugar a dudas. ¿Acaso un muerto puede ser culpable?

Ellos no se consideran fascistas; simplemente defienden a la víctima.

Su coartada no convence nada, porque ahora han tenido una oportunidad con otro caso de 2014 que ha reflotado: el asesinato de Francisco Javier Romero Taboada, conocido como “Jimmy”, en Madrid Río.

El 21 de enero la Guardia Civil detuvo a dos hinchas del Frente Atlético por amenazar a un testigo (y van dos veces) y las hormiguitas vuelven a esconder su fascismo patológico, con la misma trituradora de falsedades que pusieron en marcha en 2014:

- no es un asunto político ni ideológico sino futbolístico, son gamberros
- es una pelea entre dos bandas: ya saben “unos y otros”, “todos son iguales” y “que se maten entre ellos”

En este caso, como ven, no les importa culpabilizar al muerto (“él se lo ha buscado”). Los borregos repiten una campaña que quedó claramente expuesta en un titular asqueroso de ABC: “Jimmy, el hincha fallecido de los Riazor Blues, tenía antecedentes por malos tratos, robo con violencia y tráfico de droga”(*).

El caso de Jimmy demuestra que esos supuestos defensores de las víctimas son unos farsantes siempre y su primer paso es esconder su adscripción ideológica: son fascistas al viejo estilo manipulador del diario ABC.

La gran trituradora (de la que forma parte la Wikipedia) y sus pequeñas hormiguitas esconden, además, que Jimmy no murió y mucho menos murió en una pelea: fue asesinado a palos por una banda fascista. Le golpearon hasta matarle. Además de romperle la cabeza, le rompieron también un brazo y luego le arrojaron al río.

Los fascistas estaban perfectamente organizados y preparados para la ocasión. No se puede poner a “unos y otros” en el mismo plano. Los asesinos iban armados (a un partido de fútbol), mientras que las víctimas iban con las manos en los bolsillos.

Nadie está hablando de que el Frente Atlético es una banda de origen falangista, como ellos mismos han reconocido siempre. Nadie está contando que se financian con la venta de propaganda nazi, que exhiben banderas nazis en los campos de fútbol, donde lanzan continuos gritos racistas.

Nadie ha admitido aún la responsabilidad de la directiva del club en su creación y financiación, que una parte del dinero de los fascistas procedía de la venta de todo tipo de materiales suministrados por el Atlético de Madrid. Todos callan que el club les ha concedido toda clase de prebendas, por lo que llegaron a contar con 4.500 miembros. Como admitió uno de ellos en el juicio por el asesinato de Zabaleta, “se ganaba mucho dinero”.

En las conversaciones grabadas que constan en el sumario judicial, un fascista llamado Isaac, describe el linchamiento y explica su participación con el típico estilo chulesco del que siempre hacen gala: “El primero que nos ha venido, entre tres, ha ido al puto río”.

En sus mensajes de WhatsApp, otro fascista, Álvaro C. G., alias Kit-Kat, miembro del Frente Atlético, se pavoneaba ante su novia de su participación en el crimen: “Le hemos reventado, sin porra me he quedado, le hemos dado un palizón”.

Sin embargo, la entrada de la Wikipedia, que forma parte de la propaganda fascista, no habla de asesinato sino de una “pelea multitudinaria” en la que Jimmy murió “por un fuerte traumatismo craneoencefálico”.

Hace falta ser mentirosos y sinvergüenzas. Pero lo peor son todas esas legiones de pequeñas hormigas que repiten ese tipo de discursos falsarios en las redes sociales, y encima no quieren que les llamemos por su nombre. Se hacen los ofendidos.

(*) http://www.abc.es/local-galicia/20141201/abci-hincha-maltrato-drogas-201412011927.html

1 comentario: