lunes, 22 de enero de 2018

Arde la Iglesia católica en Chile

Uno de los pilares fundamentales e históricos de la burguesía chilena, la Iglesia católica, ha quebrado definitivamente. La reciente visita de Bergoglio a Chile originó la quema y destrucción de seis iglesias católicas, lo cual no ha sido noticia porque no las ha incendiado ningún islamista.

El movimiento obrero vive una explosión de huelgas sin precedentes y la visita de Bergoglio ha actualizado la crisis de legitimidad de un régimen político heredado de la dictadura con la colaboración de la Iglesia católica. La destrucción de templos católicos sólo es un reflejo de su verdadero hundimiento, que las encuestas ponen de manifiesto.

No se trata sólo del típico encubrimiento de las violaciones sexuales, con 160 denuncias en las que están involucrados 80 sacerdotes y una monja. Una portada de El País consigna que “la crisis ha hundido el apoyo a la Iglesia, que ya venía bajando, hasta convertir Chile en el país con menos personas que se declaran católicas de toda Latinoamérica, solo el 44 por ciento. El 38 por ciento de los chilenos dice que no tiene ninguna religión, un récord regional que dobla la media”.

Las mujeres en Chile trabajan tres horas diarias más al día por las cargas familiares. La crianza de los hijos, el trabajo doméstico y el trabajo precario e inestable, sin derechos maternales, es un laberinto difícil de sortear para las mujeres de la clase obrera.

Siguen los asesinatos de mujeres. El grito de #NiUnaMenos, movimiento que en 2016 estalló en Argentina, inflamó las calles de Chile, alcanzando una protagonismo sin precendentes en la lucha contra la violencia hacia las mujeres en el país.

Todos los días las mujeres obreras se someten a abortos clandestinos e inseguros por los que se exponen a ir a la cárcel ya que la Iglesia católica impulsó la criminalización del aborto.

En todo el mundo las mujeres están en guerra con la Iglesia católica, y Chile no es una excepción. La demanda de aborto libre, seguro y gratuito, no sólo cuestionó a la Iglesia, también despertó a la sociedad. Han surgido protestas contra la criminalización de las mujeres que abortaban y manifestaciones organizadas por espacios tradicionales de coordinación de mujeres y se sumaban iniciativas en universidades y sindicatos, logrando llevar el debate a escala nacional.

En 2013 centenares de ellas interrumpieron una misa del arzobispo de Santiago Ezzati. Irrumpieron en la Catedral en el contexto de una protesta contra la obligación de llevar a término el embarazo de una niña de 11 años, que había sido violada reiteradamente por su padrastro. A la convocatoria difundida a través de redes sociales asistieron más de 10.000 personas.

4 comentarios:

  1. Tened cuidado con la propaganda de la burguesía compañeros obreros, con frecuencia nos meten goles por toda la escuadra y no nos damos cuenta hasta mucho después.
    En mi opinión toda esta moda de, en términos de la burguesía, lucha contra la violencia de género, no se debe a una preocupación del estado burgués por el bienestar de las mujeres de clase trabajadora, sino que habría que enmarcarla dentro de la exacerbación de contradicciones secundarias: hombre-mujer, extranjero-nacional, fijo-temporal, de la empresa-subcontratado, joven-mayor, Islam-Cristianismo, catalán-español, etc. Divide y vencerás, que decían los romanos. Y mientras tanto pasa desapercibida la contradicción entre el carácter social de los medios de producción y su apropiación privada. La liberación de la mujer sólo se dará en el socialismo, eso lo saben bien las mujeres que vivieron en regímenes socialistas como la RDA, donde el estado cuidaba del bienestar de sus ciudadanos y ponía a su disposición hospitales, derecho a abortar, vivienda y guarderías gratuitas, de ahí que tuviesen hijos temprano y sorprendentemente los mejores niveles de igualdad profesional a nivel mundial, aunque no tuviesen ni Levis ni McDonalds.
    Como hace unas semanas me metieron una denuncia falsa y pasé por el proceso, tengo un conocimiento nacido de la experimentación, pues es en la práctica donde mejor se llega a conocer. Me crucé con más o menos diez personas la noche que estuve en los calabozos, y hablando entre nosotros hicimos esta estadística: 1 alcohólico totalmente destrozado como persona ( intenté hablar con él, pero estaba tan mal que no era capaz de comunicarse con nadie ), 1 extranjero del este al que habían pillado abriendo una caja fuerte, el resto éramos 9 detenidos por violencia de género, de los cuales uno le había atizado a su mujer, y los otros 8 teníamos denuncia falsa ( basta una llamada de teléfono para que te detengan ).

    ResponderEliminar
  2. Cuando estás viviendo in situ la situación, empiezan las preguntas en tu cabeza: ¿ a quién beneficia esta situación ?, ¿ por qué las instituciones burguesas instauran y fomentan este proceso ?.
    Yo era en aquel grupo un privilegiado, junto con el extranjero. Todos sabemos que el estado burgués tolera un cierto nivel mínimo de latrocinio a fin de que en lugar de guardar dinero en casa o en la cartera acudamos ante el miedo al robo a la entidad bancaria más cercana a dejar en sus manos nuestro dinero en sus sucias manos; yo no tenía ni piso ni hijos con esa persona, ni tampoco tengo dinero, lo cual unido a que
    en una cárcel cuestas como recluso dinero y que te necesitan fuera para explotarte y obtener plusvalía de ti, prácticamente me convertía en injodible. Al resto de mis compañeros les habían jodido considerablemente, pues tras el juicio viene la orden de alejamiento, independientemente de que sean culpables o inocentes. A niveles prácticos eso implica que van con la policía a su casa a recoger sus cosas y se quedan en la puta calle, porque hay una orden de alejamiento. Es decir, que un obrero que ha pagado 20 veces el valor de su piso y puede vivir permitiéndose el lujo de elejir el trabajo si está de acuerdo con las condiciones, de la noche a la mañana tiene que volver a dejarse explotar como un burro en cualquier mierda de trabajo para pagarle su renta al pequeñoburgués que le alquile un piso. ¿ realmente gana la mujer con esta situación ? Tal vez se le fue la olla en una discusión y se vengó con una llamada y denuncia falsa, algo que puede pasar en un clentón, porque el ser humano tiene estados de ánimo: ira, calma, enamoramiento, tristeza, etc, no somos animales ni cosas. Pero luego queda sola, sin alguién que la ayude o la cuide cuando esté enferma, y tendrá también dificultades económicas al faltar su pareja, lo cual también la llevará a engrosar las filas de los que están desesperados por aceptar cualquier empleo.

    ResponderEliminar
  3. No es la mujer la que utiliza al estado para joder a su pareja, aunque ellas crean que sí: es el estado el que utiliza a la mujer para joder al obrero. A través de una contradicción interna ( la de la pareja, todos sabemos lo difíciles que son a veces las relaciones ) el estado revienta la pareja, que cuando el piso está pagado es una forma de resistencia a las condiciones laborales que tiene que imponer la burguesía, y la fracciona en dos unidades débiles y fáciles de explotar. Además al crear la falsa impresión de que es la mujer la que usa al estado para joder al hombre, ésta es instrumentalizada como la actora que crea la situación, y es por tanto la que asume la responsabilidad de cara al hombre, que ni siquiera sabe quién les está jodiendo ( salvo los que estuvieron en el calabozo conmigo pues me encargué de aleccionarlos bien ). Y de ellos uno, un gitano que había estado en prisión anteriormente, me dijo que en la cárcel los pocos asesinos de su mujer que había conocido lo habían sido por haber sufrido todo este proceso y después haberse vengado matándo a sus mujeres. En el caso de este buen hombre, había discutido con su mujer y los vecinos fueron los que le denunciaron, y en el caso de otro compañero éste le quitó un barreño a su mujer por la fuerza enmedio de una discusión y su propia hija le denunció. De ahí tanta campaña en la TV para que denuncies: ese es el éxito del fascismo, que la propia población que lo sufre participe en él, pues el problema es que el fascismo vive dentro de nosotros ¿ así cómo no nos van a joder, si les hacemos el trabajo sucio gratis ? Es igual que el suculento negocio de FCC con el reciclaje de cartón plástico y metales, al final consiguen que el trabajo caro, el de separación, que llevaba mucha mano de obra en las plantas, se lo hagamos gratis a cambio de nada, y mientras el estado les hace gratis las campañas de concienciación: no puede haber major negocio posible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buenos tus comentarios.

      Eliminar