domingo, 18 de noviembre de 2018

El ejército regular sirio ataca el sudeste de Idlib y puede entrar en combate con las tropas turcas


Ayer por la noche el ejército regular sirio lanzó un ataque en el eje sudeste de la provincia de Idlib. Una plétora de proyectiles de artillería y misiles tierra-tierra cayeron sobre las defensas yihadistas.

Los principales objetivos del ejército fueron las trincheras y los puestos militares de Al-Qaeda (HTS, Frente Al-Nosra) en las ciudades de Al-Tamanah, Khuwayn, Babulin, Haish, Jarjanaz, Um Jalalalalal y Mashirfah Shmaliyah.

El Acuerdo de Sochi, firmado por Rusia y Turquía el 17 de setiembre, pende de un hilo y cada vez son más los que apuestan por una solución militar “a sangre y fuego”.

Turquía no ha podido (o no ha querido) cumplir sus compromisos para lograr una solución negociada. Sus tentáculos del llamado “ejército libre de Siria” debían haber fagocitado a Al-Qaeda y demás facciones yihadustas, pero ha sido al revés, como expusimos ayer.

Desde el principio el ejército sirio se preparó para la solución militar, movilizando los mayores recursos desde el comienzo de la guerra, lo que se ha visto favorecido por la desaparición de otros frentes que antes estaban diseminadas por la mayor parte del territorio sirio.

Otros tiran por la calle de enmedio. Dicen que para aplicar el Acuerdo de Sochi es al menos necesaria una acción militar, aunque sea parcial, contra Al-Qaeda. Es la única forma de que Turquía se tome en serio la determinación del gobierno de Bashar Al-Assad de poner fin a la guerra y acelerar la aplicación del Acuerdo de setiembre.

En Sochi Turquía se comprometió a separar a los “extremistas” de la “oposición moderada” dispuesta a participar en una solución negociada. Pero si bien eso quizá podría solucionar el problema de los yihadistas, no solucionaba el problema de los turcos. ¿Quién sacaba a los turcos del norte de Siria?

Erdogan declaró que la retirada de sus tropas de las zonas ocupadas en el norte de Siria está condicionada a la celebración de elecciones en las que participarán los sirios de allí. Esto explica el retraso de Turquía en la aplicación del Acuerdo de Sochi, que busca garantías de su participación en cualquier futuro proceso político sirio a cambio de su retirada.

Este planteamiento no sólo daría a Erdogan la opción de sentarse a negociar la paz, sino que era una posibilidad por la que suspiraban también en países europeos, como Alemania o Francia.

El gobierno sirio ha vuelto a jugar sus cartas con gran habilidad. En lugar de oponerse al Acuerdo, lo ha apoyado e incluso el ministro de Asuntos Exteriores Walid Al-Mouallem, declaró que Turquía era “capaz de cumplir sus compromisos con el acuerdo de Idlib” y que en Damasco habían recibido “garantías” por parte de Lavrov sobre la aplicación del Acuerdo.

Es lo más viejo de la historia: “si vis pacem para bellum” (si quieres la paz prepárate para la guerra). Tras la firma del Acuerdo, donde menos sorprendieron las provocaciones yihadistas fue en Damasco.

El ejército sirio ha estudiado todos los escenarios posibles que le permitirán ganar la batalla final. La pregunta que queda en el aire es la siguiente: si la estalla batalla por Idlib, ¿se librará sólo contra los yihadistas o también contra los turcos?

Huelga de los ‘chalecos amarillos’ en Francia: una manifestante muerta, otras 407 heridas y 282 detenidos


Una manifestante ha muerto atropellada y al menos 407 personas han resultado heridas, cinco graves, durante las protestas de ayer en Francia por el alza de las tasas a los carburantes por motivos “ecológicos”.

Además, hay 282 detenidos, de los que 73 han quedado bajo custodia policial. El movimiento conocido como los “chalecos amarillos” no sólo ha sido espontáneo sino también ilegal, ya que no fue anunciado a la policía previamente.

Jubilados, profesionales liberales o pequeños comerciantes han figurado entre los 300.000 participantes movilizados en unos 2.000 puntos repartidos por todo el país, como rotondas, peajes y puentes, muchas veces sin haber avisado previamente a la policía, lo que ha generado desconcierto.

La gendarmería movilizó 5.000 patrullas de carretera para tratar de levantar las barricadas. Sin embargo, por la noche 200 de ellas aún no se habían levantado y en 1.400 puntos seguía habiendo manifestantes. La policía alertó de que con la caída de la noche había cambiado el perfil de los manifestantes y que quedaban los más proclives a generar disturbios.

Richard Lizurey, director general de la gendarmería, dijo que en algunos puntos los manifestantes habían lanzado cócteles molotov contra la policía.

De entre las centenas de incidentes, destaca la muerte en Pont-de-Beauvoisin (sureste de Francia) de una mujer de unos 50 años atropellada por otra que tuvo una crisis de nervios cuando los manifestantes golpearon su coche.

Desde principios de año, el precio del gasoil aumentó en Francia 7,6 céntimos por cada litro (12 por ciento) y 3,9 céntimos en el caso de la gasolina (5 por ciento). El 1 de enero las tasas sobre el gasóleo subirán 6,5 céntimos por litro y las de la gasolina 2,9 céntimos, lo que el gobierno justifica por los gases de “efecto invernadero”, habiendo acuñado la expresión “fiscalidad ecológica”.

Sin embargo, tras llegar a la Presidencia, Macron bajó los impuestos a los más ricos con una supresión parcial del impuesto sobre la fortuna y una limitación del 30 por ciento de la fiscalidad sobre el capital.

Además, ha aumentado las cotizaciones sociales para los jubilados, ha congelado prácticamente las pensiones y las ayudas sociales...

Una pareja que consume 45 litros de gasolina al mes, paga más de 1.000 euros en tasas, que en Francia es el salario mínimo.

Como dicen en Francia, la ecología es para los “progres”, ese tipo de burguesitos urbanos y acomodados preocupados por el CO2.


‘Libertad para el pueblo, muerte al fascismo’


Ayer se manifestaron en el centro de Atenas unos 12.000 antifascistas bajo el eslogan “Libertad para el pueblo, muerte al fascismo”. La manifestación, que duró unas cuatro horas, estuvo encabezada por la asociación de presos y exiliados durante el fascismo.

Además, participaron colectivos de estudiantes y profesores, movimientos anarquistas, comunistas, antirracistas, partidos políticos progresistas y sindicatos.

Se conmemoraba el 45 aniversario de la revuelta de la Universidad Politécnica de 1973, que supuso el principio del fin de la llamada “dictadura de los coroneles” en Grecia, un régimen fascista.

Al final de la masiva manifestación, en Exarjia, un barrio de carácter antifascista donde se encuentra la Universidad Politécnica, se produjeron duros enfrentamientos entre antidisturbios y piquetes de encapuchados.

Los primeros dispararon balas de fogueo y gases lacrimógenos y utilizaron un cañón de agua para dispersar a los manifestantes.

A su vez, los antifascistas respondieron con cócteles molotov y piedras y quemaron el mobiliario urbano para bloquear el acceso a las calles del centro de la capital griega.

La policía había desplegado más de 5.000 antidisturbios en Atenas. Horas antes de la manifestación, había quedado prohibido el tráfico en varias zonas de la ciudad y habían sido cerradas varias estaciones de metro.

Además, este año varios drones y un helicóptero vigilaron la protesta desde el aire.

La Universidad Politécnica, que había permaneció ocupada durante dos días, abrió sus puertas para la tradicional ofrenda de flores a las víctimas de la represión.

La manifestación partió de las céntricas plazas de Syntagma y Omonia y las inmediaciones de la Politécnica hasta la embajada de Estados Unidos, un ritual que se reproduce todos los años con motivo de este aniversario.

Uno de los momentos más emotivos fue cuando un grupo de estudiantes universitarios cantó el himno nacional griego frente a la embajada estadounidense  mientras sostenían una gran bandera cubierta de manchas de sangre y claveles.

Entre el 14 y el 17 de noviembre de 1973, la Universidad Politécnica de Atenas acogió un levantamiento estudiantil que terminó aplastado por la irrupción de tanques en el campus, una acción que, sin embargo, marcó el principio del fin de la llamada “dictadura de los coroneles”, que cayó en 1974 tras siete años en el poder.

Entre 1967 y 1974, la Junta militar, cuyos dirigentes más destacados fueron los coroneles Georgios Papadopulos y Nikolaos Makarezos y el general Stylianos Patakos, llevó a cabo una feroz represión contra todo elemento progresista y democrático e incluso forzó la abdicación del entonces rey Constantino II, el 29 de junio de 1973.

Tras acabar con los fascistas, en 1974 un referéndum determinó que la mayoría de los griegos se decantaron a favor de la República.

En la lista de fallecidos en el Politécnico de Atenas elaborada tras la caída de la dictadura figuraban los nombres de 55 personas, si bien el recuento oficial tan solo habla de 24 muertos.

sábado, 17 de noviembre de 2018

La complicidad de la Cruz Roja Internacional en los crímenes nazis

Ahora se utilizan términos terroríficos como “holocausto” para referirse a los críemenes cometidos por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial, por lo que hay que preguntar qué postura tomaron los “humanitarios” de aquella época, gente “neutral” como la Cruz Roja que se dedican precisamente a eso: a asistir a las víctimas.

Pues bien, la Cruz Roja Internacional supo desde el primer momento la existencia de campos de concentración, no hizo nada para impedir las matanzas y ni siquiera las denunció sino todo lo contrario, blanqueó los crímenes.

Caben muchas explicaciones de esta complicidad. Por ejemplo, la Cruz Roja alemana era tan nazi como el III Reich del que formaba parte, de manera que los no arios no podían ser miembros.

Poco después de la llegada de Hitler al poder, Cruz Roja alemana visitó algunos campos de concentración y concluyó que la situación de los presos era “buena”.

La inspección pasó entonces a la Cruz Roja Internacional, donde ocurrió lo mismo porque Oerlikon y Alusuisse, dos de las empresas de su Presidente, Max Huber, también Presidente del Tribunal Internacional de La Haya, mantenían suculentos negocios con las empresas alemanas de armamento.

El vicepresidente era Carl Jacob Burckhardt, un anticomunista feroz estrechamente vinculado a los nazis. Cuando el Consejo Federal suizo se negó a acoger a Goebbels, fue Burckhardt quien intervino.

En 1936 Hitler invitó a Burckhardt a visitar Alemania, incluidos los campos de concentración. A su regreso también describió la situación de los presos como “buena”, e incluso elogió a Dachau, donde unos 30.000 presos fueron asesinados.

Otro delegado de la Cruz Roja que visitó los campos de concentración fue el médico Maurice Rossel, quien pudo visitar la ciudad checa de Theresienstadt, convertida por los nazis en 1941 en un campo de concentración que albergó a unos 140.000 presos.

En mayo de 1944 Himmler autorizó a Rossel la visita al campo, del que pudo sacar fotografías. En su informe describió la situación de los presos como “casi normal”, destacando la “excelente atención médica que recibían los presos”. Se trataba de un “campo modelo” para judíos ricos, decía Rossel.

Al regresar, el canalla de Rossel envió una carta de agradecimiento a los jefes nazis por las atenciones recibidas, a las que adjuntaba algunas de las fotos que había tomado del campo, que los nazis utilizaron para su propaganda.

La visita tuvo tal éxito para los nazis, que Eichemann quiso hacer otro montaje parecido en Auschwitz, para lo cual hizo construir un “campo familiar” idílico para que pudiera ser visitado por los “humanitarios” como Rossel, que estuvo en Auschwitz en setiembre de 1944. Los presos británicos le contaron la existencia de cámaras de gas.

Aquel suizo tan “humanitario” guardó silencio. Dijo que las SS que dirigían el campo estaban “orgullosos del trabajo que realizaban”.

Al terminar la guerra, la Cruz Roja escondió y ayudó a escapar a los peores criminales  de guerra para que no fueran juzgados y ejecutados.

En los años cincuenta Burckhardt, que habia llegado a la Presidencia de la Cruz Roja Internacional en 1948, ordenó quemar los archivos que demostraban la complicidad de la organización suiza con los nazis.

Al-Qaeda ha logrado agrupar bajo su mando a todos los grupos yihadistas de Idlib

Al-Qaeda (Frente Al-Nusra, Hayat Tahrir Al-Sham) ha logrado agrupar en torno a sí a todos los grupos yihadistas de Idlib, lo que convierte en incierto el futuro político de la provincia, que fue objeto de un alto el fuego bajo los auspicios de Moscú y Ankara.

Por si quedaban dudas, el reagrupamiento ha roto la ficción que separaba a los yihadistas “extremmistas” de los “moderados”. Ahora todos ellos operarán bajo el mando de Al-Qaeda.

Abu Jaled, un representante de Al Qaeda, explicó al periodista estadounidense Abdul Karim que ahora las diversas facciones compartían una sala de operaciones conjunta. “Me gustaría informar al régimen y a sus amigos que los rebeldes de las zonas libres del norte han preparado mensajes para ustedes. Pero no los entenderán hasta que los vean”, dijo.

La principal tarea de la sala de operaciones es, según Jaled, unir a las fuerzas rebeldes contra las tropas del gobierno sirio que han rodeado la provincia.

“Fue ingenuo creer que la facción más poderosa, Al-Nosra, daría paso al partido más débil, los llamados moderados del Ejército Sirio Libre. Lo que está ocurriendo ahora es que están al mando. Y condujeron sus vehículos y caballos a través del acuerdo turco-ruso”, dijo Peter Ford, antiguo embajador de Reino Unido en Siria.

El establecimiento de una “zona desmilitarizada” de 15 a 20 kilómetros de ancho fue acordado el 17 de septiembre entre Rusia, aliada de Damasco, y Turquía, el patrocinador rebelde, para separar los territorios insurgentes de Idleb de las regiones gubernamentales adyacentes en el noroeste de Siria. Desde entonces, la provincia de Idleb ha estado relativamente tranquila. El acuerdo, que teóricamente contaba con el apoyo de Alemania, Francia y Estados Unidos, podría haber permitido que los rebeldes “moderados” tomaran el control de la provincia al tiempo que se separaban de los “extremistas”.

Idleb es ahora el último gran bastión de los grupos yihadistas en Siria, que han estado tratando de derrocar al gobierno de Damasco durante siete años. La provincia noroccidental, con una población de unos 2,9 millones de habitantes, no está oficialmente dirigida por ningún grupo yihadista, sino por una serie de facciones rivales que en conjunto tienen unos 70.000 combatientes. Se dice que Al-Qaeda es el más fuerte entre ellos, con unos 10.000 combatientes.

Una red compuesta por 200 nazis opera clandestinamente dentro del ejercito alemán


La célula terrorista neonazi del ejército alemán asociada al teniente Franco A. es mucho mayor de lo que se había informado anteriormente, según una investigación publicada por la revista Focus.

Sobre la base de las investigaciones realizadas por la Oficina Federal de Policía Criminal (BKA), la revista asegura que existe una red de al menos 200 soldados en servicio activo o retirados, entre ellos miembros del Comando de las Fuerzas Especiales (KSK) y del Servicio de Inteligencia Militar (MAD).

El caso del teniente Franco A. era coocido porque fue detenido el 3 de febrero del año pasado en el aeropuerto de Viena mientras intentaba recuperar un arma que había estado escondida. Luego se supo que Franco había colaborado con otros dos cómplices, Maximilian T. y Matthias F., para atacar a políticos de alto rango, entre ellos el Presidente de la República Joachim Gauck, el ministro de Justicia Heiko Maas y el ministro presidente de Die Linke de Turingia Bodo Ramelow. También planeaban atacar instituciones como el Consejo Central de Judíos y el Consejo Central de Musulmanes.

A pesar de ello, como es habitual, Franco A. quedó en libertad a finales del año pasado. En noviembre de 2017 el Tribunal Federal alemán revocó su orden de prisión. La explicación oficial fue que no había pruebas suficientes para indicar la amenaza inmediata de actos delictivos relacionados con un acto grave de violencia.

El Tribunal de Apelación de Frankfurt repitió lo mismo este año. En una decisión de 7 de junio, confirmó que a Franco A. no le acusarían de preparar un acto de violencia grave.

Las decisiones de ambos tribunales son falsas. Como en los tiempos de la República de Weimar, una red nazi prepara el asesinato de políticos y la represión violenta de las luchas revolucionarias. Aunque se retiraron las acusaciones contra Franco A., la investigación de la BKA (policía federal) había proporcionado pruebas de la existencia de un ejército en la sombra.

El 13 de julio de 2017 el comandante en la reserva de la Fuerza Aérea, Horst S., dijo en su interrogatorio que un grupo nazi compuesto principalmente por soldados de élite “se preparaba para un desastre el día X”. El comandante añadió que el Día X tendría lugar durante una crisis extrema causada por “ataques a mujeres y niños por parte de refugiados, violaciones, atentados terroristas o la aparición de barrios de chabolas en las ciudades alemanas”.

“Temo que el Estado pierda su monopolio de la violencia y, por lo tanto, no pueda llevar a cabo su tarea. Esto me llevó a una reflexión sobre lo que se puede hacer si ocurre tal caso”, dijo el comandante.

“Debemos tomar precauciones en diferentes aspectos de la vida para tal caso. Esto significa que debemos comprar, por ejemplo, gasóleo para alimentar generadores de emergencia, radios y alimentos sostenibles. Las municiones también deben ser almacenadas para que podamos luchar”.

Los planes de ataque estaban muy avanzados. El comandante Horst S. “designó a participantes individuales que, en su odio profundamente arraigado a la izquierda y a los refugiados, habían creado un archivo con direcciones e imágenes de las personas a las que se dirigían los ataques, que debían marcharse.

Dos conocidos de Horst S. vieron las listas personas y también un armario de armas bien surtido y surgieron discusiones dentro de un pequeño círculo para llevar a las personas objetivo a un lugar donde serían asesinadas.

El escuadrón incluía a miembros de la fuerza de élite de la KSK. Por esta razón, las autoridades han mantenido en secreto las pruebas iniciales de una posible red clandestina dispuesta a cometer crímenes.

También tenía vínculos con la organización Uniter, compuesta principalmente por miembros de la KSK, paracaidistas, tropas de reconocimiento, miembros de unidades de policía de las fuerzas especiales, abogados y médicos. Un empleado de la Agencia Bávara de Inteligencia del Estado también es miembro de Uniter.

Dentro de la asociación se formó una red de unos 200 soldados en servicio activo o retirados. El atestado policial describe un cuadro compuesto por soldados conspiradores que aparentemente estaban dispuestos incluso a considerar asesinatos selectivos de opositores políticos.

Los soldados tenían escondites secretos para sus armas, municiones, combustible y alimentos en las fronteras con Austria y Suiza.

En Alemania llueve sobre mojado, sin necesidad de remontarse a la República de Weimar. Los servicios secretos y de la policía tenían varias decenas de informantes dentro del grupo terrorista neonazi NSU, responsable del asesinato de nueve inmigrantes y de un policía. Las últimas revelaciones sobre la dimisión del antiguo presidente de la agencia nacional de inteligencia Hans-Georg Maassen confirman que los servicios de inteligencia estaban dirigidos por nazis.

Un teniente del Servicio de Inteligencia Militar (MAD) comparece actualmente ante un tribunal de Colonia acusado de revelación de secretos en el caso Franco A. El teniente está acusado de advertir a los sospechosos asociados con él de una investigación inminente del Fiscal General. El hombre era el contacto entre la BKA y el Fiscal General del servicio de inteligencia militar.

Peter W., de 42 años, es el teniente de MAD que el pasado otoño, “advirtió a un miembro de la KSK contra los ataques a los miembros de Uniter”. Antes de trabajar para los servicios de inteligencia fue miembro del KSK.

El principal beneficiario de la denuncia fue el sargento Andre S., un entrenador de KSK responsable de la seguridad militar de la unidad. Según algunos testimonios, S., que ahora dirige Uniter, era un confidente del MAD en Uniter y presentó la única información creíble sobre los procesos internos de la KSK.

Según un artículo publicado en el diario Tageszeitung, S. tenía contactos con Franco A. Bajo el seudónimo de Aníbal, S. fue administrador de grupos de discusión de los que Franco A. también fue miembro. Los investigadores no han querido confirmar si Franco A. y S. se conocían personal o virtualmente. El portavoz del tribunal de Colonia sugirió que uno podría haber evolucionado en la órbita del otro.

Es obvio constatar que las principales cadenas y diarios apenas han informado sobre esta red terrorista nazi, mientras los portavoces del gobierno y del ejército han permanecido callados como perros.

En la rueda de prensa del 9 de noviembre, el portavoz del Ministerio de Defensa, Jens Flossdorf, confirmó que se había abierto un proceso contra un miembro del MAD, añadiendo que no podía proporcionar más información.

Julian Assange: la gran vergüenza del periodismo mundial

Juan José Torres Núñez

Uno de los arquitectos de la invasión de Irak en el año 2003 ha hablado recientemente sobre los valores fundamentales de la Unión Europea: la libertad de expresión y los derechos humanos, además del libre comercio. Me refiero al ex primer ministro Tony Blair. Pero resulta paradójico que Blair hable de los valores fundamentales europeos, mientras que en su país, Reino Unido, se mantiene encerrado en la embajada de Ecuador en Londres a Julian Assange, ignorando así la resolución de las Naciones Unidas en la que especifica que su detención es “arbitraria”. Su único crimen, como sostiene Ray McGovern en su artículo Julian Assange and the Mindszenty Case, ha sido “la publicación de documentos que ponen al descubierto las actividades criminales y corruptas de gobiernos y otras élites del Establishment”. El caso de Assange muestra claramente la hipocresía y las contradicciones de Occidente, que como señala Stefanía Maurizi en su artículo The West is Failing Julian Assange, “siempre está pregonando la libertad de prensa y el periodismo agresivo, cuando en realidad Occidente aplasta a los periodistas y a las fuentes periodísticas que destapan abusos de Estado de alto  nivel. Chelsea Manning pasó siete años en prisión, Edward Snowden se vio obligado a abandonar su país y buscar asilo en Rusia, Julian Assange [lleva ya] seis años encerrado en un edificio pequeño y sus condiciones de salud se deterioran seriamente”.

Assange es un periodista australiano, fundador de WikiLeaks, un sitio de web para enviar información confidencial que al publicarla online destapa la conducta criminal de las guerras y otros desastres de nuestra sociedad. En su artículo “Julian Assange and the Fate of Journalism”, Lawren Davidson subraya que WikiLeaks “se dedica a darle al público su derecho de saber lo que los gobiernos y otras organizaciones poderosas están haciendo”. Visto en su conjunto, WikiLeaks funciona como un distribuidor y proveedor de pruebas. Para Davidson, los miles de documentos que publica sirven para que los periodistas y otras instituciones puedan utilizarlos. Por tanto, si lo que se trata de investigar son personas y organizaciones para conocer la corrupción de las cloacas de los gobiernos, entonces, lo que WikiLeaks quiere es que conozcamos la verdad. Y a esto Davidson le llama un servicio público. Como WikiLeaks fomenta las filtraciones, no debe sorprendernos que los gobiernos le teman y que  sientan un desprecio especial por su fundador.

Esto nos lleva a la gran contradicción de Occidente. Si Assange ha buscado servir al periodismo independiente y ha apoyado siempre la libertad de expresión, la libertad de prensa y el derecho del público a conocer la verdad, entonces, ¿por qué se quiere matar al mensajero? Davidson observa una diferencia entre los ideales del periodismo y la realidad en la que opera. El modelo ideal “aliena a los lectores/espectadores que no pueden diferenciar entre la verdad y sus propias opiniones”. La realidad, sin embargo, es diferente, pues “los editores presionan a los trabajadores de los medios para que transijan sus ideales profesionales”. Como resultado tenemos una gran cantidad de información manipulada, dirigida a una audiencia determinada. Esta alienación ha abierto la puerta a todos los medios para que puedan vender las noticias falsas.

El veterano periodista australiano John Pilger ha comentado en su artículo “Hold the Front Page: The Reporters are Missing” que “aunque el periodismo ha sido siempre una extensión suelta del poder del Establishment, algo ha cambiado en los últimos años”, pues con el capitalismo liberal se encamina hacia “una dictadura corporativa”. Para él, el periodismo mainstream [tradicional, dominante, mayoritario] “ha descendido a una fórmula de culto del prejuicio, rumores y omisión”. Cita al periodista Seymour Hersh, que destapó la conocida masacre de May Lai en la guerra de Vietnam y los bombardeos secretos en Camboya. Hoy este periodista no puede publicar en los medios mainstream y está obligado a publicar su trabajo de investigación fuera de Estados Unidos porque aunque la Enmienda I de su Constitución no pone “cortapisas a la libertad de expresión o de prensa”, la verdad es que en Estados Unidos no existe la libertad de prensa. El periodista independiente de Nueva York, Danny Haiphong, ha revelado que este problema se debe a que “el 90% de los medios pertenecen a unos cuantos monopolios privados que tienen sus propios objetivos”. Pueden  ejercer presión sobre el Gobierno, mientras que el resto de los medios “no disponen de tantos recursos económicos”. Para Haiphong, el fenómeno de las noticias falsas se debe a que Estados Unidos y los países occidentales las necesitan para distraer a la gente de sus problemas reales como la pobreza, los desahucios, el desempleo, la sanidad y la guerra, entre otros.

Con tantos profesionales del periodismo independiente expulsados del mainstream, Pilger ve en  internet una “fuente vital” para encontrar artículos con análisis basados en pruebas. Y precisamente cita a wikileaks.org como un sitio de periodismo independiente. También cita otros sitios como wsws.org, truthdig.com y globalresearch.org. Con el Reino Unido no se anda con contemplaciones. En ese país solo un sitio ofrece periodismo independiente y coherente: Media Lens. Según Pilger, este medio “ha hecho añicos el silencio sobre el periodismo corporativo”, pues lo interesante de sus editores, David Edwards y David Cromwell, es “su comprensión de la moralidad del periodismo –un término que raramente se utiliza”. Él cree que el trabajo de estos editores es heroico, y recomienda que un ejemplar del libro que acaban de publicar, Propaganda Blitz, esté “en cada escuela de periodismo que sirva al sistema corporativo”. Pilger arremete contra todo “el revanchismo” contra Assange y llama a las publicaciones de WikiLeaks “épicas”, porque avergüenzan a los que han traicionado al periodismo independiente. Según él, los estudiantes de periodismo deberían saber que la fuente de las noticias falsas no es solo el trollism o las noticias de Fox News, sino “un periodismo auto ungido con falsa respetabilidad: un periodismo liberal que reivindica el desafío del poder del Estado corrupto, pero que en realidad lo corteja y lo protege porque está en connivencia con él”.

Stefanía Maurizi es un testigo muy valioso para conocer la situación real de Assange por dos razones. La primera, por haber trabajado en WikiLeaks desde hace nueve años; y la segunda,  porque lo ha visitado varias veces desde el 19 de junio de 2012, fecha en la que entró en la embajada de Ecuador en Londres. Desde entonces, “allí ha estado enterrado [no dice encerrado] en una pequeña embajada: un edificio deprimente y muy pequeño, sin luz del sol, sin aire fresco y sin poder salir fuera”. Nadie puede extrañarse cuando Maurizi afirma que esta dura situación está minando la salud física y mental de Assange. Y el Reino Unido no ha ayudado a resolver la situación en ningún momento, al contrario, está haciendo todo lo posible para derrumbarlo y hundirlo moralmente.

También, con el nuevo presidente de Ecuador, Lenin Moreno, el interés de proteger a Assange se va esfumando. Y el problema se agrava con la posibilidad de que pueda ser extraditado a Estados Unidos, porque allí nadie le ayudará. Como escribe Mark Curtis en su artículo WikiLeaks’ Legacy of Exposing US-UK Complicity, la “relación especial” de estos dos países solo sirve a los intereses de las élites de Londres y Washington. Curtis comenta que las publicaciones de WikiLeaks han sacado a la luz “la duplicidad, los abusos de los derechos humanos y la corrupción”, todo lo que el periodismo mainstream nunca hubiera publicado.

Los VIPS (Veteranos profesionales de inteligencia para la cordura, en sus siglas en inglés) han pedido asilo humanitario para Assange en su escrito VIPS Plead for Humanitarian Asylum for Julian Assange, basándose en la resolución de la OEA (Organización de los Estados Americanos) y la Inter-American Court of Human Rights (IACHR), de fecha 12 de julio de 2018, en donde se especifica que “las naciones tienen el deber de otorgar un salvoconducto a los solicitantes de asilo desde las embajadas a los países que les han dado un asilo individual”. Resulta que Ecuador le ha concedido a Assange la ciudadanía ecuatoriana. Por tanto, “Reino Unido tiene la obligación legal de permitir a Julian Assange la salida de la embajada ecuatoriana en Londres, así como un traslado seguro al aeropuerto para que pueda volar a Ecuador”. Si el Reino Unido rechaza esta petición, como ha hecho hasta ahora, está infringiendo gravemente los derechos legítimos de Assange.

Y Stefanía Maurizi ha pedido también que se acabe con la detención arbitraria de Assange, pues ya “es hora de parar esta persecución”. Los periodistas deben defender las publicaciones de WikiLeaks y todos los medios libres porque en realidad lo que corre grave peligro es el periodismo independiente.

https://www.infolibre.es/noticias/club_infolibre/librepensadores/2018/11/16/julian_assange_periodismo_independiente_88860_1043.html

viernes, 16 de noviembre de 2018

El fascismo no es una u otra política económica sino una forma de dominación política de tipo terrorista

Dos fascistas: el Borbón y Videla
Juan Manuel Olarieta

“A la fuerza ahorcan”, dice el refrán, y el socorrido “auge de la ultraderecha” sigue poniendo sobre el tapete un fenómeno que casi todos se habían empeñado en ocultar, como si fuera una antigualla... hasta que han visto la soga alrededor del cuello.

Antes sólo unos pocos hablaban de este tipo de fenómenos, pero ahora son más los que le dan vueltas a la cabeza porque, una vez superada una primera barrera, el fascismo les amenaza a ellos de manera directa, por eso que tanto se repite: “el fascismo avanza si no se le combate”. Al no haberlo combatido, al silenciarlo, el fascismo salta de la trinchera en la que se había mantenido hasta ahora.

Entonces Ricardo Aronskind publica un artículo (*) en el que nos propone eso, que hablemos del fascismo, que es “una categoría política precisa”, para concluir que el argentino Videla o el brasileño Bolsonaro no son fascistas. “No son como Hitler y Mussolini”, dice el subtítulo del artículo.

Evidente. No hay confusión de identidad posible. El siglo XXI tampoco es la posguerra; han pasado 80 años. Latinoamérica no es Europa. La URSS ha desaparecido, la Internacional Comunista también... En fin, así podríamos seguir enumerando diferencias importantes entre unos y otros.

También es evidente que el fascismo se utiliza como un adjetivo, normalmente para desacreditar a personajes, partidos o incluso Estados y, como todo adjetivo, se añade con mucha ligereza.

Los problemas comienzan cuando se pretende definir al fascismo, el viejo y el nuevo, de una manera sustantiva, como un fenomeno político que cambia con el tiempo, se viste y se desviste para ocultar su naturaleza en medio de siglas, calificativos y autodefiniciones que se separan o se alejan del III Reich, de Mussoloni, de Franco, de Vichy, de Metaxas...

Porque el fascismo no sólo cambia con el tiempo, sino que es camaleónico: su pellejo muda de un país a otro, porque las clases y la lucha de clases no son las mismas en todos los países del mundo, por más capitalistas que sean. En su camuflaje local, el fascismo recurre a eso que Aronskind califica como “nacionalismo”, que no es otra cosa que demagogia patriotera en virtud de la cual los fascistas se atribuyen la exclusiva de “la nación” y todos los demás se tienen que marchar fuera.

Es absolutamente imposible deducir el fascismo como categoría mínimamente precisa sin aludir al imperialismo, algo que no aparece en el artículo de Aronskind, donde las referencias son tópicos sobre la “globalización” y el “neoliberalismo”, lo cual refuerza la demagogia fascista de que ellos están contra ambas cosas, precisamente porque son “nacionalistas”.

El fascismo no es una u otra política económica. Como decía Dimitrov, es una forma de dominación de la burguesía en la época del imperialismo, que tiende a la reacción en todo el mundo, es decir, a resolver las contradicciones recurriendo a la violencia, tanto en el exterior como en el interior de cada país.

Tanto Mussolini como Hitler o Franco no fueron nunca “nacionalistas” sino que llegaron al poder y se mantuvieron en él como consecuencia del apoyo de las potencias imperialistas más fuertes de la época. En los años treinta los capitales alemanes difícilmente se podían diferenciar de los de otros países, como Estados Unidos. El “estatismo” y el “intervencionismo” en la economía no son rasgos característicos de los países fascistas sino que correspondían a cualquier otra potencia de aquella época.

Los marxistas lo llaman “capitalismo monopolista de Estado” y lo que diferencia a la política económica de entonces respecto de la de ahora no es más que un cambio en las formas de intervención del Estado, no la intervención misma, que es inherente a la etapa actual del capitalismo, es decir, al imperialismo.

Así pues, lo que diferencia a los países fascistas de otros que aún mantienen ciertos rasgos del decoro tradicional con que la burguesía impuso su dominación, no puede ser ese llamado “neoliberalismo” sino esas diferentes formas de dominación política que se ejercen contra la clase obrera y las organizaciones revolucionarias.

Sostener que un régimen, como el de Videla, que secuestraba, torturaba y arrojaba a los detenidos desde un avión, con absoluta impunidad, no es fascismo es una verdadera aberración. Es lavar la cara al fascismo moderno tanto como al antiguo y atar de pies y manos a quienes quieren combatir al fascismo y preguntan por la experiencia histórica del proletariado en la lucha contra el fascismo y en defensa de las libertades

(*) https://www.lahaine.org/mundo.php/brutal_actuacom_policial_empanha_estreia

También el 24 de noviembre, Amnistía Total

En primer lugar saludamos a los y las compañeras presas, deportadas y huidas que continuáis sin poder volver a Euskal Herria para seguir combatiendo por la Independencia y el Socialismo de nuestra nación. De ahí en adelante, nos dirigimos sobre todo a los y las que no han renunciado a esos objetivos históricos del MLNV y a las nuevas generaciones que se están incorporando a este combate.

Sabemos que las y los represaliados vascos y vascas que están fuera de Euskal Herria, y los pocos que están en Euskal Herria, padecen diferentes situaciones de opresión política y, en su gran mayoría, carecen de condiciones de vida mínimamente dignas. Sabemos también, que la lucha genera desgaste físico, psíquico y mental. Estamos hablando de casos de hasta 34 años de cárcel y otros tantos, o más, en calidad de huidos/as.

Es público que, dentro de toda esa situación, hay diferentes posturas políticas dentro del ámbito de los represaliados. Pensamos que hay quien no navegará en las aguas de la rendición, del arrepentimiento, etc.

También hay quien comparte las tesis de la Izquierda Abertzale Oficial y Reformista aún sabiendo que España ha repetido mil veces que las líneas rojas que EPPK afirmó no traspasará, como el arrepentimiento o la delación, son parte de las condiciones que el Estado impone para la puesta en libertad de los presos /as políticos/as vascos/as antes de que cumplan sus condenas.

Asimismo es sabido que hay presos y presas políticas vascas que no están en EPPK porque no comparten ni su línea penitenciaria ni su reformista línea política.

Los hay a quienes se les reivindica su inmediata puesta en libertad, aparte de la posición política que tenga cada cual, por motivos de edad y enfermedad.

En estos momentos tan cruciales que estamos viviendo, pensamos que tenemos que ser claros. Es una realidad que el preso/a, huido/a, deportado/a, que una vez vista la rendición de ETA y la inserción y sumisión de Sortu a los Estados que nos ocupan, no quiera saber nada más de la “guerra”. Pues ahí está. Cada una a lo suyo.

También hay quien sigue pensando que hay suficientes razones por las que luchar. Con esas y esos estaremos en las dinámicas que se implementen por la emancipación nacional y social de Euskal Herria. Que no os quepa ninguna duda.

Por todo esto y más, os pedimos que acudáis a la manifestación que bajo el lema Gudariak direlako Amnistia Osoa ha convocado el Movimiento por la Amnistía y contra la Represión en Bilbo, Plaza del Sagrado Corazón, el próximo 24 de noviembre a las 18 horas.

Son gudaris, no terroristas.

Por la amnistía total, es decir, por la Independencia y el Socialismo para Euskal Herria.

Karlos Ezkurra Leonet, Iñaki Egiluz Sagastizabal, Armando Zabalo Bilbao, Mikel Alberdi Zubizarreta, Jon Iurrebaso Atxutxa

Estados Unidos es consciente de que podría perder en una guerra contra Rusia y China


Estados Unidos se enfrenta a una crisis militar y podría perder una guerra contra China o Rusia, advierte un informe del Congreso de Estados Unidos publicado el miércoles.

“La superioridad militar de Estados Unidos -la columna vertebral de su influencia mundial y su seguridad nacional- se ha erosionado hasta un nivel peligroso”, señala el informe de la comisión parlamentaria sobre estrategia de defensa nacional.

“El ejército estadounidense podría sufrir un número inaceptable de víctimas [...] en su próximo conflicto”, continúa el texto. “Podría tener dificultades para ganar, o quizás perder, una guerra contra China o Rusia”.

Estados Unidos sería particularmente vulnerable si sus tropas fueran “forzadas a luchar simultáneamente en dos o más frentes”.

Sin embargo, el resentimiento que Estados Unidos provoca en muchos países, hace muy probable que se tuviera que enfrentar a mucho más que a un solo oponente a la vez.

Esta conciencia confirma que la inminencia de una guerra es cada vez menos probable. Ningún país del mundo va primero a la guerra si no está convencido de que la va a ganar.

El informe ha sido elaborado por una docena de altos funcionarios demócratas y republicanos encargados de evaluar la potencia militar estadounidense

Es de esperar que estas observaciones ayuden a Washington a reflexionar antes de embarcarse en nuevas aventuras bélicas que podrían terminar a su costa.

También hay que esperar que los aliados europeos reflexionen sobre el nivel de protección y seguridad que Estados Unidos les proporciona realmente en el marco de la OTAN y que dejen de comportarse como vasallos de un Estado que les perjudica y les critica a diario.

Esta evaluación de la potencia militar real de Estados Unidos puede ayudar a poner fin a la hegemonía y las leyes extraterritoriales de Estados Unidos y el caos que el imperialismo genera en casi todas las partes del mundo.

jueves, 15 de noviembre de 2018

Ante la huelga de carceleros españoles

Movimiento Pro Amnistía y Contra la Represión

Ante la huelga convocada por los carceleros españoles entre los días 17 y 20 de noviembre, el Movimiento Pro Amnistía y Contra la Represión quiere expresar lo siguiente:

Como consecuencia de esta huelga, este fin de semana no habrá presx que tenga garantizado poder ser visitadx por familiares o amigxs. No es casual, además, que esta huelga comience en fin de semana, ya que el objetivo de estos carceleros perros del sistema es el de utilizar a lxs presxs como rehenes para hacer sus reivindicaciones. Asimismo y como en anteriores veces, las salidas al hospital serán retrasadas en detrimento de la salud de lxs presxs, las horas de patio se verán reducidas y, en general, convertirán la huelga en una herramienta perfecta para castigarlxs aún más.

En lo que respecta a los derechos de comunicación, hay que recordar cuales son las condiciones de lxs presxs políticxs: derecho al envío de dos cartas semanales y a la recepción de cuantas les lleguen, todas ellas intervenidas (son leídas por la dirección de la cárcel), normalmente por un plazo de alrededor de un mes a pesar de que la ley dice que el tiempo máximo de intervención es de 15 días; derecho a ocho llamadas de cinco minutos cada semana (intervenidas); derecho a recibir una visita semanal de 40 minutos (intervenida y con un cristal en medio); derecho a un vis a vis familiar de hora y media cada mes (intervenido) y, en caso de tener pareja, un vis a vis íntimo (este último y como excepción, sin intervenir).

En esta huelga camuflada de lucha obrera, los carceleros demandan una subida salarial pero, sobre todo, demandan poner en práctica un protocolo aprobado el pasado año que les convierte en Autoridad Pública y que daría por buena la versión de los carceleros que denunciaran haber sufrido agresiones por parte de presxs, aún cuando no presentaran parte de lesiones.

A la hora de hacer sus reivindicaciones, los carceleros citan de manera constante los ataques que sufren por parte de lxs presxs y la situación de desamparo que padecen. Sin embargo, la realidad es muy diferente y son lxs presxs lxs que sufren constantes ataques: palizas, incumplimiento de las normas que hacen referencia a derechos, falta de asistencia médica, módulos de aislamiento, humillaciones, insultos y un largo etcétera son el pan de cada día en las cárceles españolas, esos agujeros negros que en las televisiones nos presentan como hoteles de lujo. Todo esto con la impunidad que los muros y los jueces de vigilancia penitenciaria ofrecen a los carceleros.

No olvidemos que la cárcel (y por lo tanto también los carceleros) es uno de los pilares fundamentales de este sistema capitalista que pisotea las condiciones de vida de la clase trabajadora y que, por ello, no consideramos trabajadores a quienes viven de robar la libertad al resto. En las cárceles, excepciones aparte, solo encierran a trabajadorxs pobres y a militantes políticxs, y los carceleros no son más que los perros de los dueños de las prisiones.

Toda nuestra solidaridad a todxs lxs presxs y familiares que sufrirán las consecuencias de esta huelga de sindicatos reaccionarios.

En Euskal Herria, a 14 de noviembre de 2018.

Alemania también ha financiado a los grupos terroristas sirios

Alemania ha financiado a los yihadistas sirios con 37,5 millones de euros. El secretario de Estado de Asuntos Exteriores, Walter Lindner, lo ha admitido, pero no ha querido revelar a qué grupos criminales en concreto ha ido destinado el dinero.

El 1 de noviembre el diario Tagesspiegel reveló esta información, que suscita serias dudas sobre los esfuerzos alemanes en la resolución de la crisis política en Siria.

El Tagesspiegel añade que Bruselas habría hecho lo mismo.

La información aparece en una respuesta de Lindner, del partido socialdemócrata, a una pregunta de la eurodiputada Evrim Sommer, de Die Linke, a la que el periódico pudo acceder.

La eurodiputada quería saber el dinero que Berlín entrega oficialmente para la reconstrucción y la ayuda humanitaria en Siria.

De las repsuestas se desprende que el Ministerio de Asuntos Exteriores de Alemania ha transferido 37,5 millones de euros a los yihadistas. La Agencia Alemana de Cooperación Internacional (GIZ) y el Ministerio de Cooperación Económica y Desarrollo han hecho posibles estos pagos.

Berlín habría pagado casi 49 millones de euros. A ese dinero hay que añadir 11,3 millones procedentes de otras fuentes y 17 millones de euros de los fondos de la Unión Europea, para lo cual Alemania ha desempeñado un papel de intermediario.

Pero Berlín no comunica la lista exacta de destinatarios. “El gobierno no quiere aclarar esto porque los socios con los que habló la Sra. Merkel, Rusia y Turquía, pueden no quedar contentos”, dijo Sommer.

La eurodiputada se refería a la reunión mantenida el 27 de octubre en Estambul por Macron, Merkel, Putin y Erdogan. Los dos primeros insistieron en los “abusos” cometidos por el gobierno sirio, pero sus dos interlocutores respondieron sobre la necesidad de liquidar a los terroristas que emprendían acciones violentas contra el Estado.

Sin embargo, todos coincidieron en la necesidad de iniciar un proceso de transición política abierto, basado en negociaciones y con la decisión final que debe adoptar el pueblo sirio.

https://www.tagesspiegel.de/politik/49-millionen-euro-fuer-assad-gegner-bundesregierung-hilft-idlib-rebellen-in-syrien/23247768.html

Detenidos los miembros de un grupo yihadista que pretendía volar la base militar rusa en Tayikistán


La semana pasada la policía tayika detuvo a los miembros de un grupo terrorista afiliado al Califato Islámico que tenían la intención de volar la base militar rusa 201 al sur de Dushanbé, la capital de Tayikistán.

“Para llevar a cabo esta operación, el Califato Islámico reclutó todos sus elementos a través de internet. Los reclutas prometieron lealtad al grupo terrorista a través de las redes sociales”, dijo el martes Mansur Jan Omarov, diputado de la Comisión Nacional de Seguridad de Tayikistán.

“Los miembros del Califato Islámico que planeaban llevar a cabo la operación terrorista fueron arrestados la semana pasada y se les incautó una gran cantidad de explosivos”, añadió Omarov.

Uno de los policías tayikos dijo que los detenidos tenían la intención de volar la base militar rusa 201, sita en Dushanbé.

La operación terrorista estaba coordinada por una persona, llamada Sohrab, que vivía en la zona de Vahdat y que había participado en la Guerra en Siria. Durante sus primeros interrogatorios, Sohrab admitió que su objetivo era vengarse de la presencia del ejército ruso en Siria.

El verano pasado, el Tribunal Supremo de Tayikistán condenó a 10 personas a penas de entre 7 y 26 años de prisión por planear un ataque terrorista contra la base 201 del ejército ruso.

La Base Militar Rusa 201 es la mayor base militar rusa en el extranjero con 7.000 fuerzas militares. En virtud de un acuerdo entre Moscú y Dushanbe, esta base se mantendrá en Tayikistán hasta 2042.

Corea del norte: las últimas mentiras del New York Times para sabotear la paz

Decir que el New York Times miente es abundar en más de lo mismo; decir que lo hace sobre Corea del norte es tedioso. ¿Hay alguna información sobre el país asiático que no haya sido prefabricada por un cretino consagrado?

Nuestro magnífico detector informático de noticias falsas salta cada vez que uno de los dos, New York Times y Corea del norte, aparece en una noticia y si van juntos se encienden todas las luces rojas, hasta el punto de que acumulamos una amplia colección de imbecilidades escritas sobre aquella península del Pacífico.

El último artículo del New York Times se titula “Las bases de misiles en Corea del norte muestran que el engaño continúa”(*), y no hace falta de decir que quien miente es el gobierno de Pyongyang, no el periódico:

“Corea del norte continúa su programa de misiles balísticos en 16 bases ocultas que han sido identificadas a través de nuevas imágenes satelitales comerciales, una red conocida desde hace mucho tiempo por los servicios de inteligencia de Estados Unidos, pero no discutida porque el presidente Trump afirma haber neutralizado la amenaza nuclear de Corea del norte”.

“Las imágenes satelitales sugieren que Corea del norte está llevando a cabo un engaño importante: ha propuesto desmantelar un sitio de lanzamiento importante -un paso que ha iniciado y luego ha interrumpido- mientras continúa desarrollando más de una docena de otros sitios de lanzamiento, lo que le permite reforzar sus ataques con ojivas convencionales y nucleares”.

Es un tópico: amenaza y Corea del norte son sinónimos; si aparece uno tiene que aparecer el otro. En cuanto al engaño, no hay tal. No hay más que echarle un vistazo a la Declaración de Singapur firmada por Trump y Kim Jong-un, donde aparece que Pyongyang ha acordado desmantelar un lugar de pruebas de misiles, no un lugar de lanzamiento operativo. Ademas se ha comprometido a establecer una moratoria sobre los ensayos nucleares y balísticos, no a detener la producción o el despliegue de misiles.

En la Declaración de Singapur Corea del norte no se comprometió a poner fin a su producción de misiles balísticos, del mismo modo que Estados Unidos no se han comprometido a poner fin al fortalecimiento de su capacidad para agredir a terceros países.

Es más, Corea del norte ha declarado abiertamente en varias ocasiones que aumentará su potencia en materia de misiles balísticos. En mayo del año pasado Kim Jong-un ordenó la producción en serie de misiles de mediano alcance Poseidón-2. Poco después, en agosto, dio la orden de aumentar la producción de misiles de combustible sólido. A principios de este año dio de nuevo la orden de aumentar la producción de misiles balísticos.

En julio la ampliación de una conocida fábrica de misiles era visible en imágenes obtenidas vía satélite que son de acceso público.

La revista Foreign Affairs ha señalado que se trata de medidas legítimas y no de engaños:

“Esta actividad no sugiere que Kim sea un mentiroso o que esté ‘engañando’. Nunca prometió dejar de producir armas nucleares o misiles balísticos. De hecho, todo lo contrario. En su discurso de Año Nuevo de 2018, Kim ordenó al sector de investigación de la industria de armas nucleares y cohetes de Corea del norte que produjera en masa ojivas nucleares y misiles balísticos. Ahora está claro que Kim mantiene sus compromisos”.

El artículo del New York Times cita una declaración del Departamento de Estado sin subrayar que es otra mentira obvia:

“Un portavoz del Departamento de Estado respondió a estas afirmaciones con una declaración escrita sugiriendo que el gobierno creía que los sitios debían ser desmantelados: ‘El Presidente Trump dejó claro que si el Presidente Kim cumplía sus compromisos, incluyendo la desnuclearización completa y la eliminación de los programas de misiles balísticos, se abriría un futuro mucho más brillante para Corea del norte y su pueblo’”.

Corea del norte nunca se ha comprometido a nada de eso, por lo que el Departamento de Estado miente y el New York Times también.

En 2002 el New York Times publicó docenas de informes falsos sobre acusaciones de armas de destrucción masiva en Irak. Allá no se encontraron armas de ese tipo y esos informes justificaron el desencadenamiento de una guerra catastrófica.

Ahora el periódico trata de hacer lo mismo para sabotear la única iniciativa de Trump que podría conducir a la distensión en alguna parte del mundo. Lograr la paz en Corea ya es bastante complicado. Los obstáculos adicionales que plantea la presentación de información falsa no hacen más que dificultarla.

En la actualidad las conversaciones entre Estados Unidos y Corea del norte se han vuelto a suspender. Estados Unidos exige que se empiece por el punto 4 de la Declaración de Singapur (desnuclearización) antes de concluir los puntos 1, 2 y 3: levantamiento de las sanciones y firma de un acuerdo de paz.

(*) https://www.nytimes.com/2018/11/12/us/politics/north-korea-missile-bases.html

Obras cumbre de la literatura universal bajo censura

El novelista ruso Dostoievski
En los últimos cinco años, el Ministerio de Información de Kuwait ha prohibido más de 4.000 libros, entre ellos la famosa novela de Víctor Hugo “Nuestra Señora de París” (1831), “Los hermanos Karamazov” (1880) de Dostoievski y “Cien años de soledad” (1967) del colombiano Gabriel García Márquez.

En los años setenta y noventa Kuwait fue un activo centro editorial con la publicación de la revista cultural Al-Arabi en los países árabes y una serie de libros de divulgación científica, literarios y de otro tipo. Pero en los últimos años, la Cámara de Diputados Kuwait, elegido por sufragio universal -que es una excepción en los países del Golfo Arábigo-, ha estado dominado por la reacción.

Saad al-Anzi, director del Festival Internacional de Literatura de Kuwait que comenzó ayer, dijo que la novela de Dostoievski “Los hermanos Karamazov”, una novela ambientada en la Rusia del siglo XIX, cuestiona la moral, la libertad y la existencia de Dios.

Dostoievski se une a una creciente lista de escritores censurados en este país del Golfo Arábigo que se considera “moderado”, c omo es habitual, pero que adopta tendencias cada vez más reaccionarias tanto en la política como en la sociedad.

Las obras expuestas en la 43 edición del festival, que se extiende hasta el 24 de noviembre, han sido examinadas previamente por una comisión de censura, de acuerdo con la legislación del país.

La comisión, que forma parte del Ministerio de Información, trabaja en el marco de la Ley de 2006 sobre prensa, información y publicaciones, que prevé sanciones contra los editores de literatura y prensa. La ley castiga cualquier insulto al islam o a los tribunales, cualquier amenaza a la seguridad nacional, cualquier incitación al desorden y cualquier acto inmoral.

En septiembre, numerosas personas protestaron dos veces en las calles de la capital contra esta creciente censura.

miércoles, 14 de noviembre de 2018

El Pentágono reconoce el desvío de la ‘ayuda’ estadounidense a la Guerra de Siria en beneficio de Al-Qaeda

Desde finales de 2017 ha habido “muchos casos” en los que la ayuda estadounidense ha sido “desviada” hacia grupos terroristas en Siria, incluyendo a Al-Qaeda (Hayat Tahrir Al-Sham, Frente Al-Nosra), ha reconocido el inspector general del Pentágono en un informe fechado el 12 de noviembre (*).

“Desde finales de 2017 las investigaciones de la OIG de USAID han revelado muchos casos posibles o confirmados de desviación hacia grupos armados en la gobernación noroccidental de Idlib, incluida Hayat Tahrir Al-Sham (HTS), una organización extranjera reconocida como terrorista”.

La investigación ha revelado que los miembros de una ONG, Catholic Relief Services, desviaron a sabiendas miles de paquetes de alimentos multimillonarios financiados por USAID a otros beneficiarios, incluidos los combatientes de Al-Qaeda, y presentaron listas falsificadas de beneficiarios. “La investigación llevó a la USAID a suspender el programa y a la ONG a despedir a docenas de personas entre marzo y mayo de 2018”, dice el informe.

Los paquetes de alimentos formaban parte de una operación de socorro de 30 millones de dólares para los sirios desplazados y la operación la llevó a cabo la organización benéfica estadounidense Catholic Relief Services.

El informe del Inspector General Jefe del Pentágono dice que la ayuda a los terroristas es “inesperada”, como si esta situación fuera un secreto para cualquier experto tras la Guerra de Siria. Los múltiples programas humanitarios apoyados por Estados Unidos durante mucho tiempo no han sido más que parte de un esfuerzo más amplio para apoyar a los terroristas en Siria.

“La OIG de USAID también investigó las desviaciones de ayuda a HTS [Al-Qaeda] en el marco de los programas de otra ONG, que la OIG sospechaba que habían sido perpetradas por miembros de ONG afiliadas al grupo terrorista. Aunque la investigación está en curso, el encargado ha suspendido voluntariamente algunos partes de sus programas, los ha adaptado al cambiante entorno de riesgo y ha despedido a algunos trabajadores. En respuesta a estos hallazgos, USAID ha suspendido algunas actividades programáticas, ha añadido términos adicionales en todos los nuevos precios que requieren la aprobación previa por escrito de USAID antes de programar en áreas controladas por HTS [Al-Qaeda], y está llevando a cabo una revisión sistemática de los programas en curso en la región”, añade el informe.

La investigación también pone de relieve los “riesgos” asociados a los fondos en manos del grupo terrorista y supuestamente condujo a una serie de cambios en la asistencia a la región.

“Estos riesgos incluían la coacción sistémica de HTS [Al-Qaeda] sobre los empleados de las ONG para ayudarles en la malversación de fondos; la imposición de impuestos, derechos y tasas a los ejecutores y beneficiarios de USAID; el control de HTS [Al-Qaeda] sobre los consejos locales y la gestión de los campamentos de desplazados internos que ayudan a los ejecutores de USAID a identificar a los beneficiarios elegibles; y la incapacidad de las ONG para mitigar adecuadamente la amenaza que representan los grupos armados para los programas de USAID”, señala el informe.

Las acciones oficiales de USAID para poner fin al menos a algunos de los canales existentes creados para apoyar a los terroristas en Siria son una señal importante que podría tener un impacto positivo en la guerra. Sin embargo, según los expertos, la investigación de USAID y la decisión que sigue están relacionadas principalmente con los acontecimientos militares y políticos en el país. En los últimos años, Washington ha perdido la mayor parte de su influencia sobre los grupos terroristas en el noroeste de Siria y ahora está centrando sus esfuerzos en la parte noreste del país, que está controlada por las Fuerzas Democráticas Sirias (FSD) dominadas por los kurdos.

El Valle Central del Éufrates, la base militar estadounidense en Al-Tanf y el campo de refugiados vecino son ahora las únicas áreas en las que el Pentágono tiene contacto directo con varios grupos “moderados”, incluido el Califato Islámico. Por eso la mayor parte de los programas de ayuda existentes ya no son necesarios en la actualidad.

(*) https://media.defense.gov/2018/Nov/05/2002059226/-1/-1/1/FY2019_LIG_OCO_OIR_Q4_SEP2018.PDF

Las llagas del Ulster siguen abiertas por los atroces crímenes cometidos por los británicos

Íñigo Gurruchaga

Una juez católica, Siobhan Keegan, abrió este lunes en Belfast la investigación judicial sobre la muerte de diez civiles en Ballymurphy por disparos del Ejército británico, hace 47 años. Si la magistrada decide que las víctimas murieron por acciones ilegales, el veredicto podría llevar al procesamiento de exmilitares.

La investigación durará unos seis meses y convocará a decenas de testigos. Los hechos ocurrieron a lo largo de tres días, coincidiendo con la “Operación Demetrius”, que desde las 4 de la madrugada del 9 de agosto consistió en el despliegue de policías apoyados por soldados para encarcelar sin juicio previo a 342 sospechosos de pertenecer al IRA, que había iniciado un año antes su campaña de violencia contra las fuerzas de seguridad y contra protestantes.

Al extenderse en los vecindarios católicos la noticia de la redada, se levantaron barricadas y se produjeron graves disturbios. Hubo explosiones de bombas, disparos y enfrentamientos callejeros. También en Ballymurphy, un distrito del oeste de Belfast, bastión de los republicanos irlandeses, afectado por el desorden desde agosto de 1969.

Soldados del Regimiento Paracaidista apostados en diferentes puntos del barrio habrían matado entre otros a un joven de 19 años, Francis Quinn, cuando asistía a un herido; al sacerdorte Hugh Mullan, de 38, que acudió al mismo lugar con un pañuelo blanco tras advertir a las autoridades militares; a una madre de ocho hijos, Joan Connolly.

Los familiares de los fallecidos han mantenido una larga campaña para reabrir una investigación que la Policía Militar cerró en 1972 exonerando a los soldados, quienes alegaron que las víctimas utilizaron sus armas o cayeron como consecuencia de fuego cruzado. Han investigado con materiales forenses lo ocurrido en aquellos días con gran detalle.

Un documental emitido por la televisión Channel 4 avalaba recientemente la inocencia de las víctimas y ofrecía una explicación alternativa.

Un oficial del Ejército, Frank Kitson, había elaborado, tras su experiencia contra la insurgencia en Malasia y en Kenia de movimientos de liberación nacional, una estrategia de combate en guerras de baja intensidad que incluía intimidar a la población civil. El mismo regimiento de paracaidistas mató a 14 personas un año después en Londonderry reprimiendo una manifestación inicialmente pacífica (un hecho conocido como “Bloody Sunday”).

Aunque parece indudable que la guerra híbrida -combinando medios políticos y represión legal e ilegal del terrorismo- logró mermar drásticamente la operatividad del IRA en las décadas posteriores, aquellas masacres agudizaron la violencia.

Según la base de datos de Malcolm Sutton, en el Archivo del Conflicto de Irlanda del Norte en Internet (CAIN), en 1969 hubo 16 víctimas mortales; en 1970, 26; en 1971, 171; en 1972, 480; en los cuatro años siguientes, 1.100. Lo ocurrido en Ballymurphy y Londonderry es parte importante del nudo argumental que justifica al IRA, que mató a casi la mitad de las 3.500 víctimas del conflicto.

El Gobierno conservador de Edward Heath envió al Ejército a las calles caóticas de Irlanda del Norte en 1969 y las imágenes de aquel tiempo muestran a vecinos católicos recibiendo a los soldados como protectores, ofreciéndoles té y simpatía. El IRA se escindió entre una tendencia izquierdista que rechazaba la violencia y otra, IRA Provisional, que acopiaba armas.

Un francotirador del IRA mató por primera vez a un soldado, Robert Curtis, de 20 años, en febrero de 1971, cuando controlaba unos disturbios. Asesinó días después a seis civiles protestantes con una bomba contra su vehículo. Antes del 9 de agosto se había cobrado 19 vidas, entre ellas las de diez soldados. El Ejército británico había matado a siete (dos miembros del IRA y cinco civiles en disturbios).

Mandos militares no han logrado que el Gobierno apruebe una ley que limite la responsabilidad penal de sus soldados por el tiempo transcurrido desde los hechos. Se quejan de su desventaja con respecto a las investigaciones de los crímenes del IRA porque el Ejército guarda registros de su actividad. La juez Keegan se ha quejado de su falta de colaboración para proveer documentos.

Ministros británicos han explorado la posibilidad de una aministía como la que se aprobó en España, en 1977, para poner fin a la carga de las investigaciones históricas. Grupos de víctimas no lo aceptan, y la reconstrucción de las instituciones del Acuerdo de Viernes Santo tropieza con el desencuentro entre los unionistas del DUP y el Sinn Féin asociado al IRA sobre cómo tratar “el legado” del conflicto.

https://www.elcomercio.es/internacional/union-europea/investigacion-masacre-ballymurphy-llagas-ulster-20181112225406-ntrc.html

La huelga general de 15 de noviembre de 1922 en Ecuador

Leonardo Gabriel Ogaz Arce

El triunfo de la huelga de ferrocarriles (del 18 de octubre al 26 de octubre) alentó una protesta masiva que se transformó en una huelga general en la ciudad de Guayaquil.

Este acontecimiento en que una huelga general de trabajadores termina siendo aplastada por una masacre, es necesario entenderlo como un episodio de la confrontación entre clases antagónicas, en donde queda de manifiesto que el papel esencial del Estado y su ejército es la defensa de los intereses de la clase empresarial.

Desde finales del siglo XIX y principios del siglo XX se fue formando en Guayaquil una clase trabajadora en la manera y la forma en que se ha formado la  clase trabajadora en los países dependientes y semicoloniales desde las pequeñas industrias, talleres, artesanías, astilleros, comercios y servicios, estos trabajadores se fueron organizando y adquiriendo un nivel de organización y conciencia de clase elemental y defensivo al comienzo y relativamente avanzado y clasista después. Los sectores más avanzados de ese proletariado hicieron suya una ideología política, el anarquismo, que en mayor o menor medida orientó los procesos de lucha y organización obrera.

La primera guerra mundial y las plagas en las plantaciones de cacao agudizaron una crisis estructural en la formación social ecuatoriana que tenía un muy bajo nivel de desarrollo de las fuerzas productivas, esos dos hechos afectaron la producción de cacao principal producto de exportación del Ecuador a la época, mermando a grado extremo las condiciones de la vida popular. Las clases dominantes además hicieron recaer el costo mayor de la crisis sobre las espaldas de los trabajadores y capas pobres de la ciudad de Guayaquil. Las formas opresivas y explotadoras de las clases dominantes se enfrentaron a la organización y conciencia clasista de los trabajadores que los llevaron a organizar huelgas en defensa de sus más elementales derechos. “Había hambre, había deseo de más consideración y se querían ver respetadas las leyes del país”, dice Carlos Puig Vilazar (1).

El triunfo de la huelga de ferrocarriles (del 18 de octubre al 26 de octubre) alentó una protesta masiva que se transformó en una huelga general en la ciudad de Guayaquil. Las reivindicaciones más importantes eran la jornada laboral de 8 horas y el aumento de salarios. Es decir se trataba de terminar con la sobreexplotación de la plusvalía absoluta para pasar a un régimen de explotación con plusvalía relativa. Lo más importante de los sucesos está dado por el proceso de organización y lucha que dieron como fruto la constitución de una central clasista independiente la FTRE (Federación de Trabajadores Regional Ecuatoriana) y como corolario de este hecho un organismo de poder popular que dirigió la huelga que fue el GAT, la Gran Asamblea de Trabajadores. Esto es lo que hace que el 15 de noviembre sea un hecho del pasado cargado de futuro, puesto que las formas de democracia obrera al interior de la gran asamblea, más las formas de ejercer el poder en una ciudad que quedó de hecho bajo su control son los embriones de un proyecto de Democracia Socialista como posible horizonte de futuro.

En su libro Patricio Martinez J. nos relata un episodio que es revelador del grado de movilización, conciencia de clase y poder popular de los trabajadores y que reproduzco aquí:

“Al siguiente día, 9 de noviembre, a primeras horas de la mañana, la Policía y el Ejército ocuparon la planta eléctrica de la ciudad... obligando a la continuación del trabajo. De inmediato se presentaron los dirigentes de la FTRE y de la Asociación Gremial del Astillero... y encabezaron una protesta en medio de la calle, iniciándose un tenso diálogo a gritos con los oficiales de Zapadores N·2 Montúfar, durante el cual los obreros portaron y agitaron como símbolo movilizador banderas nacionales en las que habían reemplazado los gallardetes por grandes panes incrustados en las puntas de las astas. Al poco rato concurrió el Intendente de Policía, quien dirigió un mensaje conciliador y pidió y obtuvo de los huelguistas la promesa de suministrar energía eléctrica a la ciudad exclusivamente para el alumbrado público de la siguiente noche, quedando aceptado tácitamente el corte de fluido eléctrico hacia los tranvías y hacia las casas y fábricas, tanto diurno como nocturno”(2).

Las principales influencias externas que influyeron en este hecho histórico son el anarquismo que como corriente obrera mundial llega a Guayaquil, la Primera guerra mundial (1914-1918) que afecta seriamente la economía del Ecuador, la Revolución de Octubre (1917) cuyos ecos resonaron en la huelga general del 15 de noviembre y curiosamente un poco menos la Revolución Mexicana (1910-1917) quizás por el hecho de ser una revolución campesina y por el tradicional cerco que el poder mundial tiende sobre los países hermanos de América Latina y que hasta el día de hoy nos tiene aislados y separados.

Las repercusiones de esa gran huelga de trabajadores de Guayaquil son extraordinarias, ni más ni menos que se constituye en un antecedente del fin de la dominación plutocrática a través de la Revolución Juliana (julio de 1925) que fue un movimiento cívico militar que estalló 3 años después de la huelga general de Guayaquil y que tuvo un contenido progresista modernizador que contó con el respaldo de capas medias y sectores populares. Más tarde nace el Partido Socialista 1926 como expresión política de los trabajadores y parte de los sectores medios, posteriormente nace la seguridad social en 1928, de una escisión del Partido Socialista, se oficializa el Partido Comunista en 1933, además se aprueba el primer código del trabajo en 1938. Además toda la organización sindical posterior al 15 de noviembre de 1922 tiene como pilar y referencia base la gran huelga de Guayaquil.

(1) Puig Vilazar, Carlos, Sacrificio de un pueblo 15 de Noviembre de 1922, pág. 17, colección Movimiento obrero ecuatoriano núm.2, 1983. Litografía e imprenta de la Universidad de Guayaquil. Carlos Puig fue un abogado que representó a los trabajadores en la huelga ferroviaria y en la huelga general.

(2) Patricio Martínez J., Guayaquil Noviembre de 1922. Política Oligárquica el Insurrección Popular, CEDIS. Quito-Ecuador, 1988, pág. 66.


https://kaosenlared.net/ecuador-la-huelga-general-del-15-de-noviembre-de-1922/


Fascismo y monopolismo, Hitler y Thyssen eran gente nada corriente

Thyssen detrás de Hitler
El fascismo no es propio de la “gente corriente”, como dice la BBC (*), ni de la pequeña burguesía, ni del lumpen. El fascismo es una forma de dominación característica del capital monopolista. Fritz Thyssen, un ejemplo perfecto de ello, fue el principal impulso para que Hitler llegara al poder en Alemania en 1933.

No es ningún misterio porque lo admitió él mismo. En 1941 publicó sus memorias, que se titulaban así: “Yo financié a Hitler”. En 1923, diez años antes de llegar al gobierno, Thyssen le entregó 100.000 marcos oro, una suma fabulosa.

En los años veinte Thyssen tenía pocos contactos en los círculos políticos alemanes, por lo que recurrió a un amigo, el general Erich Ludendorff, un antiguo prusiano y buen amigo del mariscal Paul Von Hindenburg, Jefe del Estado Mayor de las fuerzas alemanas durante la Primera Guerra Mundial.

Durante la guerra, Ludendorff fue uno de los designados para salvar al imperialismo alemán. En su persona coincidían el viejo militarismo prusiano de los “junkers” con los grandes capitalistas. Fue uno de los primeros impulsores de las bandas de matones que hostigaban a los obreros y los comunistas en sus reuniones y manifestaciones.

Estaba pagado por monopolistas, como Minnoux del grupo Stinnes. Los matones a su servicio se reclutaban entre los veteranos desmovilizados de la guerra mundial, de los que Hitler formaba parte. El general fue quien puso en contacto a Hitler con Thyssen.

El monopolista había heredado de su padre una fábrica de acero y una industria metalúrgica en la región del Ruhr, y las transformó en un imperio. A principios del siglo XIX, tenía una posición dominante en la vida industrial y financiera alemana y una gran influencia en varios países de Europa.

Después de la Primera Guerra Mundial se dedicó a la política. No aceptó las sanciones económicas impuestas en los acuerdos de paz de Versalles tras la Primera Mundial y desató una campaña de resistencia contra la ocupación francesa del Ruhr.

Thyssen buscaba un prototipo de nuevo dirigente político para Alemania. “En un país que con siete millones de desempleados, era necesario desviar el pensamiento de las masas de las falsas promesas del socialismo radical. Porque estos extremistas habían comenzado a tomar el control durante la depresión económica, al igual que estuvieron cerca de ganar durante el período revolucionario posterior al colapso de 1918”, escribió en sus memorias.

El fascismo, pues, debía hacer frente al movimiento obrero y a la revolución socialista y Thyssen vió en Hitler a su mejor peón. El dinero y el apoyo político de Thyssen fueron lo que sostuvieron a loz nazis durante diez años, hasta que finalmente se auparon en el poder.

(*) http://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-46097108

martes, 13 de noviembre de 2018

Lecciones de periodismo

B.

Diario EL PAIS: "Un Guardia Civil de 50 años ha muerto esta madrugada (del viernes pasado) en Badajoz tras verse involucrado en una trifulca (o "reyerta") en un pub en la que recibió dos puñaladas. Se encontraba fuera de servicio".

Principios básicos de periodismo y justicia española:

1.- Matar a un guardia civil fuera de servicio en un pub de Don Benito (Badajoz) es una "trifulca".

2.- Una pelea de bar con guardias civiles fuera de servicio en Alsasua es "terrorismo".

Gracias,no se merecen.

Buenas tardes.

En Oriente Medio parece que no pasa nada pero todo marcha muy rápido

La noticia no puede ser más sorprendente: ayer Emiratos Árabes Unidos anunció la reapertura de su embajada en Damasco (1). Los países del Golfo consideran, pues, que la Guerra de Siria ha acabado y que no han conseguido sacar adelante ninguno de los planes que concibieron en 2011.

La correlación de fuerzas de Oriente Medio sigue cambiando a un ritmo vertiginoso, en detrimento de los países del Golfo, ahora divididos y con Turquía apoyando a Qatar, donde ha instalado una base militar. A cambio Qatar ha puesto sus divisas encima de la mesa para sacar a Turquía de la crisis financiera.

Turquía se niega a participar en las sanciones contra Irán (2) y Estados Unidos tiene que seguir reculando. A Erdogan le preocupa el apoyo de Emiratos Árabes Unidos a los grupos yihadistas en Libia, Yemen y Siria. Para rematar, los sátrapas del Golfo siguen financiando a los kurdos y oponiéndose a la Hermandad Musulmana.

El acercamiento de Emiratos Árabes Unidos a Siria pretende frenar la influencia creciente de Turquía en el norte de Siria. A su vez, Turquía reacciona desempolvando el asesinato de Khashoggi y poniendo a los saudíes contra las cuerdas.

La marejada obliga a Estados Unidos a matizar. No se pueden poner todos los huevos en la misma cesta, y menos en Oriente Medio. En Washington tienen que dar algo también a Erdogan de vez en cuando.

(1) https://www.almasdarnews.com/article/uae-reopen-embassy-syria/
(2) https://www.reuters.com/article/us-usa-iran-sanctions-turkey/turkey-says-it-will-not-abide-by-renewed-sanctions-on-iran-idUSKCN1NB0VI

Un contraejemplo del ‘expansionismo ruso’: el tratado del Mar Caspio

Una vez desaparecida la URSS, e incluso antes, es muy corriente la equiparación de Rusia a cualquier otro país capitalista, especialmente a Estados Unidos según la doctrina de la simetría perfecta “tanto monta, monta tanto”. Los unos (rusos) hacen lo mismo que los otros (estadounidenses).

Un país capitalista sólo puede ser imperialista, esto es, expansionista, sobre todo si nos referimos a una gran potencia, como Rusia. Sería de una “lógica” impecable de no ser porque los hechos muestran algo bien diferente, sencillamente porque no son “lógica”, no salen de la cabeza sino de la historia.

Desde 1989 lo que los hechos muestran es que Rusia no sólo no se ha expandido sino todo lo contrario: se ha contraído. Es una federación de Estados que ha perdido a 16 Estados que antes formaban parte de la URSS.

La relación con esos Estados, que ahora son vecinos, ha cambiado radicalmente. No son una especie de “protectorados” sometidos a la fuerza de Moscú, ni siquiera en ese tipo de litigios fronterizos que siempre suelen tener los vecinos, como en el Mar Caspio, unas aguas que antes sólo tenían dos riberas (URSS e Irán) y ahora tienen cinco (los dos anteriores más Azerbaián, Kazajstán y Turkmenistán).

Desde 1940 la URSS se repartió el Mar Caspio con su vecino por la mitad y a partir de 1989 se han celebrado negociaciones durante  20 años, hasta que el 12 de agosto pasado se firmó el nuevo tratado que redefine el estatuto de las aguas de una manera totalmente pintoresca: el Mar Caspio no es un mar ni tampoco es un lago.

La nueva configuración de Caspio se ha llevado a cabo sin la intervención de ninguna potencia exterior, o sea, de Estados Unidos, y con la voluntad que quede fuera de sus aguas para siempre.

A partir de ahí, los beneficiarios de los inmensos recursos del Mar no pueden ser otros que los propios ribereños, por lo que cabe preguntar cuál de ellos sale ganando, lo que tiene una respuesta muy sencilla: los más pequeños, es decir, las tres repúblicas turcófonas de Azerbaián, Kazajstán y Turkmenistán.

Es un reparto muy extraño, teniendo en cuenta que estamos acostumbrados a que en el mundo ganen siempre los más fuertes, lo cual significa que a Rusia e Irán lo que más les interesa es mantener buenas relaciones con ellos a fin de impedir cualquier tipo de provocación procedente de Estados Unidos con la excusa de disputas sobre las aguas jurisdiccionales.

Eso demuestra que, por complejo que sea, un acuerdo entre países vecinos es siempre mucho más fácil cuando los imperialistas no meten sus narices.

En el caso del Mar Caspio estamos hablando del reparto de un bocado gigantesco, tan grande que lo “lógico” es que no hubiera habido ningún acuerdo. Las tres pequeñas Repúblicas no sólo se quedan con una parte mayor que la que les hubiera podido corresponder sino que, además, podrán exportar gas directamente a occidente y competir con Rusia e Irán en los mercados internacionales.

Si hubieran definido al Mar Caspio como un “mar”, estaría sometido a la Convención de la ONU sobre la materia, donde impera el “libre acceso”, por lo que la OTAN y los imperialistas podrían introducir buques de guerra. Durante un cierto tiempo, tanto Azerbaián como Kazajstán permitieron la presencia de la OTAN sobre su territorio, lo que ahora empieza a cambiar, hasta el punto de que es posible que Bakú ingrese en la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva.

En Asia central el tablero de inclina hacia el este y lo hará de una manera mucho más clara cuando la Ruta de la Seda entre en funcionamiento.

lunes, 12 de noviembre de 2018

‘La ultraderecha’ y el gobierno se manifiestan juntos en Polonia para celebrar la independencia

Ayer el presidente polaco, Andrzej Duda, encabezó la manifestación que recorrió las calles de Varsovia para conmemorar el centenario de la independencia de Polonia, una movilización en la que los ministros fueron de la mano de los neonazis.

Se vieron emblemas del partido “Campamento Radical”, una formación polaca que tiene sus orígenes en un movimiento fascista que nació en los años treinta, y del partido italiano Fuerza Nueva.

También hubo algunos grupos que corearon mensajes racistas a favor de una Europa blanca o contra los refugiados, e incluso se quemaron algunas banderas de la Unión Europea.

Hasta ahora sólo los nazis convocaban la manifestación, hasta que finalmente el gobierno se ha sumado a ella y la ha encabezado, con la excusa de que el acto fuera inclusivo, es decir, transversal y abierto a “todos”.

En el discurso con el que arrancó la marcha, Duda insistió en que era “un acto abierto a todos y en el que todos pueden encontrar un acomodo”. Sin excepciones. Hasta el punto de que se organizó de manera conjunta con los nazis.

La manifestación del año pasado fue criticada por el Parlamento Europeo en una resolución donde se instaba a los Estados miembros a actuar de manera decisiva contra el fascismo (perdón: “la ultraderecha”).

En 2012 y 2013 la monifestación acabó en enfrentamientos con la policía y decenas de nazis detenidos, lo que llevó al Ayuntamiento de Varsovia a prohibirla por su carácter político.

Ahora los nazis han ganado la partida. Se han salido con la suya y la convocatoria cuenta con todos los avales del gobierno y el partido Ley y Justicia (PiS), que les dan cobertura.

La oposición ha cargado contra ellos, acusándoles de legitimar a los grupos fascistas. Para la dirigente del partido liberal Nowoczesna, Katarzyna Lubnaue, es lamentable que el presidente polaco marche junto a los fascistas.

Rafal Pankowski, uno de los responsables de la organización antirracista Nigdy Wiecej, explicó que el simple hecho de que gobierno y los grupos nazis hayan podido sentarse a negociar una manifestación conjunta es, de por sí, muy preocupante, y refleja un acuerdo “peligroso”.

El presidente del Consejo Europeo, el polaco Donald Tusk, estuvo presente en los actos organizados en Varsovia, algo que podría entenderse en clave electoral, ya que el político liberal suena como candidato de la oposición a la presidencia de Polonia en las elecciones de 2020.

domingo, 11 de noviembre de 2018

‘Yemen será un cementerio para los agresores saudíes’


El viernes un alto dirigente huthi, Mohammed Abdulsalam, dijo que Yemen será un “cementerio” para los agresores saudíes a medida que prosigan su avance sobre la ciudad portuaria de Al-Hodeida.

“Nuestro pueblo, con su defensa a ultranza de Hodeida, ha demostrado una vez más que Yemen será un cementerio para los agresores”, anunció Abdulsalam a través de Twitter.

Abdulsalam también afirmó que los agresores no habían logrado ninguno de sus objetivos debido a la “firmeza ejemplar” del pueblo yemení. También acusó a la coalición dirigida por Arabia Saudí de cooperar con el Califato Islámico y Al Qaeda.

“La coalición británico-estadounidense-israelí, así como mercenarios y grupos terroristas nacionales y extranjeros, entre ellos el Califato Islámico y Al Qaeda [...] no han logrado ninguno de sus objetivos tras cuatro años de agresión, debido a la determinación ejemplar de la nación”, manifestó.

A primeras horas del viernes, las fuerzas capitaneadas por los saudíes hicieron otro intento de avanzar en Hodeida. Fuentes cercanas a los agresores afirmaron que más de 100 combatientes huthíes habían muerto y que las fuerzas de la coalición habían avanzado hacia los lados norte y oeste de la ciudad portuaria.

Los huthíes lo niegan. Según su versión, las fuerzas respaldadas por Riad ya habían perdido más de 500 combatientes desde el comienzo de su nueva ofensiva en Hodeida.

No obstante, las fuentes sobre el terreno y los vídeos muestran que las fuerzas atacantes saudíes han hecho algunos progresos. Si los huthíes no son capaces de romper el cerco de Hodeida por las fuerzas de la coalición, corren el riesgo de perder la batalla.

También es cierto que las posiciones saudíes al este de la ciudad están muy agobiadas y los huthíes podrían aprovecharlo para contraatacar.

https://southfront.org/houthis-al-hudaydah-battle-shows-yemen-is-graveyard-for-saudi-led-forces/