miércoles, 27 de diciembre de 2017

Turquía ordena la detención del agente de la CIA que organizó el golpe de Estado

Fuller, el hombre de la CIA
El gobierno turco ha emitido una orden de detención contra Graham Fuller, el agente de la CIA que organizó el fallido golpe de Estado del verano de 2016 para destituir a Erdogan.

Es un reflejo de las crecientes tensiones entre Ankara y Washington que, a pesar de ser socios en la OTAN, han revocado los visados de entrada en sus respectivos países para los ciudadanos del otro.

En el revuelo sobre las elecciones presidenciales, se ha sabido que el general Michael Flynn, antiguo consejero de seguridad nacional de Trump, había preparado el secuestro del clérigo Fetullah Gülen en Pensylvania, para entregarlo a los tribunales turcos como chivo expiatorio del golpe. Su destitución lo ha impedido.

Fuller tiene 80 años de edad y vive en Canadá. Es uno de los mejores expertos que ha tenido la CIA en Oriente Medio.

Por su parte, Gülen es otro peón de la CIA involucrado en el golpe de Estado de julio de 2016. Dirige una red de empresas, escuelas y ONG musulmanas en Oriente Medio, África y Asia central que ha sido utilizada por la CIA como tapadera.

Esa especie de Opus Dei musulmán ha sido definida por el fiscal turco que lleva el caso del golpe de Estado como una organización terrorista que desde los años ochenta del siglo pasado se infiltró en el aparato del Estado para ponerlo al servicio de la OTAN y de Estados Unidos.

El golpe de Estado ha sido el detonante para que Erdogan emprenda una depuración a fondo de un ejército y una Administración pública que hasta ahora eran apenas una sucursal de los imperialistas. El número de detenidos por “terrorismo” asciende a 50.000 y el número de funcionarios despedidos a 150.000.

A Fuller le acusan de mantener una estrecha relación con Gülen y de introducirle en Estados Unidos. Es un veterano de la CIA que empezó su carrera como espía en los años sesenta y acabó como consejero de seguridad nacional en la Casa Blanca.

En 1988 se unió a la Rand Corporation, un equipo que mantiene estrechas vinculaciones con el Pentágono. En 2006 fue profesor de historia en la Universidad Simon Fraser, en Vancouver, Canadá, donde vive en la actualidad.

El viernes envió un mensaje por correo electrónico a varias agencias de noticias en las que rechaza las imputaciones de la fiscalía turca. Asegura que no ha viajado a Turquía desde hace cinco años y que sólo ha visto a Gülen una vez en 2002 en Estambul, cuando ya no estaba en la CIA.

No obstante, dice Fuller en su mensaje, es normal que le acusen a él ya que la CIA tiene un largo historial de injerencias en los asuntos internos de Turquía.

https://intelnews.org/2017/12/04/01-2225/

Más información:

No hay comentarios:

Publicar un comentario