lunes, 18 de septiembre de 2017

La guerra entre las FDS y el ejército regular sirio está cada vez más cerca

Ahmed Abu Khawla, de las FDS en Deir Ezzor
Las FDS no permitirán que el ejército regular cruce el rio Éufrates para recuperar el este de Siria, declaró el viernes Ahmed Abu Khawla, uno de sus comandantes, aunque lo cierto es que ese mismo día las primeras unidades empezaron a hacerlo, según informó la prensa rusa.

Dichas declaraciones replicaban a las de Buthaina Shaaban, la consejera del gobierno sirio, que ya expusimos aquí anteriormente.

En Siria se está produciendo, pues, una escalada que, de momento es sólo verbal, pero que la prensa árabe ya teme que pueda conducir a una guerra dentro de la guerra, esta vez, contra otros secuaces del imperialismo, las FDS y, por lo tanto, contra los kurdos, que pueden verse sometidos a un fuego cruzado con Erdogan y Bashar Al-Assad.

Hasta ahora la mediación de rusos e iraníes con turcos, sirios y kurdos no han sido capaces de impedir la escalada, no hay niguna garantía de que en el futuro eso sea posible, a causa de la injerencia de Estados Unidos, que quiere replegar a sus fuerzas, yihadistas y FDS, hacia las regiones desérticas del este de Siria y tomar el control de Deir Ezzor.

El ejército regular ha llegado hasta Deir Ezzor por el oeste. La semana pasada rompieron el asedio del Califato Islámico, pero se tropezó con una ofensiva similar y simultánea de las FDS procedente del este, lo cual no puede ser casualidad.

En la la ciudad ha empezado a funcionar un denominado “consejo militar” de las FDS capitaneado por Khawla que se declara como autoridad política, no se sabe por obra y gracia de quién porque a lo largo de la guerra en Deir Ezzor siempre se mantuvieron los mismos órganos de gobierno. Se trata, pues, de una usurpación.

“Ahora hay tres kilómetros entre nosotros y la orilla oriental del río”, dijo Khawla. “Una vez que nuestras fuerzas alcancen la zona, consideraremos que cada disparo que se produzca es un ataque al aconsejo militar”.

“Hemos advertido al régimen y a Rusia que estamos al borde del Éufrates y que puedan ver avanzar a nuestra fuerzas”, añadió. “No permitiremos al régimen o a sus milicias atravesar la orilla oriental”.

El comandante de las FDS debió perder sus prismáticos porque el ejército regular ya había cruzado el río. Cuando se lo comentaron, el comandante negó la evidencia coo los avestruces: es propaganda, nadie lo ha cruzado.

Para prevenir una guerra abierta, Estados Unidos y Rusia mantienen actualmente negociaciones para fijar una línea de demarcación que, hasta ahora, estaba fijada en el río Éufrates. Ahora lo que se discute es el propio río y va a ser muy complicado que lleguen a un acuerdo para fijar cualquier otra línea.

El propósito del “consejo militar” de Khawla es evidente: echar la zarpa sobre los pozos petrolíferos de la provincia, ya que el gobierno sirio “no está capacitado para dirigir y gobernar al pueblo”, ha dicho Khawla.

Pero las declaraciones de las FDS no están muy coordinadas con la “coalición internacional”, aunque unos hablen en no bre de los otros. El día anterior los portavoces de la “coalición internacional” habían dicho que las FDS no tenían intención entrar en Deir Ezzor porque quedaba fuera de la línea de demarcación.

24 horas más tarde Khawla adivinó el pensamiento de los habitantes de la ciudad, diciendo lo mismo que dicen en Europa los diletantes partidarios de la equidistancia: que no querían ser gobernados ni por el Califato Islámico ni por el gobierno de Damasco. Entre ambas partes las FDS y sus amos de Washigton se postulan como el “tercero en discordia”.

Según Khawla, las FDS las integran 10.000 combatientes, la mayor parte de los cuales son miembros de las tribus árabes del este de Siria, y el resto kurdos. “Todos nuestros soldados se entrenan en los campos de la coalición estadounidense, que supervisa nuestro adiestramiento y nuestro armamento”, declaró.

Sí, en las FDS Estados Unidos lo supervisa todo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario