sábado, 9 de septiembre de 2017

38 manifestantes heridos en Corea del Sur en las protestas contra la instalación de misiles

El miércoles por la noche 38 manifestantes resultaron heridos en Corea del Sur a causa de los enfrentamientos con los antidisturbios por las protestas contra el despliegue de dos de los sistemas estadounidenses de Defensa Terminal de Área a Gran Altitud (Thaad).

Miles de manifestantes se reunieron en el condado de Seongju, provincia de Gyeongsang, a unos 300 kilómetros al sur de la capital, Seúl, donde ya se han instalado los sistemas de misiles Thaad para expresar su indignación a la presencia militar de Estados Unidos.

Los enfrentamientos estallaron cuando la policía antidisturbios cargó contra los manifestantes, que respondieron lanzando botellas de agua a los vehículos y a la policía.

Según los manifestantes, el despliegue del Thaad convertiría al lugar en un objetivo principal para Pyongyang, además de otros problemas.

Según fuentes oficiales, 38 manifestantes resultaron heridos en los enfrentamientos, y 21 de ellos fueron enviados a hospitales, pero no indican lesiones que amenazaran la vida. Varios policías también resultaron heridos en estos choques.

A principios del lunes, unos 8.000 policías surcoreanos habían sido desplegados en la zona para reprimir las protestas y allanar el camino a la llegada de 10 vehículos militares estadounidenses que transportaban equipo para los cuatro lanzadores Thaad restantes.

Los vehículos de transporte llegaron en la madrugada del jueves a un antiguo campo de golf, cerca de la ciudad, donde ya había montado un par de lanzadores y un poderoso radar.

Estados Unidos y Corea del Sur acordaron la semana pasada adelantar la instalación del Thaad para seguir presionando a Corea del norte y a China. Estados Unidos ya ha concentrado un importante dispositivo naval en el Mar Amarillo.

Los medios de comunicación de todo el mundo repiten insistentemente que el sistema Thaad es un “escudo” para proteger a Corea del sur de los ataques de sus vecinos del norte. En realidad, es un sistema avanzado de alerta que protege a Estados Unidos de los misiles chinos.

Estados Unidos también tiene desplegado el sistema de misiles Thaad en Hawai y en su base naval de Guam.

Como consecuencia de la instalación de Thaad, China ha adoptado represalias económicas contra Corea del sur y los consumidores chinos han iniciado una campaña de boicot contra el monopolio surcoreano Lotte, que permitió que el sistema defensivo se instalara en uno de sus terrenos. Varias de las tiendas de Lotte en China han tenido que cerrar.

Las protestas populares en Corea del sur son una constante desde que se anunció la instalación de los misiles y se dirigen tanto contra su propio gobierno como contra Estados Unidos. En junio unos 3.000 manifestantes formaron una cadena humana alrededor de la embajada estadounidense en Seúl, la capital surcoreana.

Aunque los medios digan lo contrario, la instalación de los misiles tiene poco que ver con Corea del sur. En más de una ocasión el Primer Ministro surcoreano Moon Jae-in ha mostrado sus dudas al respecto porque es una pura instrumentalización del país por intereses ajenos, pero Estados Unidos ha presionado para llevar sus misiles delante de las narices de China.

1 comentario:

  1. Venezuela, Cuba... quizá se prestasen o deberían prestar para algo parecido por parte de Rusia y China, como contrapartida al despliegue de la OTAN por el mundo, con que se les cerca a ellos.

    ResponderEliminar