lunes, 28 de agosto de 2017

Los GEO patrullan las calles en busca de yihadistas para matarlos

Las Fuerzas de Seguridad del Estado llevan meses tomando medidas extraordinarias para combatir la amenaza del terrorismo yihadista, que hace dos semanas logró atentar en suelo nacional después de 13 años sin conseguirlo. El Ministerio del Interior tiene en marcha un dispositivo para garantizar que los Grupos Especiales de Operaciones (GEO) de la Policía Nacional pueda reaccionar ante un posible atentado en Madrid en cuestión de minutos. Efectivos de esa unidad de élite patrullan de forma constante por las calles del centro de la capital para rebajar al mínimo el tiempo de intervención ante un hipotético ataque.

El dispositivo, que recibe el nombre de Operación Madrid, fue activado a comienzos de año y funciona ininterrumpidamente desde entonces, según han confirmado fuentes de la lucha antiterrorista. Los agentes se desplazan diariamente a la capital desde Guadalajara, donde el GEO tiene su cuartel general, y ya en Madrid utilizan las instalaciones de la Policía Nacional en el distrito de Moratalaz como base para labores logísticas y de avituallamiento.

En su labor de vigilancia por Madrid, los GEO están utilizando coches camuflados sin ningún tipo de anagrama. Sin embargo, se desplazan dentro de los vehículos completamente uniformados y también con el armamento específico que compone su dotación. Circulan en comandos de cuatro o cinco efectivos y están en continuo movimiento por la ciudad, aunque la prioridad son los puntos de la capital más expuestos a la amenaza yihadista, identificados previamente por los servicios de inteligencia y de información del Estado.

Ante un riesgo para la seguridad ciudadana, los efectivos de la operación Madrid tienen la orden de tirar a matar, tanto a viandantes como a conductores peligrosos. En episodios con rehenes, también se descarta la opción de negociar con los atacantes. La prioridad es neutralizar [sic] a los secuestradores cuanto antes, tras las experiencias que demuestran que el único objetivo del terrorismo yihadista es aprovechar cada minuto disponible para apuntarse el mayor número posible de víctimas. El precedente más claro es el ataque en la discoteca Bataclán de París, en noviembre de 2015, donde los yihadistas dispusieron de dos horas y 38 minutos para masacrar a 89 asistentes a un concierto con actos de violencia extrema que incluyeron mutilaciones sexuales y torturas.

La creación de estas patrullas del GEO fue acordada por [el Ministerio de] Interior tras el atentado de Berlín del pasado 19 de diciembre, en el que un yihadista utilizó un camión de gran tonelaje para embestir un mercado navideño. Fallecieron 12 personas y otras 56 resultaron heridas. El terrorista logró huir y no fue localizado hasta el 23 de diciembre a las afueras de Milán. Solo un día después de ese atentado, la Comisaría General de Seguridad Ciudadana de la Policía Nacional emitió una circular para pedir a los ayuntamientos de toda España que colocaran “medidas de protección física en espacios públicos” como “maceteros o bolardos” para tratar de reducir el riesgo de atropello masivo en fechas navideñas.

Fuentes de la lucha antiterrorista han confirmado ahora que, en paralelo a esa medida, también se adoptó la decisión de que comandos de los GEO recorrieran de forma permanente las áreas más amenazadas de Madrid. Hasta que entró en vigor este plan, en los casos en los que era necesaria su participación había que esperar a que se desplazaran desde su base en Guadalajara, situada a 60 kilómetros de la Puerta del Sol. Su intervención ahora sólo requeriría unos minutos.

El GEO fue creado en 1977 como el cuerpo de élite de la Policía Nacional para hacer frente a situaciones especialmente críticas y desde entonces ha intervenido en la desarticulación de más de 40 comandos terroristas. En los últimos años, su entrenamiento se ha modificado para hacer frente a las nuevas tipologías del terrorismo yihadista. Disponen de armas largas capaces de repeler a los temidos kalashnikovs, los fusiles de asalto más utilizados por el Estado Islámico en sus ataques en Europa, y cuentan con expertos francotiradores, contrafrancotiradores y submarinistas, entre otros especialistas.

Tras los atentados de Barcelona y Cambrils, [el Ministerio de] Interior ha acordado mantener el nivel 4 de alerta antiterrorista, que se encuentra activado desde junio de 2015 e indica un riesgo alto de ataque. Se sitúa solo un escalón por debajo del máximo nivel, el 5, reservado para escenarios de ataque inminente. Con todo, los expertos de la lucha antiterrorista han decidido incorporar otras medidas para reforzar la seguridad de la población y de los intereses nacionales, dentro y fuera de las fronteras españolas.

La Secretaría de Estado de Seguridad emitió una circular ese mismo sábado para que se establezcan mayores controles en sitios con elevada “concentración de personas”, especialmente en lugares turísticos; se realicen más inspecciones aleatorias en “plazas, paseos marítimos y calles peatonales”; se intensifiquen los controles en la frontera con Francia, y se aumente la colaboración con las policías locales para detectar zonas de riesgo en las que se puedan instalar “medidas pasivas de seguridad” como bolardos y maceteros. También se ha aumentado la vigilancia de infraestructuras críticas.

https://www.elconfidencial.com/espana/2017-08-28/geo-abatir-patrulla-operacion-madrid_1434118/

No hay comentarios:

Publicar un comentario