domingo, 6 de agosto de 2017

‘Greguerías’ y ‘arbitrismos’ para solucionar el ‘procès’ catalán

Ramón Gómez de la Serna
Bianchi

"Greguerías" eran una especie de "paridas", más o menos ingeniosas, que se le ocurrían en los años veinte-treinta del siglo pasado a Ramón Gómez de la Serna, un surrealista de derechas que frecuentaba las tertulias de los cafés madrileños cuando no había televisión -sí radio- y se discutía del gobierno y de estética hasta extremos de pasar a las manos (Valle-Inclán perdió su brazo en una disputa de estas), que así de apasionados eran entonces y no como ahora que todo es fingimiento, mentira y servir a la voz de su amo. Nada que ver. En este rubro cualquier tiempo pasado fue mejor por lo que de auténtico tenía.

"Arbitrismo" -"arbitristas"- se decía en el siglo XVII de quienes proponían soluciones y/o remedios a los "problemas de España" (la de los Austrias) de tipo más bien económico, y no tanto filosófico-culturales que fue más propio de la "Generación del 98" (tras la pérdida de las últimas colonias españolas) convirtiendo el "problema de España" poco menos que en un género ensayístico, pero ya sin la "mala prensa", vale decir, que tenían los "arbitristas" del seiscientos (el siglo, no el coche).

Bueno, pues, se me ocurre proponer una solución al "problema catalán" (los problemas que no se arreglan y se enquistan acaban en conflictos irresolubles o en "pax romana", porque una cosa es un "problema" y otra un "conflicto", así como una mesa es una mesa, y un vaso es un vaso, que diría el philosopho de la escuela parmenídea Mariano Rajoy) y es la siguiente, que sonará extravagante y cachonda, pero no menos plausible que la de un arbitrista o una greguería tan celebrada por ocurrente en el café Gijón madrileño.

Sin perder más tiempo, hela aquí: expulsar del territorio ibérico a los catalanes todos, como se expulsó a los judíos por los Reyes Católicos en 1492 y cien años después a los moriscos (y a los nazaríes del Reino de Granada, que estos ni españoles eran, como es sabido), y si parece exagerada mi medida, pues se expulsa solo a los "independentistas" catalanes. Pero no por catalanistas o antiespañoles, sino por malos españoles o españoles que no saben que lo son. Y aquí paz y después gloria, que es la máxima y apotegma que resume y preside la política española desde que se expulsó -otra expulsión- a los soldados bonapartistas y a los "afrancesados".

Bonjour.

No hay comentarios:

Publicar un comentario