domingo, 27 de agosto de 2017

Fanáticos, sí, vale, pero no más que...

Bianchi

... (los yihadistas) la "civilización judeocristiana" y sus "cruzadas" a la conquista de "tierra santa" donde se cometieron aberrantes escabechinas sin cuento.

Tengo para mí que este "fanatismo" es envidiado secretamente -freudianamente o jungianamente- por la Santa Sede que ve cómo todavía hay quien se inmola por unos ideales religiosos que para sí quisieran en su grey y rebaño, pero lo que en el cristianismo era "evangelización", en el Islam es "yihadismo" (que ni saben lo que significa esta palabra), "terrorismo", "fundamentalismo", y no dicen "hooliganismo" porque esto pertenece al rubro del planeta fútbol, occidental, por supuesto. Se tiene que conformar el cristianismo con años santos compostelanos, peregrinaciones, jubileos, viajes a Lourdes, Fátima y alguna beatificación por ahí que esté a tiro y echarse a la boca.

Ah, o tempo, o mores !

Sin embargo, el Estado Vaticano, corroído de oscura envidia, tilda de "fanáticos" a aquellos creyentes, velis nolis, nolens volens, quieras que no, guste o no, en unos "valores" que ellos enarbolaron in illo tempore y hoy no comulga -dicho pintiparadamente- nadie salvo cuatro viejas y dos franquistas. Se trata de destrozar los "valores" que defiende el otro, el rival.

Seré breve. De un tiempo acá, sobre todo en medios carpetovetónicos y ultramontanos pero que vienen bien sus monsergas a los medios "liberales" cuando conviene y procede, que aquí vale todo, se oye el mantra que dice que en España hay inflación de mezquitas, pero en los países árabes y/o musulmanes (Irán, por ejemplo, no es árabe, y no digamos Malasia o Pakistán, pero sí musulmanes) no se ve una Iglesia cristiana (salvo las coptas en Egipto) ni por el forro de los cojones, dicho en argenta, lo que dice mucho de nuestra tolerancia democrática con los moromierdas en suelo patrio y nada de la intolerancia fanática de esa religión equivocada como es la mahometana, incluida la Guardia Mora de Franco en tiempos.

Queda muy lejano -para estos ignorantes con avaricia- aquel siglo XVIII en el que Voltaire denunciaba la intolerancia cristiana porque podían verse iglesias católicas y protestantes en tierras árabes mientras que resultaba imposible encontrar una mezquita en territorio cristiano.

¿De qué ostias hablan estos payasos, mecagoensudiós?

Kyrie eleison.

No hay comentarios:

Publicar un comentario