sábado, 19 de agosto de 2017

El ejército de Estados Unidos seguirá ocupando Siria durante decenios en el futuro


El ejército de Estados Unidos seguirá ocupando Siria durante decenios en el futuro, según Talal Sylo, portavoz de las autodenominadas “Fuerzas Democráticas de Siria” (FDS).

Los intereses estratégicos obligarán a Estados Unidos a continuar ocupando militarmente las regiones del norte de Siria durante decenios, de acuerdo con las aspiraciones de las fuerzas independentistas kurdas, añadió Sylo (1).

Para el representante de las FDS, Washington continuará desarrollando su estrategia política en las regiones del norte de Siria ocupadas por dicha organización a través de iniciativas de cooperación económica y militar diversas y variadas con las instituciones políticas kurdas que ha establecido el PYD tras la marcha del Califato Islámico.

En otras intervenciones anteriores, el portavoz ha admitido abiertamente que las FDS eran un instrumento de la política exterior estadounidense y que eran sus jefes en Washington quienes les prohibían cooperar con el gobobierno de Damasco y con Rusia.

En repetidas ocasiones el representante de la Operación Inherent Resolve, el general Rupert Jones, ha declarado que la llamada “coalición internacional” dirigida desde Washington nunca permitiría al ejército regular sirio desplazarse a las zonas de Rojava controladas por las FDS.

Uno de los objetivos fundamentales de los bombardeos de la aviación estadounidense en Rojava ha sido la destrucción de los puentes sobre el río Éufrates, que el Pentágono considera como una parte integrante del plan de asentar a Estados Unidos en Oriente Medio disimulado bajo la apariencia de un Estado kurdo independiente.

El año pasado el diario Asharq Al-Awsat informaba de que el Califato Islámico había enviado a una delegación tribal a negociar con el PYD. Estaban dispuestos a abandonar Raqqa por las buenas si se les dejaba replagarse hacia Damasco y Deir Ezzor (*), que es una de las constantes de la estrategia del Pentágono en Siria: sacar a los yihadistas de las zonas controladas por los kurdos para llevarlas hasta las que controla el ejército regular.

(1) https://www.almasdarnews.com/article/us-forces-occupy-syria-decades-come/
(2) http://www.fort-russ.com/2016/08/breaking-us-occupation-of-syria-now.html

Más información:
- Estados Unidos seguirá invadiendo Siria tras la derrota del Califato Islámico

1 comentario:

  1. Tanto en el caso de la ciudad de Hasaka como en el del aerouerto militar de Tabqa se ha repetido el mismo patrón: el Estado Islámico ha hecho el trabajo sucio, desalojando al ejército a sangre y fuego, y después el Estado Islámico ha sido desalojado por las fuerzas Kurdas respaldadas EEUU. EEUU no actúa de manera directa, sino a través de una fuerza local, pero lo cierto es que ya están instalados en el aeropuerto de Tabqa y parece que tienen pretensiones de establecer un protectorado kurdo al oriente del río Eufrates. Por otro lado parece que la burguesía turca está basculando en su política internacional desde EEUU hacia Rusia: eso explicaría el intento de golpe de estado como una injerencia en asuntos internos turcos con apoyo de quienes apuestan por no bascular y mantenerse como hasta ahora en la esfera de EEUU. Ya en el año 1979 Iran consiguió desembarazarse del imperialismo de EEUU y RU a través de la revolución primero y la guerra contra Irak que comienza un año después (¿ casualidad ?), a quien habían "subcontratado" la recuperación de ese pedazo del mundo. Ahora Turquía podría estar emprendiendo el mismo camino. EEUU no ha podido controlar mediante un golpe de estado la situación en Turquía como sí lo consiguió en Egipto; la opción de la acción militar directa es bastante complicada para ellos: en primer lugar porque es muy dudoso que dos países como Rusia e Iran se quedasen de brazos cruzados, en segundo lugar por la dificultad logística de la operación ¿ esde dónde actuar ? Israel seguramente se mantendría al margen consciente de que un revés militar significaría sencillamente su desaparición. Descartados el mar negro, Siria e Irán, quedan pocas opciones, dado que actuar desde Grecia implicaría el visto bueno de Alemania y Francia, que tienen sus propios intereses, y en Irak se está consolidando un poder local cuya neutralización implicaría una costosísima reocupación del país.

    ResponderEliminar