martes, 4 de julio de 2017

La CNN confiesa que emite ‘estupideces’ para consumo de la audiencia

El periodista James O’Keeffe
En otra entrada ya hemos explicado que desde hace años el periodista James O’Keeffe realiza vídeos grabados con cámara oculta para registrar las confesiones, de personalidades políticas sobre los escándalos de actualidad.

Recientemente ha realizado una serie de tres vídeos sobre el tratamiento informativo que está dando CNN a las presuntas injerencias rusas en la campaña presidencial estadounidense del año pasado.

La primera parte del trabajo, transmitida el 26 de junio de 2017, muestra a un productor en jefe de CNN, John Bonifield, responsable de secuencias no políticas, diciendo que las acusaciones de colusión entre Rusia y el equipo de Trump son sólo “estupideces” que se transmiten “para la audiencia”.

En la segunda parte, que se difundió el 28 de junio, se puede ver al presentador de CNN Anthony Van Jones –ex colaborador de Barack Obama despedido de la Casa Blanca por haber puesto en duda públicamente la versión oficial de los atentados del 11 de septiembre– diciendo que todo ese asunto de la “injerencia rusa” es completamente absurdo.

La tercera parte, difundida el 30 de junio, muestra al productor asociado de CNN Jimmy Carr declarando que el presidente Donald Trump es un enfermo mental y que sus electores son “estúpidos como la mierda”.

La cadena de televisión acusa a O’Keefe de haber sacado esas declaraciones de contexto y sus colaboradores han tratado de restar importancia a las afirmaciones grabadas.

Pero la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, subrayó el carácter eminentemente escandaloso de las revelaciones y exhortó a los estadounidenses a que vean los vídeos para que puedan formarse su propia opinión al respecto.

La investigación sobre una posible injerencia rusa en la elección presidencial de Estados Unidos se ha convertido en una obsesión para la CNN, que ha mencionado ese tema más de 1.500 veces durante los dos últimos meses, a pesar de que hasta este momento absolutamente nadie ha aportado la menor prueba que respalde las acusaciones contra Moscú.

Sin embargo, son este mismo tipo de grandes monopolios de la intoxicación los que promueven campañas contra la difusión de noticias falsas en internet. Hace falta tener la cara muy dura.

http://www.voltairenet.org/article196996.html

Vídeos:

No hay comentarios:

Publicar un comentario