jueves, 20 de julio de 2017

El New York Times aconseja a Trump seguir apoyando al yihadismo en Siria

El 12 de abril el New York Times publicaba uno de sus repugnantes editoriales, firmado por Thomas Friedman, tres veces galardonado con el Premio Pulitzer, en el que aconsejaba a Trump apoyar militarmente al Califato Islámico en Siria y combatirlo al mismo tiempo en Irak.

El artículo se titula “¿Por qué Trump combate al Califato Islámico en Siria?”. Según el New York Times habría que hacer lo contrario, como hasta ahora: apoyarlo. Eso permitiría presionar a Bashar Al-Assad, Rusia, Irán y Hezbollah para que dimita del gobierno sirio.

El cínico periódico de Nueva York diferencia entre lo que califica como un Califato Islámico “territorial” que se extiende de Irak a Siria y otro “virtual” que recluta a sus peones a través de internet. Según el editorial, este último es satánico, cruel y amorfo, y disemina su ideología a través de las redes sociales, adoctrina a sus seguidores en Europa y en el mundo musulmán, por lo que es la amenaza más importante para el “mundo occidental”.

El Califato “territorial” es muy distinto del anterior, dice el cretino de Friedman, ya que tiene por objeto derrotar a Al-Assad y sus aliados, lo que le convierte en un punto de apoyo estratégico para Estados Unidos. Si fuera derrotado en Irak y Siria, los atentados del Califato “virtual” se multiplicarían en occidente para compensar la derrota del anterior.

No se puede ser más canalla: para el New York Times lo único importante son los atentados que se cometen en occidente; que una guerra atroz continúe en Irak y Siria no le importa lo más mínimo; incluso lo considera como algo bueno para Estados Unidos.

El periodista aconseja a Trump que permita que el Califato Islámico continúe con la guerra en Irak y Siria “de la misma manera que hemos impulsado a los muyaidines en la guerrra contra las tropas soviéticas en Afganistán” en los años ochenta. Hay que enviar misiles a los yihadistas para que derriben los helicópteros y aviones de caza que utilizan los sirios, los rusos y los iraníes en Siria.

Hasta la etapa de Obama, el Califato Islámico sólo era un apoyo estratégico, pero indirecto, mantenido por la CIA de manera oficiosa, como admitió John Kerry en una reunión en Washington con la “oposición siria”. El yihadismo tenía como objetivo forzar a Bashar Al-Assad a negociar su propia dimisión.

Ahora el New York Times pone encima de le mesa lo que desde 2011 ha constituido la política imperialista en Siria, cínica, velada y mil veces negada. Ellos mismos se han quitado las máscaras y el destape hay que agradecérselo a la derrota del yihadismo en Siria, que ha obligado a que las grandes cadenas de comunicación confiesen lo inconfesable.

Naturalmente que ya lo sabíamos, pero queríamos oirlo de sus propios labios: ellos no combaten al yihadismo; son el yihadismo (incluido el New York Times).

https://www.nytimes.com/2017/04/12/opinion/why-is-trump-fighting-isis-in-syria.html

1 comentario:

  1. Yo no me explico como la gente sigue "informándose" por esos medios de TRVs y prensa, mayoritarios en las diversas naciones, con que se nos manipula o intentan hacerlo.

    A mí me parece vergonzoso y siempre que puedo aclaro que no tengo televisión desde hace 35 años y que tampoco me digno en posar la mirada en esos papeluchos llamados periódicos cuando raramente entro en algún bar para utilizar los sanitarios o tomar velozmente un café y salir huyendo de los cacatúas mediáticos con sus eternas cantinelas: Depósitos en serie de comunicados domesticadores, en los que esos cacatúas que van de periodistas sitúan sus sillas entre un pro y un contra, con apariencias de objetividad, y sin jamás tomar partido en pro de lo realmente ético y justo.

    Forman con el enemigo que nos aliena, enferma y esquilma, porque son perros de la misma camada, serpientes brotadas del seno capitalista: sino no ejercerían en esos medios, donde la verdad y lo que nos importa a los pueblos no tiene ni tendrá jamás cabida, porque a ellos no les interesa debatir sobre los problemas fundamentales que a nosotros importan.

    ResponderEliminar