lunes, 26 de junio de 2017

Trump sabía que la aviación siria no había realizado ataques con armas químicas antes de bombardear el aeródromo de Shajrat

El periodista estadounidense Seymour Hersh
El 6 de abril Trump dio orden de lanzar 59 misiles de crucero Tomahawk contra el aeródromo sirio de Shajrat con la excusa de un supuesto ataque de la aviación siria con armas químicas sobre la ciudad de Jan Sheykun, en poder de los yihadistas.

El domingo el diario alemán Welt am Sontag confirmó que la inteligencia estadounidense advirtió a Trump de que la aviación siria no había empleado gases en su bombardeo y que el objetivo del bombardeo era una reunión de dirigentes de varios grupos yihadistas que operan en la localidad (*).

El artículo está redactado por el veterano periodista estadounidense Seymour Hersh que, una vez más, vuelve a sacar los colores de la propaganda imperialista y de los medios que secundan sus dictados.

La inteligencia estadounidense calificó de “mito” la imputación al gobierno sirio por emplear munición tóxica.

En la reunión que mantuvieron con Trump, le presentaron cuatro opciones. La primera era la de no hacer nada, la segunda era el ataque contra el aeródromo, la tercera un bombardeo masivo de infrastructuras del ejército sirio y la cuarta el asesinato de Bashar Al-Assad. Trump optó por la segunda.

Si hubiera optado por uan opción más comprometida, el Consejo de Seguridad Nacional hubiera dimitido, escribe Hersh en el periódico alemán. “Fue un show típico de Trump”, añade.

Tras el ataque, la Casa Blanca mantuvo una reunión a puerta cerrada con los principales medios de comunicación de Washington para impartirles instrucciones sobre la línea editorial y la manera de tapar el fraude. En ella decidieron darle una vuelta de 180 grados al asunto por la vía más rápida: la culpa la tiene Moscú. Como siempre.

https://www.welt.de/politik/ausland/article165904082/Vergeltungsschlag-in-Syrien-Trumps-rote-Linie.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario