sábado, 24 de junio de 2017

¿Quién influencia a la prensa (des)prestigiada?

La falsa campaña de los medios de propaganda del imperialismo contra las ‘noticias falsas’ (3)

¿Cómo ha clasificado “Decodex” inicialmente la prensa británica? Tanto “Daily Telegraph” como la BBC son definidos así: “Este sitio es en principio más bien fiable. No dude en confirmar la información buscando otras fuentes fiables o remontándose a su origen”. Frente a esta prensa británica que, observada con mas detalle, no es que esté alineada precisamente con los prejuicios del equipo de “Decodex”, ¿Qué piensa “Decodex” de la prensa oficial rusa?

A la pregunta de si “¿Es Russia Today, en su versión francesa, una fuente de información fiable?”, “Decodex” responde: “Una cadena de información asociada a una web de información, financiada por el poder ruso, creada en 2005 con el fin de dar una imagen más favorable de Vladimir Putin en el exterior. Este medio puede presentar investigaciones de calidad, pero presenta siempre el sesgo de reproducir informaciones favorables a Moscú”.

Respecto a otro sitio de información rusa, Sputnik en su versión francesa, “Decodex” ofrece un mensaje idéntico, añadiendo: “Sea prudente y cruce con otras fuentes. Si es posible, remóntese al origen de la información”.

Desde luego que nos adherimos al “sea prudente” aconsejado por los periodistas de “Decodex”. Solo que para los “decodificadores” la prensa rusa está enfeudada al Kremlin, mientras que “Le Monde” es, naturalmente, cuasi irreprochable... Señalemos sin embargo que “Le Monde” se beneficia cada año de una considerable ayuda del Estado francés, en la segunda posición de todas las publicaciones francesas que reciben fondos.

¿Qué dice “Decodex” respecto a su patrón “Le Monde”? Se contenta con un mensaje lapidario: “Un diario y web de información generalista. El grupo está dirigido desde 2010 por los hombres de negocios Xavier Niel, Pierre Bergé y Matthieu Pigasse”. Y concluye con la fórmula habitual: “No dude en confirmar la información cruzando con otras fuentes o remontándose a su origen”. Y es lo que vamos a hacer ahora.

Para ello, nos ha parecido importante volver a algo ya escrito. Mucho antes del “Decodex”, nos preguntábamos sobre las certezas de los patronos de la prensa. Para responder a esta cuestión, hemos ido a los trabajos de Noam Chomsky y Edward Herman, que co-escribían en 1988: “Manufacturando el consenso. La economía política de los mass media”. El libro se tradujo en 2008 al francés, con el título de “La fabrication du consentement”. Los dos intelectuales norteamericanos atraen nuestra atención sobre los cinco filtros que determinan la fabricación del consenso:

1) Tamaño, accionariado, orientación lucrativa
2) Regulación de la publicidad
3) Fuentes de información
4) Cortafuegos y otras formas de presión
5) Anticomunismo.

La propaganda puede organizarse mediante poderosas ONG o “círculos de reflexión” (think tanks), con el tiempo convertidos en grupos de presión. Para Noam Chomsky y Edward Herman, estas organizaciones, bajo la excusa del aval científico, influencian radicalmente el relato de los diferentes medios. Constituyen una “sociedad de expertos”, que juegan al mismo tiempo el papel de agentes del poder de EEUU en el origen de las fuentes primarias, que determinan la orientación de líneas editoriales. Hemos extraído de la galaxia de “think tanks” neoliberales o “atlantistas” una pequeña muestra a fin de centrar la atención sobre el peso político de sus miembros, y sobre sus fuentes de financiación, procedentes de seis categorías de proveedores de fondos: la industria del armamento, la energía, las finanzas, los medias y la comunicación, el Departamento de Estado estadounidense y los gobiernos aliados de Estados Unidos.

El Consejo Atlántico es la oficina de propaganda cuasi oficial de la OTAN. Integra una multitud de antiguos Secretarios de Estado norteamericanos, como Madeleine Albright, que lo fue con Clinton, Colin Powell, con Bush, Condoleezza Rice, que lo fue en los dos mandatos de George W. Bush, James Baker, Robert Gates, director de la CIA, que llegó a Secretario de Defensa con G.W. Bush conservando su puesto con Obama.  Su financiación procede entre otros de ExxonMobil, Bank of America, Ejército de EEUU, la Fuerza Aérea de Estados Unidos, la Marina, Boeing, Rockefeller y compañía, Thales USA, etc.

El Washington Institute es una organización que fue duramente criticada por sus estrechas relaciones con el grupo de presión pro-israelí AIPAC. Entre los consejeros consultivos tenemos a Henry Kissinger, antiguo Secretario de Estado, o Richard Perle, ex Secretario adjunto a Defensa. También a Condoleezza Rice y R. James Woolsey, ex director de la CIA. Su financiación procede probablemente de la AIPAC.

La Fundación Carnegie está representada en Europa por Victoria Nuland, ex embajadora adjunta a la OTAN (2000-2003), y luego consejera del vicepresidente Dick Cheney (2003-2005) antes de ser empleada por Hillary Clinton. Entre sus financiadores destacamos entre otros la OpenSociey, Departamento de Defensa de EEUU, la Fundación Ford, Chevron, Emiratos Árabes Unidos, Morgan Stanley, Alemania, etc.

El Center for a New American Security reúne a personalidades políticas tales como el general David Petraeus, ex director de la CIA (2011-2012), Hillary Clinton y también Madeleine Albright. Sus financiadores son entre otros Boeing, el gobierno de Japón, Morgan Stanley, Open Society, Chevron, el Pentágono, Bank of America, Lockeed Martin, el ejército, la flota y la aviación de Estados Unidos, etc.

El Center for Strategic and International Studies cuenta en su consejo de administración con Henry Kissinger, con Zbigniew Brzezinski, geoestratega que aconsejó a los presidentes Carter, George W. Bush y Barack Obama, y James Woolsey, director de la CIA desde 1993 a 1995. Sus financiación procede entre otros de Bank Of America, Chevron, Lockeed Martin, Boeing Raytheon, Thales, Electricidad de Francia, la Cámara  Comercio de EEUU...

El Council on Foreign Relations es muy probablemente la principal estructura de influencia de la galaxia de “think tanks” atlantistas. Ahí tenemos a Henry Kissinger, Madeleine Albright, Colin Powell, Robert Gates y Gerald Ford, 38º presidente de los EEUU. Sus financieros son Bank of America, Exxon Mobil, Goldman Sachs, JPMorgan, Morgan Stanley, Credit Suisse, Deutsche Bank, Lazard, Airbus Group, Raytheon, Total, Cámara de Comercio de EEUU.

Entiéndase bien, no se trata de afirmar aquí que todos los periodistas están sometidos a intereses ocultos, pero en cualquier caso es obligatorio constatar que las redacciones de nuestros medios están todas “bajo una fuerte influencia”. Y se observa que el especialista en “golpes retorcidos” Henry Kissinger está presente en todos estos “think tanks” desde hace muchos años.

https://anticons.wordpress.com/2017/06/17/le-monde-a-lepreuve-de-la-methode-de-son-decodex/

Más información:
— La OTAN reconoce que está detrás de la ola de censura en la Unión Europea
— ‘Crosscheck’, el último mecanismo de censura en internet

No hay comentarios:

Publicar un comentario