miércoles, 24 de mayo de 2017

El asesinato de Letelier es el primer acto de terrorismo internacional cometido en Washington

Orlando Letelier (1932-1976)
Un documento desclasificado por la CIA en 2015 confirmó que Orlando Letelier, el antiguo canciller del gobierno de Salvador Allende, fue asesinado por orden del general Pinochet el 21 de septiembre de 1976.

En octubre de 2015, el secretario de Estado, John Kerry, entregó a la presidenta chilena, Michelle Bachelet, una serie de documentos desclasificados sobre el atentado. Uno de ellos es un memorando secreto que en 1987 redactó el entonces secretario de Estado, George Shultz, para el presidente Ronald Reagan. El texto aseguraba que la CIA consideraba que existían “pruebas convincentes” de que Pinochet “ordenó personalmente a su jefe de inteligencia, Manuel Contreras, preparar el asesinato”.

Letelier fue el canciller del gobierno de Salvador Allende en Chile entre 1971 y 1973 y murió junto a su ayudante, Ronni Moffit, en Washington cuando una bomba activada por control remoto estalló bajo del coche que conducía.

“Los archivos también dejan claro que cuando la investigación de las autoridades estadounidenses determinó que altos cargos de la inteligencia y el ejército de Chile fueron responsables [del crimen], Pinochet decidió obstruir el caso para esconder su implicación, en último término, para proteger su presidencia”, continúa el documento.

El gobierno de Allende al frente de la Unidad Popular fue interrumpido por un golpe de Estado encabezado por Pinochet el 11 de septiembre de 1973, quien después instauró un régimen criminal que se prolongó hasta 1990.

Entre 1973 y 1974, Letelier pasó ocho meses preso en la Academia de Guerra de la Fuerza Aérea chilena y en un campamento militar de Valparaíso.

La caída del gobierno de Salvador Allende en Chile fue el golpe de gracia que los propios imperialistas asestaron a los reformistas, defensores de la participación electoral, de los cambios de gobierno, de las luchas pacíficas, parlamentarias y puramente legales.

La ingenuidad es el rasgo carcterístico del reformismo. Letelier siempre creyó que Pinochet no se atrevería a atacarle en la capital del mayor apoyo que tenía el criminal: el imperialismo.

El asesinato de Letelier y Moffit es histórico porque es el primer acto de terrorismo internacional en el corazón mismo del barrio diplomático de Washington. Lo que el documento de la CIA no reconoce es que un atentado así hubiera sido imposible sin su apoyo directo al mismo, que corre paralelo a su papel directo y decisivo en el golpe de Estado de 1973.

Esa parte de la historia la desclasificará la CIA dentro de otros 40 años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario