lunes, 3 de abril de 2017

Las razones del apoyo de Israel a la independencia del Kurdistán iraquí

Resultado de imagen de kurdistan iraqui
Jalil Sahurie

1. El régimen israelí desde su fundación en 1948 ha estado sufriendo una crisis de ilegitimidad debido a su ubicación en el corazón del mundo musulmán y árabe. Ha recurrido a muchos caminos para resolver un acuerdo para el desafío. Los líderes israelíes ofrecieron ayudas económicas, militares y agrícolas a los estados más pequeños y débiles en sus alrededores e incluso más allá para seducirles a mantener relaciones diplomáticas con Tel Aviv en un intento por salir de la restricción de aislamiento que sentía desde su declaración de existencia. Tel Aviv puso una prima en esta estrategia. Los mismos fines israelíes también eran ciertos cuando se trataba de respaldo de la independencia kurda y esfuerzos para establecer relaciones diplomáticas con un estado kurdo independiente.

2. Otra razón detrás de este apoyo de los israelíes a los kurdos es el interés en impedir el surgimiento de un poder político y militar en la región de Levante que pueda desafiar militarmente a Tel Aviv. Irak bajo el régimen de Saddam Hussein en gran parte presentó un estado con capacidad de construir un nuevo equilibrio justo en contra de la que favoreció el régimen israelí, particularmente militar. Además, planteó amenazas al régimen israelí varias veces. Por lo tanto, el resurgir de un país fuerte con desafiantes potenciales en la región de ninguna manera es en interés de Tel Aviv. De hecho, el interés superior de los israelíes radica en un futuro Irak débil. La partición de Irak contribuirá a este fin israelí.

3. Un Kurdistán independiente puede al mismo tiempo aumentar las presiones sobre Irán y Siria, los rivales firmes del régimen israelí. Esto también erizará los pelos de Turquía y evitará que un Irak poderoso surja del actual caos y la guerra. Un estado independiente del Kurdistán, por ser no árabe y estable, será perfecto para los intereses de Tel Aviv. Estas características pueden empujar a Erbil a permanecer como el hueso en la garganta de los gobiernos árabes.

4. Geoestratégicamente, el norte de Irak es una región extraordinariamente sensible. Irak es el corazón del Medio Oriente árabe y, por consiguiente, el norte de Irak forma parte de este significado. Considerables reservas de petróleo, cero problemas de agua y con frontera con Irán, Turquía y Siria son vistas como las ventajas geopolíticas más cruciales de Irak. Cualquier posible presencia israelí en un área tan estratégica traerá privilegios específicos para Tel Aviv. En realidad supera la trivial presencia israelí en Turquía.

5. Cualquier aumento de las luchas sectarias en el Levante servirá mejor al beneficio y la seguridad israelíes. Una vez que un estado kurdo independiente llegue a la existencia, el conflicto sectario y religioso se extenderá más. El resultado es que la prolongada lucha árabe-israelí dejará de ser una prioridad para el mundo árabe.

6. La historia ha demostrado que los estados recién establecidos y débiles muestran un mayor deseo de cercanía a Tel Aviv por sus apoyos. El posible estado kurdo probablemente no será una excepción. Tal estado que tomará una oposición árabe sobre su independencia se aliará al principal enemigo de los árabes, el régimen israelí.

En general, Tel Aviv busca tener intereses a largo plazo detrás del apoyo al establecimiento estatal kurdo, y no puede simplemente renunciar a sus beneficios en este caso. Sin embargo, Tel Aviv sabe que sólo puede asegurar sus intereses si este proceso merece la pena. Esto es mientras el terreno no está bien preparado para que los israelíes lo hagan en las actuales circunstancias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario