martes, 18 de abril de 2017

2 años de cárcel por destapar información sobre el avión malasio desaparecido en 2014

Normalmente cuando no se sabe nada sobre algo, se ofrece una recompensa por cualquier clase de pista, pero en el caso de la desaparición en 2014 del Boeing malasio 777 es al revés: cualquier dato se penaliza con dos años de cárcel, según el diario Australian.

La dirección de la ATSB, la agencia australiana de seguridad del transporte, ha prohibido a sus empleos que revelen cualquier información sobre las posibles causas de la desaparicción del referido avión.

El castigo no es el despido sino la cárcel porque se trata de información sensible que “afecta a la comunidad internacional”, dice la ATSB. No hace falta ser un conspiranoico para darse cuenta, pues, de que ahí hay gato encerrado y de que las revelaciones aparecerán dentro de muchos años cuando ya nadie se acuerde de la desaparición.

Pero las familias no opinan lo mismo y han pedido a la ATSB que la información se publique. El portavoz de la agencia australiana, Greg Hood, ha respondido diciendo que la información está protegida en virtud de la ley de investigación de la seguridad en el transporte.

Incluso ha añadido algo mucho más significativo: no sólo está prohibido revelar la información a la prensa sino también a los tribunales.

El avión desaparecido despegó el 8 de marzo de 2014 de Kuala Lumpur, la capital de Malasia, con despino a Ptkín. Durante la transferencia del control del vuelo de los operadores malasios a los vietnamitas, el Boeing interrumpió la transmisión y desconectó todos los equipos de reconocimiento.

La aeronave cambió de dirección y de altitud varias veces antes de dirigirse al Océano Índico. A partir de entonces la versión oficial se llena de conjeturas. Suponen que chocó con la superficie del agua después de agotar sus reservas de combustible y desapareció junto con los 239 pasajeros que viajaban en él.

Cualquier “desaparición” es un “accidente” perfecto para largar toda clase de especulaciones y conspiraciones mundiales. Como siempre, lo único cierto es que la versión oficial es falsa. Sólo queda saber cuánto tiempo deberemos esperar para que alguien reconozca que han engañando engañando al mundo entero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario