jueves, 16 de marzo de 2017

El gobierno francés conocía desde 2009 los proyectos yihadistas de atacar la sala de fiestas Bataclán

El yihadista belga Faruk Ben Abbes
El 13 de noviembre de 2015, la brutal matanza cometida en la sala de fiestas Bataclán, en la capital francesa, no sorprendió a todos por igual. La Dirección General de Seguridad Interior conocía desde 2009 los planes yihadistas de atacar en dicho lugar.

Así se revela en las “notas confidenciales” de dicho organismo que se acaban de publicar. Los primeros planes para cometer un atentado en Bataclán datan de 2009. Al gobierno francés la matanza de 90 personas no le pudo pillar de sorpresa. Sin embargo, todas las previsiones, todas las alertas y medidas de seguridad, la presencia del ejército en la calle... no sirvieron de nada.

Todas las medidas represivas se justifican en nombre de la seguridad, que luego siempre falla... o eso dicen.

La sala de conciertos aparece por vez primera en los archivos de la policía en 2009, como consecuencia de la muerte de una estudiante francesa el 22 de febrero en un atentado en El Cairo. La policía egipcia atribuyó entonces su muerte a un grupo yihadista palestino vinculado a Al-Qaeda que se llamaba “ejército del islam”.

Pocos meses después, en abril, la policía egipcia detuvo al belga Faruk Ben Abbes cuando regresaba de la franja de Gaza, donde había permanecido bajo la protección del mencionado “ejército del islam”. En los interrogatorios, el detenido reconoció que en Gaza había recibido instrucción militar de dicha organización para fabricar explosivos.

Ben Abbes también admitió que allí habían elaborado los primeros planes para cometer un atentado contra la sala de fiestas Bataclán, así como contra un objetivo israelí en la región de Sena-Saint-Denis, muy cercana a París. Había recibido instrucciones del “ejército del islam” y en la acción participarían otros dos cómplices.

La DGSI tuvo cumplido conocimiento de dicha información, aunque Ben Abbes no era ninguna incógnita para la policía francesa, ya que mantenía vínculos estrechos con los yihadistas de Toulouse, motivo por el cual en 2011 fue detenido de nuevo en Francia e interrogado por sus planes para cometer atentados en Francia, hasta que el sumario se archivó al año siguiente (1).
A pesar de ello, siguió “estrechamente vigilado” por la policía “por sus lazos con los medios del islam radical y su proximidad de Fabien Clain, yihadista tolosano”, según relata la prensa local (2). Le aplicaron el estado de urgencia, confinándole domiciliariamente, una medida que violó, por lo que en marzo del pasado año le condenaron a tres años de cárcel.

A comienzos de este mismo año la policía francesa volvía desempolvar el asunto de la franja de Gaza, acusándole de nuevo de “propaganda yihadista” casi diez años después.

En Francia remontan el origen de las redes yihadistas a los primeros atentados de Toulouse, donde la policía ha descubierto varias células, cuyos miembros mantenían relación con Ben Abbes. Era el caso de los hermanos Fabien y Jean Michel Clain, el primero de los cuales fue la voz que reivindicó los atentados de 13 de noviembre de 2015 en París.

Los planes de Ben Abbes, entre ellos el atentado contra el Bataclán, eran conocidos desde 2009. ¿Otro fallo de seguridad?, ¿para qué sirve tanta seguridad?

(1) http://www.lefigaro.fr/actualite-france/2016/10/11/01016-20161011ARTFIG00282-farouk-ben-abbes-visait-les-chemins-de-fer.php
(2) http://actu.cotetoulouse.fr/farouk-ben-abbes-gel-avoirs_55190/

No hay comentarios:

Publicar un comentario