miércoles, 1 de marzo de 2017

7 juicios en una semana en la Audiencia Nacional por ejercer la libertad de expresión

Esta semana la Audiencia Nacional ha batido sus propios récords represivos señalando siete juicios por el ejercicio de la libertad de expresión en las redes sociales, más otro por supuesta pertenencia a una “célula yihadista” en Melilla.

La Audiencia Nacional es un tribunal típicamente fascista que hereda al antiguo Tribunal de Orden Público y ejerce sus mismas competencias en materia de represión política y contra el ejercicio de los derechos más elementales de las personas, como la libertad de expresión.

Durante décadas los medios de comunicación dijeron que en España los partidarios de la lucha armada eran una minoría muy reducida, lo cual contrasta con el enorme número de detenidos y de condenas que se dictan todas las semanas en contra de los que se muestran públicamente partidarios de la violencia revolucionaria, a pesar de que está prohibido.

Hay que aclarar que lo que la Audiencia Nacional persigue no es eso que llaman “el terrorismo” en general, ni tampoco la violencia fascista, sino sólo la defensa de la lucha armada que han practicado las organizaciones revolucionarias o antifascistas, y lo pintoresco de toda esta campaña represiva es que dicha incriminación se hace cuando dichas organizaciones están inactivas.

En los siete juicios de esta semana la Audiencia Nacional condenará a Alfredo Remírez Maralón, Javier Martínez Rastrollo, Jesús María Llastra Herranz, Cassandra Vera Paz, Arkaitz Terrón Vives, Xavier Zalaia Madariaga y Jordi Clara Turón. La Fiscalía pide para los siete acusados penas que oscilan entre uno y dos años y medio de prisión.

Remírez Marañon ya fue condenado en 2009 a un año de prisión por ejercer la libertad de expresión y ahora, por el ejercer el mismo derecho, se enfrenta al doble de pena: dos años de cárcel. Según la Fiscalía, desde 2010 este acusado lleva publicando en Twitter comentarios de “apoyo a organizaciones terroristas, a sus integrantes y acciones cometidas y de vejación a las víctimas del terrorismo”.

También condenará a Martínez Rastrollo porque, según los fiscales, entre los años 2012 y 2015 publicó en Twitter de manera “habitual y continua” una serie de mensajes e imágenes en los que se ensalzan y justifican los actos de ETA y GRAPO. La petición del fiscal es que sea condenado a dos años y medio de prisión.

La familia de Manuel Broseta Pont denunció a Lastra Herranz por un vídeo que encontró en 2014 en el portal Youtube sobre. Bajo el título “1992-Asesinato de Manuel Broseta” un comentario del acusado decía: “Muy bien que mataran a este degenerado blavero repugnante, cada año lo celebro”.

Según el fiscal, Lastra realizaba una “intensa actividad” insertaando “comentarios laudatorios y propagandísticos de las ideas y actividades de ETA en vídeos publicados en distintos servidores de Google, sobre todo en Youtube”, por lo que pide la pena de dos años de prisión.

Esta misma mañana se ha suspendido el juicio contra Cassandra Vera Paz, a quien la Fiscalía pide dos años y medio de prisión por contar chistes sobre el almirante fascista Carrero Blanco en Twitter.

Terrón Vives se enfrenta a una pena de dos años de prisión por difundir diversos comentarios y fotografías en los que se homenajea a miembros de ETA como Argala, Juan Paredes “Txiki” o Ángel Otaegi, además de celebrar la ejecución del fascista de Carrero Blanco.

A Zelaia Madariaga le acusan de publicr en Facebook numerosas imágenes con simbología independentista, así como lemas relacionados con ETA. Aparecen fotografías de miembros de la organización armada, el anagrama de la misma y la estrella roja de cinco puntas, por lo que el fiscal solicita un año y ocho meses de cárcel.

Jordi Clara Turón será juzgado por insertar chistes sobre Irene Villa y pedir la ilegalización de la Asociación de Víctimas del Terrorismo. La fiscalía le pide un año de prisión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario