lunes, 20 de febrero de 2017

Mueren cuatro militares rusos en Siria al estallar una mina al paso de su vehículo

Alexander Projorenko
El jueves cuatro militares rusos murieron en Siria al estallar un explosivo al paso del vehículo en el que viajaban en la ciudad de Homs, en el centro de Siria.

Una mina activada a distancia causó la muerte de los cuatro soldados rusos e hirió a otros dos. El vehículo formaba parte de un convoy del ejército regular sirio que marchaba hacia Homs desde el aeropuerto de Tiyas.

El Ministerio ruso de Defensa no ha proporcionado datos oficiales del número de bajas rusas desde que en setiembre de 2015 se inició la intervención en Siria del ejército de aquel país.

El 7 de diciembre de pasado año se informó que el coronel Ruslán Galitski había fallecido a raíz de un ataque artillero contra uno de los barrios residenciales de Alepo.

Dos días antes se dio a conocer que dos médicas rusas murieron en un ataque contra un hospital de campaña en Alepo.

El 1 de agosto un helicóptero ruso Mi-8, que realizaba una misión humanitaria, fue derribado en la provincia de Idlib.

El 22 de julio se dio a conocer que el soldado ruso Nikita Shevchenko fue asesinado en la provincia siria de Alepo cuando acompañaba a una caravana de vehículos del Centro ruso para la Reconciliación en Siria que trasladaba alimentos y agua para los habitantes locales.

En la entrada a una localidad cerca del automóvil en el que iba detonó un explosivo colocado por los yihadistas.

El 8 de julio dos pilotos rusos, el coronel Riafagat Jabibulin y el teniente Evgueni Dolguin, murieron a bordo de un helicóptero Mi-25 que fue alcanzado por un proyectil disparado desde tierra.

El ataque se produjo en la provincia de Homs, poco después de que los pilotos rusos atacaran un grupo del Califato Islámico que intentaba romper las defensas del ejército sirio en la zona.

El 19 de junio el Ministerio ruso de Defensa informó de la muerte del sargento Andréi Timoshenkov, un guardia militar del convoy humanitario del Centro ruso para la Reconciliación en Siria, que detuvo el vehículo de un terrorista suicida que lo hizo explotar.

En mayo otro militar que murió en una misión de combate en Siria, Asker Bizhoev, recibió en su natal Kabardia-Balkaria, una condecoración póstuma del presidente ruso.

En mayo murieron los militares Antón Yeriguin y Mijail Shirokopoyas por ataques de los yihadistas.

El 12 de abril un helicóptero Mi-28N Cazador Nocturno de las Fuerzas Armadas de Rusia se estrelló en el área de la ciudad de Homs en Siria y los dos miembros de la tripulación murieron en el accidente.

El 24 de marzo un portavoz de los militares rusos de la base aérea Hmeymim en Siria informó que el oficial ruso Alexandr Projorenko había fallecido en un ataque aéreo después de proporcionar coordenadas a las Fuerzas Aéreas de Rusia sobre objetivos del Califato Islámico en la región de Palmira.

El 1 de febrero a raíz de un ataque de mortero de los yihadistas de Daesh contra una guarnición militar, donde se ubica una de las unidades del Ejército sirio, un asesor militar ruso Iván Cheremisin fue herido de muerte.

El 25 de noviembre de 2015 fue enterrado otro oficial ruso fallecido en Siria, Fiodor Zhuravliov, que perdió la vida mientras guiaba los misiles estratégicos de largo alcance.

El 24 de noviembre cuando el Su-24 ruso fue derribado por F-16 turco sobre el territorio sirio, murieron el piloto Oleg Peshkov —al catapultarse tras ser atacado desde tierra— y otro militar ruso que participaba en la operación de rescate del copiloto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada