miércoles, 22 de febrero de 2017

Los fascistas queman las palmeras para protestar por la ‘africanización’ de Italia

El sábado los fascistas italianos quemaron las palmeras que hay en la Plaza del Duomo, frente a la catedral gótica de Milán, para protestar por la “africanización” de Italia, causada por la llegada masiva de inmigrantes procedentes de la otra orilla del Mediterráneo.

La quema de las palmeras se produjo después de que la Liga Norte y Casa Pound convocaran una manifestación contra los inmigrantes en la que denunciaron la “africanización” de la Plaza del Duomo.

Eligieron las palmeras porque, según los fascistas, se trata de “plantas tropicales” impropias para estar presentes delante de un monumento nacional. Es como si hubieran dicho, a la manera ecologista, que se trata de una “especie invasora”, impropia de la flora autóctona. En otras palabras: para los fascistas Italia no es una país tropical y no debe haber palmeras ni emigrantes.

Los fascistas italianos deben viajar muy poco, y nunca hacia el sur, porque las palmeras forman parte del paisaje italiano, tanto en Roma, como en la Riviera o en Sicilia, que no están en los catálogos turísticos como sitios tropicales.

Además, tampoco leen mucho: su ídolo Benito Mussilini erigió la palmera como símbolo del imperio colonial italiano.

En Italia la única especie invasora es la fascista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario