martes, 21 de febrero de 2017

Las fronteras de Ceuta y Melilla no son muros sino políticas

En un periodo de cuatro días 850 emigrantes africanos han saltado la valla de Ceuta, algo que no es ninguna casualidad, sino otra demostración palpable de la instrumentalización política de las personas por los motivos económicos más rastreros que cabe imaginar.

Ceuta y Melilla son la única frontera terrestre que tiene la Unión Europea con Marruecos. Mide ocho kilómetros y su cuidado es tanto problema de unos, la Unión Europea, como de otros, Marruecos.

Pero las fronteras no son las alambradas o los muros, como dicen últimamente los despistados de siempre, sino políticas, en este caso la política agraria. Por una vez en Bruselas han aprobado un acuerdo que es plenamente justo: denunciar el acuerdo agrícola firmado con Marruecos en 2012.

A finales del pasado año el Tribunal de Justicia de la Unión Europea excluyó de referido acuerdo al territorio saharahui, lo cual no ha gustado nada en Rabat, que se ha puesto a hacer lo que mejor sabe: presionar en la valla de Ceuta.

Marruecos chantajea abiertamente con abrir la espita de los refugiados, un asunto candente en una Europa podrida hasta el tuétano de fascismo y racismo como en sus tiempos más oscuros que, como ven, nunca fueron superados. Sólo habían quedado archivados en el subconsciente.

El chantaje marroquí tiene otro frente del que se viene hablando mucho últimamente en la otra orilla, aunque aquí casi todos han hecho oídos sordos, como acostumbran. Se trata de que, lo mismo que Turquía, también en Rabat piensan recurrir a otros socios más amigables que los que tienen en Bruselas, que son los mismos de siempre: Rusia y China.

No hace mucho que las unidades navales rusas que se dirigían a Siria no pudieron repostar en Ceuta por presiones de la OTAN y ahora es posible que las podamos ver de manera permanente muy cerca de nuestras costas, lo cual mostrará el lado más desagradable de la cuestión fronteriza.

Si esa perspectiva se abre paso, ya no se tratará de vallas para impedir el paso de los refugiados, ni de acuerdos comerciales sobre legumbres, hortalizas y frutas sino de un abismo estratégico.

Marruecos juega con la Unión Europea lo mismo que con la Unión Africana, a la que se acaba de incorporar. Sabe que en Bruselas el territorio saharaui nunca ha supuesto nada, por lo que están dispuestos a venderlo, como han vendido todas y cada una de sus colonias, en cualquier momento al mejor postor. Si el Sáhara no le importa a la UNU, ¿por qué habría de importarle a la Unión Europea?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada