domingo, 26 de febrero de 2017

Google participó en la desestabilización del gobierno sirio

Uno de los correos filtrados desde los archivos del gabinete de Hillary Clinton muestra (1) que Jigsaw, la filial diplomática de la multinacional informática Google, participó en la desestabilización del gobierno de Bashar Al-Assad.

El fundador de Wikileaks, Julian Assange, a su vez un conocido informático, en su libro “When Google Met Wikileaks” denunció en 2014 que Google no era sólo un motor de búsqueda, sino una fuerza diplomática con propósitos nada claros, aunque siempre relacionados con el imperialismo estadounidense.

El libro relataba el papel desempeñado por Jared Cohen, un sujeto al que la revista “Time” colocó entre las 100 personalidades más influyentes, a pesar de sus 35 años de edad.

Cohen fue consejero de la siniestra Condoleeza Rice en los tiempos en que Hillary Clinton estuvo al frente la Secretaría de Estado. Su especialidad es el “antiterrorismo” y la lucha contra la radicalización en Oriente Medio, bajo la cobertura de la “defensa de las libertades en internet”, el eufemismo utilizado para desestabilizar durante la Primavera Árabe.

Cohen estuvo a la cabeza de Jigsaw, antes llamado Google Ideas, que presta soporte a las maniobras de desestabilización, al tiempo que contribuye a ocultar en ellas las manos de los imperialistas.

Entre las filtraciones de correos electrónicos de Hillary Clinton hay uno de Cohen fechado el 25 de julio de 2012 en el que le informa de una iniciativa que Google tenía intención de lanzar de forma inmediata. Se trataba de seguir y cartografiar las deserciones que entonces se estaban produciendo en el gobierno de Bashar Al-Assad. De esa manera, decía Cohen, Google animaría a incrementar las deserciones y estimularía la confianza en la oposición.

Dadas las dificultades para obtener informaciones sobre Siria, decía Cohen, la conocida multinacional de internet trabajaría con la cadena qatarí Al-Jazira, que quedaría como propietaria de la herramienta informática que Google había elaborado. Ambos se repartieron las tareas. Al-Jazira haría el seguimiento de las informaciones, las verificaría y, finalmente, las difundiría entre la población de Siria.

“Dígame si hay algo que debamos tener en cuenta o en lo que deberíamos pensar antes del lanzamiento”, le decía Cohen a Clinton. “Pensamos que puede tener un impacto importante”, concluía.

Google puso en marcha la cartografía de las deserciones en el gobierno de Siria, que aparece en el sitio de Al-Jazira, aunque ahora está inactiva (2). En la web de Google, que ha sido eliminada (3), la herramienta informática se describía de una manera más neutra, a fin de disimular la complicidad de la multinacional en la agresión contra Siria:

“Poco después del levantamiento de Siria, que estalló en marzo de 2011, comenzó un flujo regular de soldados, jefes militares y responsables gubernamentales, que se pasaron a la oposición. Cuando comenzaron a producirse las deserciones, la gente se dirigió a los medios sociales para contar sus historias. En numerosos casos, algunos tránsfugas insertaron vídeos personales en internet para anunciar su cambio de alñiados. Las informaciones asociadas a esos vídeos suministran los metadatos necesarios para cartografiar y seguir las deserciones, comprendidos el nombre del tránsfuga su descripción, su fecha de defección y su relación con la organización”, anunciaba Google.

(1) https://wikileaks.org/clinton-emails/emailid/12166#efmAMoAbj
(2) http://www.aljazeera.com/indepth/interactive/syriadefections/2012730840348158.html
(3) https://www.google.com/ideas/projects/network-mapper

No hay comentarios:

Publicar un comentario