martes, 14 de febrero de 2017

El asesor de seguridad de Trump dimite por mentir sobre sus contactos con Moscú

El general dimisionario Michael Flynn
Anoche el general Michael Flynn, asesor de seguridad nacional de Trump, dimitió. La explicación oficial es que mintió al informar sobre el contenido de su conversación con el embajador ruso en Washington, de la que no informó al Vicepresidente Mike Pence.

La dimisión pone de manifiesto, una vez más, las graves contradicciones internas en las que se ven envueltas los círculos gobernantes de Estados Unidos.

“Desafortunadamente, por el ritmo de los acontecimientos, informé inadvertidamente con información incompleta al vicepresidente [Mike Pence] y a otros sobre mis llamadas con el embajador ruso” en Washington, Serguei Kislyak, reconoció Flynn en su carta de dimisión.

En esa conversación, que el FBI interceptó y que tuvo lugar antes de que el 20 de enero Trump accediera a la Casa Blanca, Flynn habló de las sanciones impuestas por Obama contra el Kremlin por la supuesta injerencia de Rusia en las elecciones presidenciales de noviembre.

Flynn habría mentido a Pence y a otros funcionarios sobre el contenido de la llamada, al asegurarles que no había hablado con Kislyak sobre las sanciones, una mentira que llevó al Vicepresidente a negar tales contactos en los medios.

Pero la explicación oficial no es verosímil, como asegura Red Voltaire (1). Si la causa real de la dimisión de Flynn fuera su conversación con el embajador de Rusia, se trataría de un delito de espionaje y el general Flynn debería ser detenido inmediatamente.

La dimisión de Flynn podría tener su origen en la prohibición, impuesta por la CIA, para que su ayudante, Robin Townley, participara en las reuniones del Consejo de Seguridad Nacional (2).

A su vez, dicha prohibición sería una represalia por el Memorándum del presidente Trump que pone fin al estatus del director de la CIA como miembro permanente de Consejo de Seguridad Nacional.

Washington vive una verdadera guerra interna entre camarillas. Lo que está claro es que las relaciones con Rusia son “la patata caliente” entre ellas. Ni siquiera es posible suponer que se trata sólo del levantamiento de las sanciones. Es mucho más. Como bien ha dicho el senador ruso Alexei Pushkov, lo que está en juego “no es Flynn sino las relaciones con Rusia”.

(1) http://www.voltairenet.org/article195259.html
(2) https://www.nytimes.com/2017/02/12/us/politics/national-security-council-turmoil.html

Más información sobre el general Michael Flynn:

- La revuelta de los generales
- Trump dará un giro completo a la estrategia de Estados Unidos en Siria
- Obama es el fundador del Califato Islámico
 

1 comentario:

  1. No se van a "normalizar", como dicen, las relaciones con Rusia; todo irá a peor. Una cosa son las palabras y otras los hechos, donde se ve que continúan los simulacros de guerra en la frontera de Rusia.

    ResponderEliminar