jueves, 26 de enero de 2017

Trump confiesa su admiración por el coraje de Bashar Al-Assad en su lucha contra el yihadismo

Said Ramadan, de los Hermanos Musulmanes
En una conversación telefónica celebrada el lunes con el Presidente egipcio Abdel Fattah Al-Sissi, Trump le ha confesado su admiración por el “coraje” de Bashar Al-Assad en su lucha contra el terrorismo, aunque invocó “razones particulares” que le impiden contactar directamente con él. La informacióm procede del diario libanés Ad-Diyar.

A lo largo de la charla ambos dirigentes analizaron las distintas formas de lucha contra el yihadismo. Trump le manifestó a Sissi que está de acuerdo con la decisión del Congreso de Etados Unidos, que el año pasado declaró a los Hermanos Musulmanes como una organización terrorista.

El nuevo inquilino de la Casa Blanca le prometió su apoyo al dirigente egipcio en su lucha contra el terrorismo, siempre en referencia a los Hermanos Musulmanes, una organización nacida en Egipto, donde cuenta con millones de simpatizantes. Trump considera que los Hermanos Musulmanes nutre el terrorismo en Egipto y pretenden derrocar a Sissi.

Además de Egipto, la resolución del Congreso contra los Hermanos Musulmanes afecta a Turquía y Qatar, donde la cofradía también tiene una fuerte implantación, gracias precisamente al apoyo que el imperialismo, especialmente el británico, le prestó a la largo de la Guerra Fría.

Recientemente en Berna, Suiza, se desclasificaron los fondos documentales E 4320 que muestran el vinculo entre la CIA y los dirigentes de los Hermanos Musulmanes. Uno de los documentos, fechado el 5 de julio de 1967, asegura que el dirigente de la cofradía Said Ramadan, refugiado político en Suiza desde 1959, era un “agente informador” de los espías británicos y estadounidenses.

Los Hermanos Musulmanes, una organización reaccionaria creada en 1922, siempre constituyeron un destacamento que en Oriente Medio se alineó con el imperialismo en contra de los movimientos de liberación nacional, sobre todo durante la etapa de Nasser al frente de Egipto. Son la inspiración imediata del yihadismo moderno en la creación del “Gran Califato”.

En julio de 1953 Eisenhower recibió en su despacho de la Casa Blanca a una delegación de los Hermanos Musulmanes entre los que se encontraba Said Ramadan. “Nuestra común fe en dios es el elemento común que nos une en la lucha contra el comunismo y el ateísmo”, les dijo Eisenhower a aquellos primeros yihadistas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario