lunes, 16 de enero de 2017

Rusia tiene nuevas pruebas de la responsabilidad del imperialismo en el terror yihadista

Nikolai Petrushev
El secretario del Consejo de Seguridad de Rusia, Nikolai Patrushev, declaró que Rusia tiene nuevas y “contundentes” pruebas de que ciertos Estados y sociedades influyentes continúan apoyando a los decapitadores yihadistas. Petrushev expuso su testimonio en una entrevista al diario ruso Rossiyskaya Gazeta.

“Se trata del aprovisionamiento de petróleo y otras materias primas por los terroristas, así como la remuneración para obtener derechos de producción y transporte de mercancías en los territorios bajo su control”, indicó Petrushev.

Las declaraciones de Petrushev quisieron ser una réplicas a las recientes de Estados Unidos que negó cualquier papel a Rusia en la lucha contra el terrorismo yihadista. “Si el balance ruso es nulo, el de Estados Unidos es negativo”, añadió el dirigente ruso.

En referencia a la cooperación con terceros países. Petrushev destacó las aportaciones de su país a las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU sobre diversas organizaciones terroristas y su financiación. El 30 de setiembre de 2015, recuerda Petrushev, Rusia inició ataques aéreos a petición del gobierno de Damasco contra las posiciones de los terroristas en Siria, lo que ha permitido recuperar grandes extensiones de terreno.

Los aviones rusos han destruido infinidad de infraestructuras, especialmente puntos de extracción de petróleo utilizados por los yihadistas para financiar sus actividades.

Rusia ha ayudado al ejército sirio a liberar completamente Alepo, la segunda ciudad más importante de Siria, donde los equipos rusos de desminado han descubierto depósitos de municiones procedentes de los países de la OTAN que han acabado en manos del Frente Al-Nosra.

En marzo del pasado año la aviación rusa participó en la liberación de Palmira, a donde tuvieron que volver tras la recuperación de aquella ciudad por los yihadistas.

Uno de los principales resultados de la actividad de los rusos en Siria es el acuerdo tripartito con Irán y Turquía para un alto el fuego en la guerra y la preparación con el gobierno de una ronda de negociaciones entre Damasco y la oposición siria en Astana, la capital de Kazajistán.

No hay comentarios:

Publicar un comentario