miércoles, 25 de enero de 2017

Perro fiel busca nuevo amo

Darío Herchhoren

El 20 de enero pasado asumió el gobierno el nuevo emperador de los USA. Previo a ello, hubo toda clase de conjeturas sobre si cumpliría sus promesas preelectorales, y toda la jauría mediática se abalanzó en su contra, acusándolo de todo tipo de cosas; desde sus devaneos sexuales, su falta de pago de impuestos, su machismo, su homofobia, y en fin de todas las superficialidades de que son capaces los llamados medios de comunicación y manipulación.

Muy pocos comentarios se hicieron que valiera la pena escuchar, y en la prensa española, y en las "sesudas tertulias", ignorantes "tertulianos", lo calificaron de patán, de simple, etc. Pero, lo cierto es que el día 20 Donald Trump, asumió el gobierno de un imperio muy devaluado y que él es consciente de esa situación.

Uno de los primeros actos de gobierno del nuevo emperador, fue sacar a los USA del tratado de libre comercio del Pacífico, de enorme importancia geopolítica. Veamos por qué.

En ese tratado, firmado por un grupo de países como Australia, Nueva Zelanda, Chile, Perú, Colombia, Brunei; indudablemente los USA eran la potencia hegemónica, y ello llevaba implícito que esa hegemonía no era sólo económica, sino fundamentalmente militar, y que necesariamente llevaba a un enfrentamiento con China, que ha adquirido la condición de gran potencia económica y militar.

Con esa retirada, los USA están mostrando al mundo entero su gran debilidad. Eso significa una retirada estratégica de primer orden, y el abandono de toda la cuenca del Pacífico a China; cuyo gobierno tardó apenas minutos en emitir un comunicado donde se ofrece a los demás paises del tratado de libre comercio del Pacífico a ocupar el lugar vacío dejado por los USA. Como dijimos ya, ello lleva a ocupar el lugar militar dejado por su contrincante.

La cuenca del Pacífico es la mayor área económica del mundo, y China le vende a USA productos industriales por un valor de 550 mil millones de dólares anuales, y le compra a los USA bienes y servicios de solo 150 mil millones de dólares anuales. Esto inclina la balanza de pagos a favor de China de una manera que es muy difícil enderezar. La industria USA no puede revertir la situación.

Para mayor humillación de los USA, la conferencia de paz de Astaná que se ha reunido para lograr el fin de la guerra en Siria, ha designado a Rusia, Irán y Turquía garantes del cumplimiento del alto el fuego en esa guerra; y esto es importante; sin la participación del gobierno USA, que ha quedado marginado para tomar decisiones en ese teatro de operaciones.

Otro elemento más que marca el evidente declive de los USA, es que la primera ministra británica Teresa May, ha viajado a los USA, a entrevistarse con Trump, con el objeto de buscar una alianza; y ha sido desautorizada por el Tribunal Supremo británico privándole del derecho de administrar el "brexit" a su antojo, y obligándole a consultar para ello al parlamento.

Eso significa atarle las manos, e impedirle formalizar cualquier alianza con los USA. Pero en la Unión Europea, los fieles lacayos del imperio, están viendo inanes como se hunde el barco imperial, y no atinan a bajarse de él, y remar en otra dirección. Ya han aparecido voces en Alemania y en Francia, que llaman a un entendimiento con Rusia y China; en Libia parece configurarse un nueva gobierno con el apoyo de Rusia; y es posible que Rusia obtenga permiso del gobierno de Argelia para la instalación de bases aeronavales en su territorio.

La Unión Europea tradicionalmente ha hecho la puta y ha pagado la cama, y habría que recordarle lo que al respecto decía Emilio Zola: "Hacer la puta; pero en carroza". Estos perros fieles y serviles, que lamen la mano de quien los castiga, deberán buscar un nuevo amo. Ayer, el inefable Rajoy, salió a protestar, diciendo más o menos “como nos hacen esto, si siempre fuimos leales”. A veces esas lealtades se pagan muy caras. Veremos muy próximamente el derrumbe de la Unión Europea y el de la OTAN. Harán un enorme estrépito al caer pero será un espectáculo grandioso, de dimensiones bíblicas. Os lo aseguro.

1 comentario:

  1. Pues vuestro amadísimo Putin ha dicho hace 4 meses que algún día Rusia formará parte de la eurozona:

    "En noviembre de 2016, en una conferencia en Alemania, el primer ministro ruso, Vladimir Putin, declaró que estaba convencido de que el euro se estabilizaría y reforzaría a pesar de la crisis de la deuda soberana. Putin continuo sus declaraciones diciendo: “Si, hay problemas. Pero la política económica del Banco Central Europeo y de los sus gobiernos de las economías líderes […] me convencen de que la estabilidad del euro se asegurará. Sabemos que hay problemas en Portugal, Grecia, Irlanda y que el euro esta tambaleándose. En términos generales es una sólida y buena divisa y debería tener su lugar como moneda de reserva mundial.”

    Cuando se le preguntó a Putin sobre el papel de Rusia en la eurozona, respondió: : “¿Se puede suponer que algún día Rusia se una de alguna forma en una zona común monetaria con Europa? Sí, muy posiblemente.”

    https://www.oroyfinanzas.com/2017/01/putin-rusia-formara-parte-eurozona/

    ResponderEliminar