sábado, 14 de enero de 2017

Hungría también expulsará del país a las ONG financiadas por George Soros

Soros, especulador y manipulador
Hungría va a utilizar todos los medios a su disposición para expulsar del país a las ONG financiadas por el especulador George Soros, según ha anunciado Szilard Nemeth, vicepresidente del partido gobernante Fidesz. Ha acusado al entramado del millonario de “servir al capitalismo mundial y sostener lo políticamente contra los gobiernos nacionales”, a pesar de que la nacionalidad originario de Soros es la húngara.

El gobierno húngaro ha sido de los primeros en apuntarse al llamamiento de Trump en contra de las manipulaciones que lleva a cabo Soros por todo el mundo a golpe de talonario. Es el momento oportuno para desembarzarse de la red.

Durante su campaña electoral Trump dijo que Soros formaba parte de “una estructura de poder mundial que es responsable de las decisiones económicas que han arruinado a la clase, despojado [a Estados Unidos] de su riqueza y poner el dinero en los bolsillos de un puñado de grandes empresas y entidades políticas”.

Hace meses que el Primer Ministro húngaro Viktor Orban está enfrentado al especulador, especialmente por la cuestión de la llegada de los refugiados a Europa a los que considera como una amenaza, por lo que se niega a acogerlos. Por el contrario, el 20 de septiembre del año pasado Soros publicó en el Wall Street Journal una carta titulada “Por qué estoy invirtiendo 500 millones en los refugiados”.

Soros acudía a la “llamada a la acción” de Obama para afrontar la crisis de los refugiados no sólo desde lo público. “Invertiré en startups, empresas, iniciativas sociales y otros negocios fundados por los propios refugiados”, señaló Soros.

En diciembre Orban manifestó a un sitio de internet húngaro que Soros y “los poderes que simboliza” serían purgados de todos los países europeos, añadiendo que las ONG a su servicio serían examinadas minuciosamente para averiguar qué tipo de intereses patrocinan.

Soros fundó el Instituto Open Society en 1993 para consolidar la reconstrucción del capitalismo en los antiguos países socialistas del este de Europa, aunque luego sus tentáculos se extendieron por África, Latinoamérica y el Caribe, Mongolia, el sudeste de Asia, Turquía y Estados Unidos.

En agosto del año pasado DCleaks publicó (*) numerosos documentos de las redes de injerencia que Soros tiene en más de 50 países de todo el mundo.

El especulador acumula una gigantesca fortuna de 26.000 millones de dólares procedente de operaciones especulativas con divisas que utiliza para desestabilizar y presionar a los gobiernos. Su lema lo explicó él mismo en 2002: “En la antigua Roma, sólo los romanos votaban. Bajo el capitalismo mundial moderno, sólo los estadounidenses votan. Por su parte, los brasileños no votan”. En otras palabras: en este mundo hay quien no pinta nada.

(*) http://soros.dcleaks.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada