miércoles, 4 de enero de 2017

Arabia saudí castiga con 300 latigazos a los obreros que exigen el pago de sus salarios

A pesar del maná del petróleo, la autocracia saudí está en la quiebra y enfangada en una delirante agresión contra Yemen. Las arcas están tan vacías que los jeques han tenido que humillarse para mendigar préstamos a la banca internacional, a pesar de lo cual han tenido que paralizar las obras faraónicas que habían iniciado y dejar de pagar los salarios de los trabajadores, que son emigrantes en su inmensa mayoría.

Muchos de ellos han abandonado el país para regresar a sus casas y otros se han lanzado a la protesta en la calle, un espectáculo que no se conocía en las ciudades saudíes. La policía ha reprimido a los obreros. Ha detenido a algunos de ellos, que han sido condenados a prisión y a padecer 300 latigazos por exigir lo que es suyo.

El sábado los obreros quemaron 7 autobuses en La Meca. Muchos de ellos trabajaban en el grupo de empresas Bin Laden, dedicadas a la construcción de edificios y grandes obras públicas.

El diario Al-Watan asegura que un número indefinido de trabajadores, de los que tampoco identifica su nacionalidad, ha sido condenado a 4 meses de cárcel y 300 latigazos por la destrucción de bienes públicos y perturbación del orden.

Otros trabajadores han sido detenidos y condenados a 45 días de arresto por un tribunal de La Meca, según informa Arab News. Anteriormente este mismo medio ya informó en mayo que los obreros de las empresas Bin Laden habían quemado numerosos autobuses pertenecientes a la patronal en protesta por el impago de sus salarios.

El grupo de empresas Bin Laden fue fundado hace 80 años por el padre del difunto Osama Bin Laden y a finales de año declaró que había acabado de pagar los salarios adeudados a los 70.000 obreros a los que había despedido. En cuanto al resto, que permanecen en sus puestos de trabajo, ha prometido que les pagará cuando el gobierno les pague lo que les debe.

También decenas de miles de obreros de la empresa Saudi Oger están en la misma situación. Se trata de una empresa del Primer Ministro libanés Saad Hariri. El mes pasado un trabajador admitió que la empresa le había pagado una parte de los salarios atrasados, pero que aún le debían cinco meses.

En noviembre el gobierno saudí declaró que abonaría las deudas a las empresas antes de final de año, pero no ha cumplido porque ha sumido al país en la ruina. El 22 de diciembre el ministro de Finanzas, Mohammed Aljaadan, repitió la promesa al presentar los presupuestos de este año: pagaremos dentro de dos meses.

Mientras tanto, las familias se mueren de hambre en sus lugares de origen y torturan a los obreros por exigir lo que les corresponde.

Fuente: http://www.middleeasteye.net/news/workers-get-jail-flogging-over-saudi-unpaid-wage-unrest-1300740236
Manifestación obrera en las calles de Riad

Los obreros queman los autobuses de Bin Laden en Riad

No hay comentarios:

Publicar un comentario