domingo, 11 de diciembre de 2016

Una agencia de prensa paga 17.000 dólares mensuales por fabricar propaganda contra Siria

La agencia de las denominadas “Fuerzas Revolucionarias de Siria” que no es más que un conglomerado de medios de una parte de la oposición siria, paga 17.000 dólares mensuales a los “periodistas” que fabrican propaganda contra Siria.

Como cualquier otro tinglado de la oposición, las “Fuerzas Revolucionarias de Siria” no son nada por sí mismos sino un hatajo de mercenarios reunido para la ocasión por los imperialistas británicos, que en la Guerra de Siria se han encargado del aparato de propaganda de los grupos yihadistas.

Operando desde Turquía, las “Fuerzas Revolucionarias de Siria” son una de las fuentes de calumnias más importantes que suministra “informaciones” para consumo de la prensa imperialista, junto con el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, que también tiene su sede en Reino Unido, y los Cascos Blancos.

La información procede de un periodista de Oriente Medio al que “un americano” intentó sobornar cuando trabajaba en Estambul para HMG, del gobierno británico. Dicho periodista, que no ha querido publicar su nombre, ha denunciado la corruptela a través de AlterNet (*), a la que ha aportado enlaces a los sitios de dicho movimiento, tanto en inglés, como en árabe: el sitio SMO Media.

El periodista relata que su trabajo consistía en contactar sobre el terreno con miembros de la oposición siria para escribir artículos basados en ellas y en comunicados de los medios que ejercen de portavoces de los grupos armados en lugares como Alepo

Los mercenarios del humanitarismo no descansan. A comienzos de octubre varias ONG defensoras de los derechos humanos organizaron en Roma una exposición fotográfica, pero quien pagó los gastos fue Qatar, un país conocido por las libertades de todo tipo que disfrutan sus habitantes.

La exposición ya se había mostrado en la ONU y en el Museo del Holocausto de Washington, por inciativa de otros conocidos defensores de los derechos humanos, como Estados Unidos, Arabia saudí y Turquía.

Una parte de la exposición consiste en 55.000 fotos de un misterioso desertor sirio, cuyo apodo es “César”, quien dice que las tomó para el gobierno de Bashar Al-Assad, con el fin de documentar las torturas y asesinatos cometidos con sus propios presos.

Sí, sí, han leído Ustedes bien. Estamos rodeados de farsantes

(*) http://www.alternet.org/grayzone-project/british-government-funded-outlet-offered-us-journalist-17000-month-produce

- - - - - - - - - - - - -

Las mentiras sobre la Guerra de Siria ya se han convertido en materia de análisis académico. Una pequeña muestra bibliográfica:

Tim Andersen: The dirty war on Syria. Washington, regime change and resistance, 2016; traducido al alemán: Der schmutzige Krieg gegen Syrien. Washington, Regime Change und Widerstand, Editions Liepsen Verlag Marburg, 2016

François Belliot: Guerre en Syrie. Le mensonge organisé des médias et des politiques français, vol. 1, Éditions Sigest, 2015; Guerre en Syrie. Quand médias et politiques instrumentalisent les massacres, vol. 2, Éditions Sigest, 2016. 


Adolfo Ferrera Martínez: Manipulación, propaganda y guerra en Siria, Canarias Semanal, 3 de octubre de 2016.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada