miércoles, 30 de noviembre de 2016

Trump no basculará la política exterior de Estados Unidos hacia el Pacífico

Todo se acelera. En una declaración de tres minutos emitida por vídeo el 21 de noviembre, Trump ha anunciado que renunciaba a la firma del Tratado Trans Pacífico redactado el año pasado con 12 países de Extremo Oriente (Japón, Vietnam, Malasia, Singapur, Brunei, Australia, Nueva Zelandia, Canadá, México, Perú y Chile, además de Estados Unidos), del que China estaba expresamente excluida.

Aunque ya lo advirtió durante su campaña electoral, es difícil adivinar el alcance de esta declaración de Trump. Caben varias interpretaciones posibles. La primera es la de quienes ven el final de eso que han venido llamando “globalización” y “neoliberalismo” en favor de nuevas políticas económicas “nacionalistas” o incluso “proteccionistas”, el retorno de los aranceles, los déficits públicos y otras medidas características de la posguerra.

La segunda es muy poco más amplia y supone que Trump hará extensiva a China la nueva política de entendimiento de quiere poner en práctica con Rusia, lo cual sería una buena sopresa porque, según los términos de lo que hemos escuchado durante la campaña electoral, la oferta iba dirigida sólo a Moscú, dejando al margen tanto a los chinos como a los iraníes, quizá con la pretensión implícita de romper al bloque que estos tres países han formado.

La tercera es más amplia todavía y asegura que Trump liquidará el intento de de Obama, Clinton y ciertos sectores del partido demócrata de volcar la política exterior de Estados Unidos en el Pacífico. Además de impulsar las exportaciones de Estados Unidos, el Tratado debía fortalecer la hegemonía de Washington en Asia y el Pacífico. La agencia oficial de noticas china Xinhua lo describió como el “brazo económico de la estrategia geopolítica de la administración Obama para garantizar el dominio de Washington en la región”. Más claro, agua.

En cualquier caso, también aquí Obama va a salir de la Casa Blanca con el rabo entre las piernas como uno de los presidentes más torpes de Estados Unidos que se recuerdan.

Hay que poner de manifiesto que, cualquiera que sea el alcance de la declaración de Trump, su política no es exclusiva, ya que el demócrata Bernie Sanders, la “extrema izquierda” de la campaña electoral, proponía lo mismo. Es otra muestra de las profundas fallas que muestra el imperialismo estadounidense, metido en un verdadero atolladero al que no encuentra salida, como muestran las deserciones de algunos aliados tradicionales, como Filipinas y Malasia.

Frente al plan estadounidense, China ha impulsado un acuerdo de asociación económica integral más amplia de 16 países que incluye a India. Con Estados Unidos al margen, es el momento de arrojarse en los brazos de China. Tanto la CNN como la BBC se muerden las uñas. “China gana si Trump saca a Estados Unidos del Tratado”, titulan los unos. “No hay duda del regocijo del gobierno chino ante los planes del presidente electo”, dicen los otros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario