miércoles, 16 de noviembre de 2016

Tras su victoria en Alepo el gobierno sirio reorganizará totalmente el mapa político del país

El embajador palestino Anwar Abdel Hadi
El gobierno sirio ha elaborado un plan político para el momento inmediatamente posterior a la caída de Alepo, elaborado por las fuerzas y personalidades políticas más importantes del país. El asalto final a Alepo acabará con una intervención televisada de Bashar Al-Assad, que anunciará dicho plan. La presencia de la flota rusa en las costas de Siria forma parte de ese escenario, en el que Rusia se encargará de asegurar la nueva situación política con un férreo blindaje militar.

El nuevo mapa político de Siria se inaugurará con una conferencia solemne en la que participarán las fuerzas políticas que han apoyado al gobierno (Baas, panarabistas, partido socialista, partido comunista y otros), así como otras de la oposición que están dispuestas a colaborar en la reconstrucción del país tras el final de la guerra, que será el motivo detonante de dicha Conferencia.

Esa conferencia tratará de ratificar la unidad nacional alcanzada en la guerra, el cierre de las heridas y una llamamiento internacional para apoyar la reconstrucción de un país absolutamente destruido por la devastación. Sin dicha ayuda internacional Siria tardaría décadas en recuperarse de la destrucción de todas sus infraestructuras.

Aunque dicha conferencia estará apadrinada por Rusia exclusivamente, no cabe excluir que en la misma participe también Trump, si cumple al menos una parte de lo que ha anunciado a lo largo de su campaña alectoral.

Dada la inestabilidad y la falta de condiciones de seguridad, está previsto que la Conferencia se celebre en las proximidades del aeropuerto internacional de Damasco y, como recambio, en El Cairo, cuyo gobierno también ha basculado recientemente a favor de Bashar Al-Assad.

Entre otros, los miembros de la oposición que participarán en dicha conferencia son Ahmad Al-Jarba, antiguo Presidente de la rama siria de la tribu Al-Chammar, que se extiende por cuatro Estados de la región (Siria, Irak, Jordania, Arabia saudí), el Comité de Coordinación, Qadri Jamil, antiguo Viceprimer Ministro dimitido, cercano a Moscú, Haytham Manna, presidente del QAMH, Moaz Al-Jatib, un islamista que fue presidente de la Coalición Siria (CNFOR) y el kurdo Saleh Muslem, copresidente del PYD.

Hace un par de días, Fateh Jamous, de la coalición Qadri Jamil, decía al diario Al-Watan (Damas 14 Novembre 2016), que la celebración de dicha Conferencia, a la que se han comprometido a asistir, cubre una primera etapa preparatoria de otras posteriores.

Un oponente histórico del baasismo, Haytham Manna, dirigente de la Coordinadora Nacional entre 2011 y 2015, que rompió con ella para fundar su propio movimiento QAMH (Valores, Ciudadanía, Derechos), ha condicionado su participación en la Conferencia a la liberación de cuatro opositores detenidos en las cárceles sirias.

También han confirmado su participación el dirigente comunista Abdel Aziz Al-Jaier, el socialista Iyas Ayash, el representante de las juventudes del Movimento Pacifista, Maher Tahhan, todos ellos detenidos el 20 de setiembre de 2012, así como Raja Al-Nasser, secretario general del Partido de Unión Socialista) detenido en noviembre de 2013.

El sitio Rai Al-Yom afirma (1) que el objetivo de la Conferencia es aprobar las grandes líneas de la nueva Constitución, la formación de un gobierno de unidad nacional así como la celebración de elecciones legislativas. Dicho medio atribuye un papel decisivo en su preparación al grupo Al-Ghad de Ahmad Al-Jarba.

La intervención en este proceso de Rusia ha sido significativa, al delegar el papel mediador que todo el mundo esperaba en Anwar Abdel Hadi, el embajador palestino en Damasco, una manera de remarcar el papel palestino, no solamente en Siria sino en todo Oriente Medio, además de despertar la simpatía hacia la nueva etapa política de Siria en todos los países árabes y lanzarles un claro aviso sobre el verdadero alcance del cambio en ciernes: la resolución de los numerosos y graves problemas de Oriente Medio no se puede dejar en manos de un padrino ni de una parte, sino que debe ser obra de los propios vecinos.

Para llevar a cabo su tarea Abdel Hadi ha viajado por varios países de Europa, entrevistándose con exiliados y dirigentes de la oposición siria en la diáspora.

Esto tiene cierta importancia a la vista de que en determinados cenáculos de Madrid, los partidarios del imperialismo y de la guerra imperialista así como los inustanciales y los sinsorgos (“ni unos ni otros”), ante la falta absoluta de argumentos, han puesto a “los palestinos” como excusa para justificar sus imbecilidades. Hay que recordarles la activa participación militar de “ciertos palestinos” en las filas de la resistencia, como ya hemos expuesto aquí en otra entrada, así como el llamamiento de Mahmoud Abbas, el jefe de la autoridad palestina, dirigido a todos los países árabes para que abandonaran la tutela de las potencias imperialistas: “No confiéis nunca en los americanos. Si queréis recuperar vuestros derechos dirigíos a los rusos”, dijo Abbas (2).

El dirigente palestino debía estar pensando también en Francia, el gran derrotado por el fracaso de la Guerra de Siria, que va a salir de Oriente Medio por la puerta trasera de manera definitiva, consecuencia de sus repugnantes posiciones desde el comienzo mismo de la Primera Árabe como padrino de dos tipejos binacionales (sirios y franceses a la vez), Burhan Ghaliun y Basma Kodmani, a los que pusieron a la cabeza de lo que algunos han calificado felizmente como la “oposición offshore” en Siria.

(1) http://www.raialyoum.com/?p=562502
(2) http://www.al-akhbar.com/node/202185

No hay comentarios:

Publicar un comentario