miércoles, 30 de noviembre de 2016

Rusia hace perder la cabeza a los europarlamentarios

Últimamente los europarlamentarios están de los nervios. Nada les sale como esperaban. Primero fue el Brexit. Luego el ascenso de los neonazis delante de sus narices. Después el triunfo de Trump también les sorprendió. Con la siguiente, la de François Fillon en Francia, les va ocurrir lo mismo: no se lo esperan.

Para evitar las malas noticias lo mejor es prohibir medios de comunicación, como los rusos, que son sus portadores, los que cuentan lo que no quieren oír, porque nada de lo que está ocurriendo en el mundo es causualidad: se trata de una conspiración urdida por Putin contra las democracias europeas. Sin Putin y sin los medios de comunicación que el maneja, todo sería mucho más fácil.

La manada de zánganos que dormita en Bruselas se ha convertido en el hazmerreir del mundo: “Putin y los medios rusos han desnudado al Parlamento europeo”, titula el periodista argelino Jarrubi Habib en El Diario de Orán. Lo que los europarlamentarios nunca van a reconocer es que los europeos están hasta las narices de ellos y de sus medios de propaganda. Ante sus permanentes ejercicios de imbecilidad, los rusos parecen verdaderos genios de la comunicación.

Es lógico que reaccionen a las desesperada ante quien les muestra a cada paso su ridículo. También es lógico que los espectadores prefieran los medios rusos a cualquier otro gacetillero de tres al cuarto.

En Estados Unidos Rusia Today es el quinto canal extranjero de noticias de mayor audiencia, después de la BBC, Deutsche Welle y Al-Jazira. En YouTube es el más visitado. En junio de 2013 se convirtió en el primer canal de televisión en la historia en llegar a 1.000 millones de visitas, registrando alrededor de 800.000 a un millón de entradas diarias. En diciembre del año pasado el número de visitas superó los 3.000 millones.

En octubre de 2010 Rusia Today en castellano, cuyas emisiones habían comenzado el año anterior, ganó seis galardones en el prestigioso concurso latinoamericano “Promax/BDA Latinoamérica 2010”.

No hay otra manera de salvar a la democracia que acabar con ella. En Bruselas deberían darse prisa por prohibir de una vez todos los medios de comunicación rusos. Luego deberían encarcelar a quienes sigan sus canales de Youtube. ¿Para qué sirve la Audiencia Nacional si no es para ese tipo de trabajos sucios?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada