domingo, 9 de octubre de 2016

Los yihadistas impiden que la población civil abandone Alepo

“La llamada oposición minó todas las salidas existentes de Alepo y reprimió a los habitantes que pretendían abandonar la ciudad. Además los jefes de las unidades opositoras se negaron a permitir la entrada en la ciudad del convoy humanitario de la ONU que se dirigía a la parte este de Alepo”, aseguró, el viernes, el viceministro de Defensa ruso, Anatoli Antonov.

El viceministro añadió que como no se pudo garantizar la seguridad del paso de los convoyes humanitarios de la ONU, se frustró la entrega de ayuda a los habitantes de Alepo.

Antonov señaló que a pesar de que el ejército sirio retiró dos veces sus fuerzas de la carretera de Castello, Estados Unidos no logró organizar la retirada de las tropas yihadistas de la zona, por lo que los militares sirios volvieron a ocupar sus posiciones anteriores.

Después de que los intentos de desbloquear la ruta de Castello se fracasara, Rusia creó siete puntos para repartir alimentos y medicamentos a la población de la ciudad Alepo. También abrió un corredor por el que los yihadistas podrían haber abandonado la parte de la ciudad que ocupan.

Las continuas invocaciones a la población civil, los refugiados y el derecho humanitario, demuestran hasta qué punto se han convertido en un instrumento de la agresión y la guerra imperialista.

Al menos la mitad de las informaciones, ciertas o falsas, así como las intervenciones de los dirigentes políticos del mundo entero sobre la Guerra de Siria ponen en primer plano al derecho humanitario.

No se trata sólo de justificar una agresión imperialista, ni tampoco de propaganda de guerra: la población civil está al mismo nivel que cualquier plan de batalla. Desde hace un cuarto de siglo la mayor parte de las víctimas de las guerras no son los combatientes sino la población civil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada