miércoles, 19 de octubre de 2016

Los aviones británicos en Siria están autorizados a derribar a los rusos

Los aviones Tornado de la fuerza aérea británica que opera en Siria han sido equipados con misiles aire-aire y el Ministerio de Defensa ha autorizado a sus pilotos a derribar a los cazas rusos, según informa el diario The Sunday Times (*).

En el curso de las operaciones militares sobre Siria, a los pilotos se les ha prohibido establecer contacto con los cazas rusos, por lo que están autorizados a disparar sus misiles si se sienten amenazados.

Cada uno de los misiles cuesta 200.000 libras esterlinas y su velocidad multiplica por tres la del sonido, por lo que pueden abatir un blanco en vuelo sin que sean avistados por él. Ese es el motivo de los incidentes que se vienen produciendo entre los aviones rusos y los aviones Tornado alemanes desde febrero de este año.

En una rueda de prensa, el Teniente General Joachim Wundrak afirmó que los cazas rusos Sujoi Su-35 S persiguen a los bombarderos alemanes sistemáticamente en vuelo. Los Tornado alemanes no son atacados ni forzados a abandonar el espacio aéreo sirio, sino que son objeto de medidas de acompañamiento que generan tensión en los pilotos.

Según el general alemán, la intención de estos movimientos es demostrar que los aviones de combate rusos, a diferencia de los de la “coalición internacional” están allí por invitación del gobierno sirio y por tanto gozan de legitimidad, mientras los demás no son bienvenidos.

“Las fuerzas aéreas sirias son también muy activas”, aseguró entonces Wundrak sin entrar a precisar su actitud hacia los aviones alemanes. La ministra alemana de Defensa, Ursula von der Leyen, declaró que, “al contrario que las tropas rusas”, por parte de Alemania no habrá colaboración alguna con tropas bajo el mando del presidente sirio Bashar Al-Assad.

Durante semanas se han escuchado rumores en Berlín sobre la situación de acoso que los Tornado alemanes destinados en Siria sufren durante sus vuelos y finalmente los mandos del Ejército germano tuvieron que explicar con detalle lo que estaba ocurriendo, poniendo de manifiesto que el riesgo de un choque entre la aviación rusa y la británica tiene un alto porcentaje de probabilidades de producirse, con consecuencias dramáticas.

El Parlamento británico aprobó el envío de aviones Tornado a Siria a finales del año pasado, poniendo como excusa el asesinato en junio de más de 20 turistas británicos en... Túnez.

Los Tornado británicos operan desde la base aérea de Akrotiri, situada en la isla de Chipre, donde dispone de unos 860 militares y diversos cazas, entre ellos ocho Tornado GR4 y una aeronave Voyager para repostar, así como drones Predator armados con misiles Hellfire.

Hasta ahora los aviones Tornado iban cargados con bombas de alta precisión Paveway, de los que pueden cargar hasta cinco. Ahora llevarán misiles Brimstone, que alcanzan una velocidad supersónica.

En unas declaraciones a la BBC, el capitán Richard Davies, de la Royal Air Force, aseguró que en los más de 400 ataques aéreos que han realizado en Irak, nunca han tenido ninguna víctima civil. Realmente asombroso. A eso se le llama puntería.

(*) http://www.thesundaytimes.co.uk/sto/news/uk_news/Defence/article1618135.ece

No hay comentarios:

Publicar un comentario