viernes, 2 de septiembre de 2016

Ucrania, el gran supermercado del tráfico de armas

El golpe de Estado y la guerra en el este de Ucrania ha llevado la proliferación incontrolada de armas al país, y los expertos describen a Ucrania como un “supermercado” con millones de armas a la venta.

Antes del golpe de Estado, en Ucrania la posesión de armas era muy poco común. Algunas de las armas se venden de contrabando fuera del país, destinadas a guerras en Oriente Medio o en Europa, lo que agrava el temor a nuevos atentados.

Es difícil determinar el volumen del tráfico porque Ucrania ha clasificado como secretos todos los datos sobre el comercio de armas ilegales. Sin embargo, los guardas fronterizos de Ucrania suelen informar de intentos frustrados de sacar armas del país de forma ilegal.

En uno de los casos más conocidos, un ciudadano francés fue detenido en mayo tras intentar cruzar a Polonia con todo un arsenal. El Servicio de Seguridad Ucraniano dijo que el hombre planeaba una serie de atentados en Francia.

Cada semana, los servicios de seguridad y la policía descubren depósitos de armas ilegales con Kalashnikov, explosivos e incluso lanzacohetes llevados desde la zona de combate en el este de Ucrania. La policía de transportes retira casi a diario armas que los pasajeros de trenes llevan en su equipaje. La mayoría son personal militar o miembros de batallones voluntarios que han combatido en el lado del gobierno.

Heorhiy Uchaikin, que preside la asociación ucraniana de propietarios de armas, estimó que los ucranianos poseen ahora de forma ilegal unos 5 millones de armas de fuego. “Ucrania se ha convertido en un supermercado de armas ilegales”, afirma. “En Ucrania, un arma es como betún para zapatos en una fábrica de betún para zapatos”.

El único mercado legal de armas de fuego en Ucrania es para rifles de caza, y está muy regulado. Las empresas de seguridad pueden obtener licencias para que sus guardas lleven armas cortas. Uchaikin pide que se cambien las leyes para legalizar la propiedad de pistolas y Kalashnikov, para regular el mercado y combatir los delitos con armas.

Algunas de las armas que se venden de forma ilegal se confiscaron a combatientes separatistas y se cree que fueron proporcionadas por Rusia. Los servicios de seguridad ucranianos confiscaron en junio más de 200 lanzacohetes, 3.000 granadas y dos lanzallamas Shmel que no forman parte del arsenal ucraniano.

Pero la mayoría de las armas en el mercado negro proceden del Ejército ucraniano y los aproximadamente 40 batallones de voluntarios, que en la mayor parte de los combates siguen al margen de la cadena de mando militar.

Al menos 9.500 personas han muerto desde el inicio de la guerra en abril de 2014. Un acuerdo de alto el fuego firmado el año pasado redujo en gran parte los combates, pero este verano se ha producido un aumento en las bajas.

Los esfuerzos del gobierno de convencer a la gente de que entregue sus armas de forma voluntaria han tenido un éxito limitado. Una convocatoria de la policía nacional en marzo reunió 4.500 armas de fuego, más de 300 proyectiles, unas 250 granadas e incluso un lanzagranadas.

El resultado fue extremadamente decepcionante, dijo el coronel de policía Kostyantyn Zhuk. “Esto es sólo una gota en el océano”, dijo.

Además de los crímenes con armas de fuego, la principal preocupación es el contrabando. La principal ruta pasa por Hungría, Polonia, Rumanía y Eslovaquia, países de la Unión Europea que comparten frontera con Ucrania.

Uchaikin, dice que las armas llegan a Europa por las mismas rutas de contrabando por las que antes se llevaban cigarrillos. Acusó a los guardias de frontera de beneficiarse del tráfico y de permitir el pase de vehículos sin inspección.

Fuente: http://www.excelsior.com.mx/global/2016/08/06/1109444

No hay comentarios:

Publicar un comentario