sábado, 24 de septiembre de 2016

El manual del buen yihadista se imprime en Turquía

El ejército sirio ha descubierto un manual impreso en Turquía con instrucciones para los yihadistas. En este manual se les enseña “la buena marcha de la guerra en suelo extranjero” y el uso de armas nucleares.

El manual fue publicado en lengua árabe en la ciudad turca de Estambul y sus editores ni siquiera trataron de ocultar los orígenes del libro, el cual cuenta con el logotipo de la editorial turca Guraba, información de contacto e incluso el Número Internacional Normalizado del Libro (ISBN, por sus siglas en inglés) en el interior.

El soldado sirio que encontró el libro declaró que estaba lleno de odio y llama a la guerra contra las personas que se oponen a la ideología takfirí. El manual además incluye instrucciones sobre lo que se debe hacer con “los enemigos y sus propiedades”, según el soldado sirio.

Además añadió que este libro también describe cómo “quemar las ciudades capturadas por los combatientes extremistas, la forma de cortar todos los árboles, destruir toda la vida, la forma de ejecutar prisioneros de la manera correcta”, entre otros.

Según este libro, los takfiríes tienen el derecho a casarse con sus cautivas. Incluso menciona el posible uso de armas nucleares, declaró el soldado.

En Europa la policía ha capturado varios de estos manuales, algunos de ellos van dirigidos a las madres para que inculquen la yihad a los niños desde pequeños. Otros son relativos a las diversas maneras de captar nuevos adeptos. Buscan jóvenes sin expectativas laborales, no necesariamente musulmanes y mucho mejor si no son demasiado religiosos.

Ya no los buscan en las mezquitas. Los yihadistas hacen uso del Islam pero a su antojo. El objetivo es conseguir adeptos que no se sepan el Corán, como los hermanos Abdeslam, detenidos en redadas de droga. El manual lo explica: “No les separes de su familia, su estilo de vida, no le hables de los problemas de los musulmanes, que no sospeche que le estás reclutando”.

Los perfiles son gente, moldeable, que viva alejada del centro de las ciudades, estudiantes de 15 años mejor que universitarios y gente con problemas.

La fase de reclutamiento debe durar tres semanas de acercamiento: “Acompáñale al trabajo o la universidad y al rezo. Llámale a diario y envíale mensajes de móvil con contenido religioso. Invitarle a comer o a cenar y hazle regalos”, escriben. Eso rompe barreras y acerca a cualquiera.

A los dos meses hay que inculcarle la yihad, la necesidad morir matando: “Hay que conseguir que anhele los placeres del paraíso y tenga miedo al infierno”.

La guía dice que hay evitar a los cobardes para que no se echen atrás.

Fuente: http://alwaght.com/es/news/68636

No hay comentarios:

Publicar un comentario