domingo, 25 de septiembre de 2016

El jefe antidroga de la Guardia Civil condenado por narcotráfico

El jefe del Equipo de Delincuencia Organizada y Antidroga (EDOA) de la Guardia Civil de Málaga fue condenado el viernes por la Audiencia Provincial a diez años y medio de prisión por narcotráfico.

El tribunal considera probado que el dirigente del EDOA, que tenía la graduación de teniente, favoreció el tráfico ilegal de drogas y que no solo recibió contraprestación de alguna operación sino que también consiguió obtener méritos policiales.

Al jefe del EDOA se le condena por dos delitos contra la salud pública y otro de falsedad y han sido absueltos ocho acusados, entre ellos cuatro agentes de la Benemérita.

Además, la sentencia condena a otras 26 personas por los delitos de pertenencia a grupo criminal, contra la salud pública, falsedad documental, robo con violencia, tenencia ilícita de armas y blanqueo de capitales. Entre los acusados había varios guardias civiles, uno ellos los cuales fue jefe del EDOA, así como narcotraficantes, confidentes y una abogada.

El juicio comenzó el 14 de octubre de 2015 y durante el mismo el fiscal sostuvo que había una actuación coordinada o dirigida por un grupo de guardias civiles del EDOA, encabezado por el teniente.

El objetivo de la trama era obtener beneficios, económicos o profesionales, mientras que los informantes lograban cantidades de drogas y, en ocasiones, conseguían que estos agentes del EDOA hicieran la vista gorda en determinados operativos.

Queda pendiente de juzgar a un sargento del EDOA que se fugó en septiembre de 2015 antes de comenzar el juicio y que se tendrá que enfrentar a una petición fiscal de 55 años de cárcel por ser uno de los principales acusados de la trama.

Este agente, al que le pesaba una orden internacional de busca y captura, fue detenido a finales del pasado agosto en el aeropuerto Madrid, tras aterrizar de un vuelo procedente de México.

Entre los condenados por blanqueo de capitales y falsedad en documento mercantil también se encuentra una abogada, que era la esposa del guardia civil fugado, ya que diseñó una operación con apariencia de legalidad para la colocación de dinero de origen criminal.

Los escasos medios que han publicado esta noticia no se ofrecen los nombres ni las fotos de los condenados, algo que jamás ocurre con los demás condenados, cuyos datos airean a los cuatro vientos. Los medios de comunicación protegen a los guardias civiles, aunque estén condenados por narcotráfico. Se les ve el plumero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario