martes, 13 de septiembre de 2016

Dirigente kurdo reconoce haber sido adiestrado por Estados Unidos

Hossein Yazdan Panah
El dirigente de la organización kurda iraní PJAK, filial del PKK, Hossein Yazdan Panah, ha reconocido haber sido adiestrado por consejeros militares del Pentágono.

En declaraciones a la agencia Associated Press, Yazdan Panah reconoce que tanto él como sus tropas han recibido instrucción militar, así como manejo de armas y explosivos de las fuerzas especiales de Estados Unidos.

La instrucción se llevó a cabo entre los meses de marzo y setiembre del pasado año en un campamento de Kirkuk, en el norte de Irak.

El dirigente kurdo justifica su colaboración con los imperialistas dentro de un programa de lucha contra el Califato Islámico, aunque el PJAK no actúa ni en Siria ni en Irak, sino en el noreste de Irán.

En sus declaraciones Yazdan Panah también asegura que, en cualquier caso, dicha lucha jamás podrá reemplazar al objetivo principal de su organización, que está dirigida contra el régimen de Irán.

El dirigente kurdo añade que los consejeros del Pentágono estaban al corriente de los objetivos políticos del PJAK, a pesar de lo cual no plantearon ningún obstáculo para entrenar a sus milicianos porque sirven de instrumento en contra de Irán.

Según el periodista Seymour Hersh, Estados Unidos creó el PJAK en 2004 con el apoyo del ejército israelí (*). Tiene sus bases en el Kurdistán irakí, desde donde atraviesan la frontera para ejecutar las acciones que les indican sus instructores del Pentágono. Por este procedimiento en 2005 y 2006 llegaron a matar a 120 militares iraníes al año.

En abril de 2006 el congresista Dennis Kucinich pidió al presidente Bush una clarificación del papel de la Casa Blanca en las operaciones fronterizas del PJAK, lo que dio lugar a una respuesta en la que se negó cualquier intervención del Pentágono en las operaciones del PJAK.

En junio de este año los Guardianes de la Revolución abatieron a 12 milicianos del PJAK en una emboscada cerca de la frontera con Turquía, confiscando grandes cantidades de armas, municiones y explosivos.

Con tal motivo los Guardianes de la Revolución difundieron un comunicado en que afirmaban que vigilan a “todos los movimientos de los afiliados del imperialismo mundial” y a los enemigos de la Revolución, advirtiendo que responderán de manera contundente cualquier acción que socave la seguridad de Irán.

(*) Seymour Hersh, The Next Act, The New Yorker, 19 de noviembre de 2006 (http://www.newyorker.com/fact/content/articles/061127fa_fact).

No hay comentarios:

Publicar un comentario