miércoles, 21 de septiembre de 2016

30 espías han muerto en los bombardeos contra las posiciones yihadistas

Un bombardeo ruso desde buques fondeados en las costas de Siria ha destruído una sala de operaciones cerca de Alepo desde la que agentes extranjeros de inteligencia dirigían las operaciones de los yihadistas.

Lograron matar a 30 espías israelíes, estadounidenses, turcos, saudíes, qataríes y británicos, aunque el Ministerio ruso de Defensa no ha comentado el operativo.

Los rusos localizaron la sala de operaciones en medio de la montaña Saman, en la parte occidental de la provincia de Alepo. Fue acondicionada por los servicios de inteligencia extranjeros con el fin de coordinar las operaciones de diversos grupos yihadistas contra las fuerzas del gobierno sirio en las provincias de Alepo e Idlib.

La mayor parte de los medios sirios de comunicación progubernamentales citaron al servicio en árabe de la agencia de noticias Sputnik como fuente principal de la información. Según Al-Masdar News, “buques de guerra rusos dispararon cohetes kalibr en los puestos de mando de los terroristas en el oeste de Alepo, donde oficiales turcos, saudíes, israelíes, británicos y estadoundenses estaban desplegados para ayudarlos en sus operaciones”.

La agencia iraní de noticias FarsNews asegura que “los buques de guerra rusos dispararon tres proyectiles kalibr contra la sala de operaciones de coordinación de los agentes extranjeros en la región de Dar Ezza en la parte occidental de Alepo, cerca de la montaña de Saman, matando a 30 oficiales israelíes y occidentales”.

Si bien no hay duda de que los grupos yihadistas y de la “oposición” en Siria son entrenados, avituallados y dirigidos por los servicios de inteligencia extranjeros (en su mayoría Estados Unidos, Turquía y Arabia saudí), las fuentes progubernamentales de Damasco aún no han proporcionado evidencias en vídeos y fotos que confirmen esta información.

1 comentario:

  1. Afortunadamente,de vez en cuando,se leen buenas noticias.

    ResponderEliminar