miércoles, 10 de agosto de 2016

Un almirante de la Armada turca pide asilo político en Estados Unidos

El contraalmirante pide asilo a sus jefes
Un almirante del ejército turco que trabaja en una base de la OTAN en Estados Unidos solicitó asilo en este país tras haber sido requerido por el gobierno turco tras la intentona golpista en su país, ha informado hoy la agencia de noticias Anadolu.

El contraalmirante Mustafa Zeki Ugurlu, sobre quien pesa una orden de detención de los tribunales turcos, fue expulsado recientemente de las fuerzas armadas.

Tenía su puesto en la base de la OTAN de Norfolk, Virginia, en Estados Unidos, indica Anadolu, que no precisa si la solicitud había sido aceptada o no por el gobierno de Obama.

A pesar de haber sido calificado de “simulacro”, tras el golpe de Estado el diario británico The Times informó que habían desaparecido 14 buques de la Armada que cumplían misiones de vigilancia en el Mar Negro y en el Egeo. La tripulación no contactó con la sede naval ni informaron al puerto desde su desaparición. Es posible que los barcos se dirigieran hacia los puertos de Grecia en busca de refugio.

El comandante al mando de la Marina turca, el almirante Veysel Kosele, también desapareció. Kosele fue acusado de ser cómplice de los golpistas, aunque es posible que sólo fuera su rehén, que le engañaron para que entrase en el barco con la excusa de que estaban siendo víctimas de un ataque terrorista.

Otros ocho oficiales del Ejército turco también huyeron en helicóptero a Grecia, supuestamente, en busca de asilo. Pero al menos 42 helicópteros desaparecieron tras el golpe, según anunció la cadena de televisión CNN Turk, que no dio detalles sobre el tipo de helicópteros.

Además de los desaparecidos, durante el golpe de Estado murieron al menos 290 personas, entre ellas 190 civiles, y otras 1.400 resultaron heridas. En declaraciones a diversos medios han manifestado su desagrado por la calificación del golpe de Estado como “simulacro”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario