sábado, 6 de agosto de 2016

Los nuevos principios del Pentágono para una futura guerra nuclear

Deborah Lee James
En desarrollo de los principios militares propios de la Guerra Fría, en 2010 Estados Unidos adoptó una nueva doctrina militar, denominada NPR (“Nuclear Posture Review”), sobre las condiciones para el empleo de armas nucleares estratégicas.

Durante la Guerra Fría Estados Unidos no excluyó el lanzamiento de armas nucleares en respuesta a un ataque convencional en Europa por parte de la URSS o cualquiera de los antiguos países del Pacto de Varsovia.

La NPR se impuso un año después de un discurso demagógico de Obama en Praga en el que habló de un mundo sin armas nucleares, para lo cual firmó un nuevo acuerdo (New Start) sobre desarme nuclear con Rusia, al que hay que añadir otro más firmado con Irán (y que no han cumplido, por cierto, como cabía esperar).

La nueva estrategia del Pentágono establece que Estados Unidos no atacará con armas nucleares a un país que disponga de ellas y que sea respetuoso con el Tratado de No Proliferación Nuclear, incluso en el supuesto de un ataque con armas químicas o bacteriológicas contra ellos o sus aliados.

No obstante, se reservan la posibilidad de hacer una excepción si el ataque bcteriológico fuera devastador.

La NPR se propuso reducir el papel de las fuerzas estratégicas para reforzar la capacidad militar convencional y la defensa antimisiles, por lo que el Pantágono no recurriría al armamento nuclear más que en circunstancias extremas para defenderse a sí mismo o a sus aliados y sólo si el atacante dispusiera de los medios medios nucleares.

Lo que la NPR no dice es si Estados Unidos está dispuesto a ser el primero en disparar con armas nucleares, por lo que la conclusión parece obvia...

Antes de abandonar la Casa Blanca Obama se había propuesto reducir el gasto dedicado al arsenal nuclear y abandonar las nuevos planes, como el Long-Range Standoff, un misil de crucero que puede llevar tanto cargas convencionales como nucleares, y que estaba destinado a sustituir al ALCM (Air-Launched Cruise Missile).

Sin embargo, en una intervención ante del grupo de presión New America, la secretario de la Fuerza Aérea, Deborah Lee James, se ha opuesto abiertamente al plan de Obama en materia nuclear y ha dicho que mantener “un cierto grado ambigüedad” no es necesariamente malo. Hay lanzar determinados mensajes tanto a los añoados como a los adversarios, dijo Lee James, pero nunca hay que descubrir todas las bazas.

Con sus bombarderos estratégicos y sus misiles Minuteman III, la Fuerza Aérea de Estados Unidos pone en marcha dos de los componentes fundamentales de la triada nuclear del Pentágono. El tercero son los submarinos nucleares SNLE de la clase Ohio, capaces de lanzar bombas nucleares.

Lo mismo que otros países dotados de armamento nuclear, Estados Unidos tiene varios programas ne marcha para modernizar su arsenal nuclear en varias direcciones, como el bombardero B-21 e incluso el SSBN-X, que sustituirá a los SNLE de la clase Ohio.

Fuente: https://www.washi.com/opinions/global-opinions/obama-plans-major-nuclear-policy-changes-in-his-final-months/2016/07/10/fef3d5ca-4521-11e6-88d0-6adee48be8bc_story.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario