miércoles, 31 de agosto de 2016

La USAID está preparando un golpe de Estado en Bolivia

Resultado de imagen de proyecto democracia bolivia
Carlos Sánchez Berzaín
Después del asesinato del viceministro del Interior de Bolivia, este 25 de agosto, a manos de mineros en huelga, y las subsecuentes revelaciones de los planes de los mineros para desestabilizar el país, funcionarios del gobierno han acusado a varias agencias del establo del Proyecto Democracia como las que están detrás de los intentos por derrocar el gobierno del Presidente Evo Morales.

Entrevistado en Buenos Aires por Contexto el 26 de agosto, el vicepresidente Álvaro García Linera dio los nombres de la Agencia para el Desarrollo Internacional de EU (USAID), la Fundación Nacional para la Democracia (NED) y varias otras ONGs estadounidenses y europeas como los agentes de la "intervención imperialista" que han estado buscando durante años, un cambio de régimen en Bolivia. Y "no le aflojan" dijo. "Si no es la NED, entonces aparecen otras ONGs de EU o europeas para hacer el mismo trabajo". La USAID fue expulsada, dijo, pero entraron otras ONGs a ocupar su lugar. Podremos ser un país pequeño y humilde, dijo, pero tenemos dignidad y no vamos a tolerar esto.

El 30 de julio, el Ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana publicó un libro, Bolivia Leaks, con base en 2,000 documentos desclasificados del Departamento de Estado dados a conocer por Wikileaks, entre ellos la correspondencia de las embajada estadounidense en La Paz, del 2006 al 2010. El libro documenta el papel de la embajada, en especial de su embajador Philip Goldberg (ahora embajador en Filipinas) quien fue expulsado del país en el 2008 por sus descarados intentos de movilizar un golpe de Estado de oposición en contra de Morales. El libro documenta también el papel de la USAID, la NED, el Instituto Democrático Nacional y el Instituto Internacional Republicano, entre otros.

El Instituto Interamericano por la Democracia (IID) de corte derechista con sede en Miami, financiado por la NED, publicó "Un plan estratégico para Bolivia" en octubre pasado, en donde detalla un plan de 22 puntos para desestabilizar al país, y garantizar que Morales perdiera el referendo de febrero del 2016 que le iba a permitir ser candidato a un tercer período en el 2019. El plan propone sembrar el descontento social, usando los medios informativos y la oposición política, y librar campañas de descrédito de funcionarios del gobierno, entre ellos Morales, acusándolos de corrupción. Lo más revelador fue la exigencia del IID a la NED y a las agencias afiliadas a que aumentaran su financiamiento a la oposición política y a las ONGs "prodemocráticas" para garantizar que Morales perdiera el referendo de febrero. La instrumentación de partes de este plan de hecho contribuyó a que Morales perdiera el referendo, aunque fue por un muy escaso margen de 2%.

https://es.larouchepac.com/es/20160830/la-desestabilizacion-de-bolivia-tiene-el-hedor-de-un-golpe-del-proyecto-democracia

No hay comentarios:

Publicar un comentario