viernes, 8 de julio de 2016

Las conexiones de los periodistas con la policía para orquestar montajes políticos

En su declaración ante el Juzgado de Instrucción 2 de Madrid, el comisario José Manuel Villarejo Pérez, del que ya hemos hablado aquí en varias ocasiones, reconoció su estrecha relación con los periodistas Eduardo Inda y Esteban Urreiztieta para orquestar una campaña intoxicadora, entre otros, contra los independentistas catalanes a finales de 2014.

El juzgado investiga la revelación de secretos por parte de la cúpula policial en sus peleas barriobajeras contra otros aparatos del Estado. En ellas el comisario colaboraba con Francisco Nicolás Gómez Iglesias, alias El Pequeño Nicolás, un conocido estafador y agente del CNI que trabajaba para el PP.

La causa ha vuelto a poner de manifiesto, como ya explicamos aquí, la existencia de una unidad secreta de inteligencia de la que es miembro el comisario Villarejo y que organizaba directamente el recién jubilado jefe de la Dirección Adjunta Operativa de la Policía, Eugenio Pino. Junto a ellos, siempre se alude a los mismos nombres, entre ellos el inspector jefe José Ángel Fuentes Gago, organizador de las reuniones entre el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, y el director de la Oficina Antifraude catalana, Danial de Alfonso.

Villarejo reconoció ante el juez que Inda y Urrieztieta le “han sido de ayuda en algunos trabajos”. Entre octubre de 2014 y enero de 2015, estos periodistas publicaron varias informaciones falsas contra medios independentistas catalanes e inventaron la supuesta cuenta del entonces alcalde de Barcelona, Xavier Trias. También fabricaron un montaje policiaco-periodístico contra Podemos que se denominó PISA (Pablo Iglesias Sociedad Anónima).

Entre los policías involucrados en la unidad secreta de inteligencia dedicada a fabricar informes falsos contra rivales políticos del PP, se cruzaron más de 200 llamadas telefónicas con Inda y Urreiztieta, precisamente a partir de cuatro días después de la última de las conversaciones entre el ministro del Interior y el jefe de la Oficina Antifraude catalana.

La relación entre Villarejo y estos periodistas, a los que ha llegado a proponer como testigos en otros procedimientos, data de 1994, cuando las informaciones sobre la operación Malaya le unieron a Inda y después a Urreiztieta, por ser compañero de aquel.

En España las estrechas conexiones políticas de los periodistas con la policía proceden del franquismo, con figuras como Manuel Marlasca y Alfredo Semprún, entre otros que han fabricado siniestras campañas de intoxicación.

1 comentario:

  1. Los dos del ABC,al igual que,en su día,JM Zuloaga,"experto" en ETA.
    En la profesión se les conoce como periodistas-policía.

    ResponderEliminar