sábado, 2 de julio de 2016

La masacre de los fascistas ucranianos en Lvov en 1941


El salvaje ataque del III Reich contra la URSS fue una operación militar meditada a la que los nazis llamaron “Operación Barbarroja” porque no tenían costumbre de dejar nada a la improvisación.

Del ataque se conocen, sobre todo, las batallas en el frente, pero se habla poco de la retaguardia, de lo que ocurrió con las poblaciones que quedaron en manos de los nazis, no sólo de los que fueron masacrados, golpeados, violados y detenidos, sino de los cómplices.

Imputar los numerosos crímenes de la Segunda Guerra Mundial a los nazis ha exonerado de cualquier clase de responsabilidad a otras poblaciones, como los ucranianos occidentales, y otras organizaciones, como la OUN-UPA, el movimiento “nacionalista” ucraniano que ahora venera el gobierno de Kiev.

Pero no sólo ellos. La foto de Bush estrechando la mano de uno de los criminales de la OUN muestra la continuidad de la historia, dónde están las raíces de cada cual. Ahora lo llaman “memoria histórica”. Los imperialistas tienen claras sus raíces, pero no estamos seguros de que los antimperialistas conozcan las suyas.

¿Realmente sabemos a quiénes nos enfrentamos?, ¿quiénes son nuestros enemigos?, ¿qué son capaces de hacer?, ¿qué podemos esperar de ellos?, ¿cuál es su naturaleza de clase?, ¿qué debemos hacer para derrotarlos?, ¿de quiénes debemos aprender?

Mientras meditamos sobre estas preguntas, echemos un vistazo a estas fotos... antes de desayunar porque pueden revolver las tripas de los lectores.




Bush estrecha la mano de Yaroslav Stetsko, criminal de guerra ucraniano de la OUN

Más fotos:

No hay comentarios:

Publicar un comentario