domingo, 17 de julio de 2016

El gobierno francés apela a la militarización de la sociedad

Bernard Cazeneuve, ministro del Interior
Ayer por la tarde el ministro del Interior francés Bernard Cazeneuve llamó a “todos los ciudadanos patriotas que lo deseeen” a unirse a la reserva operativa de la policía. Lo de los “patriotas” es un producto importado de Estados Unidos tras el 11-S, es decir, algo muy poco patriótico, sobre todo en Francia. Lo de la voluntariedad es sólo para que quienes no son “patriotas” vayan haciendo boca; dentro de poco la militarización será obligatoria. Al tiempo.

Como siempre lo más interesante del atentado de Niza no es el atentado, que sigue siendo jugando el papel de puro señuelo; lo realmente interesante son las reacciones del Estado que se aprovechan de él, es decir, del asesinato de más de 80 personas. Quien viene rentabilizando este tipo de crímenes no es precisamente el Califato Islámico, pero de esto no habla nadie.

En Francia la reserva operativa del ejército ya tiene 12.000 voluntarios, 9.000 gendarmes y 3.000 policías bajo las órdenes de los prefectos, especie de delegados del gobierno parecidos a los españoles, y es una fuerza operativa que, como la Guardia Nacional en Estados Unidos, es la primera fuerza de choque cuando las manifestaciones desbordan a los antidisturbios.

Aunque tras la Segunda Guerra Mundial en Francia no parece que existiera fuerzas represivas clandestinas del tipo Gladio, como en otros países, existió el SAC (Servicio de Acción Cívica) que cumplía un papel similar y que tuvo que ser disuelto cuando se comprobó que sus milicianos participaron en los peores crímenes de la guerra sucia.

Este tipo de fuerzas desempeñan el mismo papel que los GAL en España y los grupos neonazis. Forman comandos irregulares que llegan allá donde la policía y el “Estado de Deshecho” no pueden llegar con la ley en la mano. En situaciones de crisis, como la que vive Francia, son el terrorismo de Estado, amparado y justificado con todo tipo de excusas.

Es el fascismo, el vandalismo criminal del Estado burgués en marcha, que va a sacar a la calle a sus hordas para acabar con los yihadistas y, de paso, con los emigrantes y, después, con los que salen a la calle a protestar contra la reforma laboral y, finalmente, contra todo el que se mueva.

Vean eso que no interesa a nadie: lo que está ocurriendo con la mujer del autor de la matanza de Niza, que ha sido detenida y su periodo legal de detención ha sido prorrogado, como ocurre en España con la ley antiterrorista. ¿Qué delito ha cometido ella para que la detengan?, ¿por qué prorrogan, además, una situación que es ilegal?, ¿qué vincule puede tener con el autor de la matanza, de quien estaba divorciado?

Ese es el verdadero terrorismo, el terrorismo de Estado, del cual sólo empezamos a ver sus primeras expresiones y que no preocupa a nadie, del que todos guardan silencio y, por lo tanto, del que todos son cómplices.

No hay comentarios:

Publicar un comentario